Moralización y delitos del cuerpo (II)

delito

Podemos ver que la cultura establece la norma (un cuerpo delgado), la biología individual suministra las razones para sentirse inadecuada (una constitución gruesa), la cultura proporciona el procedimiento aceptable para modificarla (la dieta) y ser mujer proporciona un autoconcepto dependiente del atractivo físico. Todas estas variables influyen en el vigor con que el individuo persigue procedimientos  de modificación del cuerpo. (A. Fallon).

Josep Toro es un psiquiatra español especializado en trastornos del niño y del adolescente y más concretamente uno de los expertos españoles más importantes en los temas de la patología alimentaria. (Aqui hay una entrevista que se publicó en ABC sobre sus opiniones acerca de los cambios que en nuestra sociedad han sufrido los temas de la crianza)

Sigue leyendo

Moralización y delitos del cuerpo (I)

cuerpo

Aquellos de mis lectores que leyeron el post anterior ya habrán comprendido a estas horas que “moralización” no es lo mismo que “moralidad”.

La moralidad es una guía, un sistema de valores por así decir que nos sirve de apoyo para la toma de decisiones, algo así como una matriz de creencias, que no es inmutable y en cierta forma constituye un registro de lo más sobornable. Tanto es así que podemos estar seguros de que somos nuestros principales transgresores y que lo hacemos muchas veces en nuestra vida y siempre que nos conviene con mejor o peor suerte en el autoengaño.

Sigue leyendo

Histeria y chacras

chacras

Hace pocos dias tuve ocasion de ver en mi consulta a una muchacha de 21 años afecta de una histeria de conversión. La paciente se habia quedado paralítica de ambos brazos súbitamente y a raiz de haberse presentado a un examen, durante la espera en el hall de la facultad tuvo un pequeño desmayo (una lipotimia) y después al recobrar el conocimiento quedó en esa situación de paralisis flácida de ambos miembros superiores. Naturalmente la paciente no pudo presentarse al examen, fue llevada a urgencias donde le diagnosticaron un trastorno de pánico (sic), le inyectaron un sedante y la mandaron a casa  tranquilizándola respecto a la causación psicógena de su dolencia. “No tenia nada”.

Sigue leyendo

La epidemia depresiva (y II)

Nuestros mensajes culturales predominantes sobre el estado de ánimo, están empeorando la epidemia de depresión. (Rottemberg)

Depresión y expectativas de felicidad.-

Decía Séneca que todos aspiramos a ser felices pero que resulta muy dificil definir en qué consiste la felicidad y el modo de alcanzarla. En realidad la “felicidad” es una abstracción e individualmente sólo podemos formularla como algo concreto: aspirar a ciertos estados mentales felicitarios de caracter inaprensible y que son modificados continuamente por la experiencia del deseo.

Sigue leyendo