El poder de la admiración

enamorado

La admiración es el sentimiento opuesto a la envidia, a través de él reconocemos la superioridad -del tipo que sea- de la persona admirada. A pesar de que la admiración es una emoción benéfica (más abajo veremos porqué) no está al alcance de cualquiera. Para admirar a alguien es necesario ubicarnos a nosotros mismos más o menos y de una forma realistica en una supuesta pirámide de valor y lo que mayormente se opone a ese autoreconocimiento es precisamente el narcisismo.

Sigue leyendo

Memes de valores de la sociedad patrifocal

amor de madre

Contrariamente a lo que sucede con las sociedades matriarcales, existen muchas pruebas de que las sociedades patriarcales han funcionado como tales desde el origen de la cultura o: que ellas mismas representan el origen de la cultura.  Pruebas históricas y mitológicas que nos muestran por ejemplo como el orden Olimpico vino a sustituir a un orden anterior, quizá ese “Reino de la diosa” del que hablaba Robert Graves.

Sigue leyendo

El largo y sinuoso camino hacia lo femenino (y II)

La mujer es mujer haga lo que haga, pero el ser hombre es algo que se puede perder. (Will Storr)

el-doble-secreto

 

Decía en mi anterior post que el concepto freudiano de castración era algo mal comprendido, quizá peor explicado y aun: peor considerado en el ámbito de las neurociencias dominadas siempre por los conceptos aprehensibles, racionales por así decir.

Sigue leyendo

Histeria y chacras

chacras

Hace pocos dias tuve ocasion de ver en mi consulta a una muchacha de 21 años afecta de una histeria de conversión. La paciente se habia quedado paralítica de ambos brazos súbitamente y a raiz de haberse presentado a un examen, durante la espera en el hall de la facultad tuvo un pequeño desmayo (una lipotimia) y después al recobrar el conocimiento quedó en esa situación de paralisis flácida de ambos miembros superiores. Naturalmente la paciente no pudo presentarse al examen, fue llevada a urgencias donde le diagnosticaron un trastorno de pánico (sic), le inyectaron un sedante y la mandaron a casa  tranquilizándola respecto a la causación psicógena de su dolencia. “No tenia nada”.

Sigue leyendo