La traumática historia del trauma (XVII)

Tendria unos 16 o 17 años y corria un encierro delante de los toros, lo haciamos todos los años con todos nuestros amigos de entonces, pero aquel dia algo se torció y me caí casi cuando el toro que me perseguía acababa de entrar en la plaza, creo que tropecé, el toro me miró (según me contaron) pero no me embistió. No sufrí ningun daño pero quede congelado por el terror. Durante un tiempo indeterminado no sentí nada aunque mantuve la conciencia, lo se porque recuerdo que me protegí la cabeza,un estado de calma, un estado endorfínico.

Cuando el toro se fue, mis amigos me levantaron y se burlaron de mi, se me llevaron detrás de una barrera y me quedé solo tratando de descongelarme, lo hice pensando en lo que habia pasado (aunque no pude recordar los detalles), moviéndome, sacudiendome el polvo y volviendo al ruedo.

Sigue leyendo

Lo genético y lo adquirido

gemelosGemelos: comparten el 100% de sus genes

Recientemente he tenido ocasion de leer completo el libro de Judith Harris que se titula “El mito de la educación” del que ya he hablado en otras ocasiones y me propongo disertar en este post sobre el fondo de esta cuestión. La cuestión que anima a Judith Harris a plantearse la siguiente pregunta: “¿Influyen los padres sobre sus hijos?”

Sigue leyendo

Nexos de causalidad (y II)

En realidad, hay un suceso único en el mundo, que es todo lo que sucede, y hay una una única red de causalidad, que es todo lo que existe. (@pitiklinov).
mondrian-style-world-map
Los que leyeron el post anterior donde planteé un ejercicio de policausalidad ya saben a estas horas que encontrar la causa de una patologia como la anorexia mental nos enfrenta a un dilema insoluble desde los parámetros de la causalidad lineal.

Sigue leyendo