Edipo en Trobriand

Trobriand

Las islas Trobriand son un archipiélago coralífero vecino de Papua-Nueva Guinea (Indonesia) que cuentan con una población de unos 12000 aborígenes que viven casi todos en una isla central (Kiriwina) y otras periféricas y que pertenecen a Nueva Guinea. Se trata de un territorio selvático ocupado por tribus que viven de una agricultura rudimentaria y que se caracterizan por una intensa belicosidad. Aun hoy en Nueva Guinea existen tribus que guerrean unas contra otras, hablan idiomas diferentes y son poco dados a compartir. Quizá por eso, la prohibición del gobierno de guerrear ha dado lugar a juegos especialmente agresivos parecidos al criquet pero muy agresivos. Probablemente se trata de uno de esos lugares poco recomendables para el turismo por el peligro que supone adentrarse en esos lugares.

Sigue leyendo

Anuncios

En el nombre del padre

“Un mito es un suceso que nunca aconteció pero que es condición del acontecer humano.”

“Se y no seas como tú padre” (Freud, el Yo y el Ello).

“Madre es aquella mujer que da Padre al hijo” (Freud, Tótem y tabú).

“¿Quien soy? En que otro ser se encuentra mi ser? (Aristóteles).

ojo

El ojo que todo lo ve, está inscrito en el triángulo que forman madre, padre e hijo y representa la divinidad.

Si yo preguntara a mis lectores qué es el complejo de Edipo, la mayor parte de ellos contestarían que consiste en una fase del desarrollo sexual en el que el niño quiere matar a su padre y acostarse con su madre. Si a continuación les preguntara si creen en él, la mayor parte de ustedes contestarían negativamente y que a ustedes no les sucedió nada de eso. Nunca anduvieron enamoriscados de su madre ni fueron mayormente hostiles con su padre.

Si hiciera esta misma pregunta a un adulto que convive con un hijo adolescente de su pareja pero con el que no mantiene lazos genéticos, aparecería otro tipo de contestación. “Me tiene celos, eso está claro” dirían tanto los padrastros como las madastras. “Debe ser una especie de complejo de Edipo”, zanjaría mi interlocutor/a.

De manera que podemos decir que hay cierta diferencia entre el caso I y el caso II. El padastro o madastra si creen en el Edipo. Pero hay algo que es verdad en ambos casos Edipo no es un Complejo, ni una fase, ni un lugar y es muy poco probable que un niño quiera acostarse con su madre porque no sabe la mecánica del coito, también es raro que albergue potencialidad homicida tanto de su padre biológico como de sus padres adoptivos, sin embargo en este segundo caso sucede algo fundamental, el chico sabe que ese padre no es su padre, y esta cuestión no es baladí, porque entonces puede matarle, pues Edipo no sabia que Layo era su padre cuando le asesinó en aquel cruce de caminos. Edipo no sabe quién es, Edipo sufre de anagnorisis.

La anagnorisis es un recurso narrativo presente en muchos mitos y leyendas, tanto en Moisés como en Edipo y significa “reconocimiento”,el descubrimiento por parte de un personaje de datos esenciales sobre su identidad, sus seres queridos o su entorno, ocultos para él hasta ese momento.

Edipo sabe resolver los enigmas que le plantea la Esfinge, sabe lo que los tebanos ignoran pero carece de un saber esencial, esa pregunta que hace Aristoteles cuando plantea:”

¿Quien soy? En qué otro ser se encuentra mi ser? (Aristóteles).

Edipo no sabe quién es, es decir desconoce su linaje, desconoce a su padre y madre verdaderos. Edipo es su propio enigma. Y su búsqueda mítica representa ese camino errático que acaba en tragedia según Sofocles en Edipo Rey.

Un mito es algo que nunca sucedió, algo que es mentira, una leyenda, un relato. Nunca existió Edipo y sin embargo su peripecia es la peripecia misma de la humanidad, la tarea del héroe: descubrir en qué otra parte se encuentra su Ser. Pues el ser en nosotros los hombres no solo es parido sino que viene partido (La Spaltung o escisión primordial). Nadie posee en sí mismo su propio Fundamento que en cualquier caso hay que buscar en un Otro. Ese otro se llama la función paterna.

Hay dos clases de padres, el que engendra al hijo y el que separa al hijo de la madre, este padre que separa es un Tótem y es anterior al orden genésico de la paternidad biológica. Un tótem casi siempre está representado por un animal y es una forma muy original, una genética estimativa para evitar las relaciones incestuosas, de tal modo que si mi madre es tótem avestruz yo soy tótem avestruz y por tanto no puedo yacer con ella. Es una forma de prohibición incestuosa aproximativa que incluye a la madre y a los hijos de esa misma madre (mis hermanos y hermanas). El tótem de mi padre que es oso está sin embargo prescrito para mi, puedo buscarme una esposa oso, del mismo modo que mis hermanas o cualquier otro tótem. Pero tanto yo como mis hermanas estamos divididos entre oso/avestruz. Y por tanto la prohibición del incesto incumbe tanto a unos como a otros. Se trata de un relato fundacional de la exogamia teniendo en cuenta de que los tótems eran compartidos por todos los miembros de un clan, en este sentido poco importa quien era mi padre real, puesto que el resto de mi clan está lleno de otros hombres-oso que operan separándome de mi madre, dándome identidad.

La humanidad se hubiera extinguido de no llevar a cabo esta prohibición que incluye tanto la prohibición del incesto como la del parricidio.

Una institución (la de la prohibición del incesto) universal y que inaugura la cultura:

“La prohibición no tiene un origen puramente cultural ni puramente natural; tampoco es una combinación de elementos tomados en parte de la naturaleza y en parte de la cultura. Constituye el movimiento fundamental gracias al cual, por el cual pero sobre todo en el cual se cumple el paso de la naturaleza a la cultura”. (Levy-Strauss).

“Dice el dicho popular que todo hijo es de madre conocida y padre desconocido (la patria es incierta decía Virgilio), Se quién es mi madre, puesto que formamos un mismo tótem, pero mi padre se limita a ser el Otro, el Otro que me separa de mi madre, por eso en psicoanálisis se dice que “soy hijo de mi madre y del padre que me dio mi madre”. Se inaugura la Ley cuando el niño acepta “no te acostarás con tu madre” y a la madre le dice “no reintegrarás tu producto”. Esta es la ley del deseo o las relaciones entre la Ley y el deseo, la madre que no realiza este mandato obtura el deseo del hijo, literalmente lo engulle y los deshumaniza. Por eso se puede decir que la madre es quien da Padre al hijo, quien enuncia el Nombre del Padre en cuanto que ella se conforma a la ley, sin la cual no hay en literalidad, hijo”. (Francisco Pereña)

Bibliografía.-

S. Freud: “Totem y tabú” (1912)

S. Freud “El Yo y el ello. (1923)

Francisco Pereña: “El reino del padre: Ley, identidad y gozo”.  revista de la AEN Mayo-Agosto 1982

 

 

Edipo en evolución

oedipus2

De Cristopher Badcock ya he hablado en algún que otro post, a propósito de sus ideas sobre el cerebro femenino radical y otras como el hipermentalismo y  la impresión epigenética , pero si vuelvo a traer aquí sus ideas acerca del Edipo es por otra razón. Recientemente me han hecho un encargo respecto a un libro sobre antropología comparada que estoy leyendo con interés pues su autor es un profesor de filosofía que ha explorado ciertas ideas antropológicas relacionándolas con la patología mental humana y que son de interés para mi y para cualquier profesional de la salud mental.

Sigue leyendo

La revolución industrial y sus efectos secundarios en la salud mental

I Revolución industrial

Existen al menos dos teorías que explican la esquizofrenia desde el punto de vista de las causas remotas, la de Timothy Crow para el que la esquizofrenia sería una enfermedad ligada a la misma hominización y que precisamente por eso la esquizofrenia existe en todas las culturas y su prevalencia sigue siendo esa invariable cifra 1% de la población general afectada.

Sigue leyendo