Criterios operativos para un diagnóstico de la perversión

jugar-con-dinamita-autora-estela-welldon

Comencemos por un recorrido histórico del término “perversión” que es bastante reciente si lo comparamos con el término “desviación” un término más estadístico que clínico. O la más antigua de las hipótesis: la degeneración moral de Morel o de Lombroso. Nótese como el enfoque es en cualquier caso socio-teológico, pero después de la laicización del mundo que nos trajo la Ilustración se planteó un problema bien explicitado por Sade. Sade no es un loco ni un delincuente. Ni el manicomio ni la cárcel son lugares para él, ¿cual es su lugar?

Sigue leyendo

Fantasmas en el cerebro

Vilanayur Ramachandran es un neurólogo investigador de Neurociencia de origen hindú y es uno de los mayores expertos en el mundo en el tema de “miembros fantasma”. Se trata de esos dolores inexplicables que presentan los amputados y que se muestran muy resistentes a la extinción y que plantean el siguiente problema ¿Cómo es posible que duela un miembro que ya no existe?

Sigue leyendo

Encefalitis y catatonía: el vínculo

Es bastante dificil ver hoy a un enfermo catatónico, todo pareciera indicar que la catatonía ha desaparecido de la faz de la tierra y cuando la vemos inmediatemente y -siguiendo el criterio kraepeliano- la categorizamos como una forma de esquizofrenia a pesar de que su descriptor Karl Kahlbaum en 1874, ya había supuesto que se trataba de una enfermedad autónoma.

Sigue leyendo

La hipótesis del germen gay

La homosexualidad pudiera ser un “síndrome darwiniano”, mucho más que una enfermedad o un pecado, los dos paradigmas asociados desde el inicio de los tiempos

virus.

Hace algún tiempo ya escribí un post acerca de otra de las hipótesis que se han barajado para explicar la conducta homosexual, me refiero a la hipótesis del gen gay. Los que leyeran aquel post ya estarán convencidos de que la hipótesis genética no explica la homosexualidad de ninguna manera pues  la heredabilidad para la homosexualidad masculina es baja a moderada (30 a 45%). Existe por lo tanto algún tipo de predisposición genética, pero es débil y puede ser simplemente un bajo grado de androgenización prenatal, como demuestra la baja concordancia entre gemelos homozigóticos . La homosexualidad es además demasiado frecuente para ser explicada por un mecanismo genético. En este sentido no aventuraré ninguna cifra por la diversidad de dificultades para computarlas cifras sobre este asunto, solo para decir que el estudio más serio que se ha llevado a cabo sobre la materia es el informe Kinsey.

Sigue leyendo