La depresión «como si» (XVI)

Esta mañana durante mi paseo matutino he ido a la biblioteca de mi ciudad a buscar un libro, el caso es que en la biblioteca había muy poca gente, unos pocos clientes de los que van todos los días a leer la prensa, de modo que me he fijado en los titulares de algunos periódicos valencianos que hoy hablaban en primera pagina del aumento de las depresiones en nuestra comunidad, incluso entrevistan a un compañero mio que dice que aun deben haber más por ahí escondidas y en cierto modo es verdad, porque los que frecuentan las consultas de salud mental por propia iniciativa no suelen ser enfermos muy graves. Pertenecen a eso que se ha llamado «trastornos psiquiátricos menores» o ambulatorios. He esbozado media sonrisa y he salido de la biblioteca para comprobar que al lado, hay un gimnasio que está todos los días a rebosar. Hay una hiperfrecuentación de gimnasios y unidades de salud mental pero no de bibliotecas. Pero recordemos la verdad: los pacientes más graves no acuden espontáneamente ni por recomendación a sus consultas programadas.

Sigue leyendo

De lo real a lo hiperreal (XV)

Jorge Luis Borges escribió un cuento de un solo párrafo, titulado «Del rigor de la ciencia» donde en un supuesto Imperio un mandamás ordenara a sus cartógrafos avanzados diseñar una cartografía lo más exacta posible a escala 1:1, de manera que toda la tierra quedaría cubierta por ese mapa confundiéndose con el territorio por completo, hasta que sucesivas generaciones dejaron de prestarle interés y van apareciendo los primeros rotos y descosidos en su urdimbre.

Sigue leyendo

La perversion de la virtud (XIV)

Si yo le preguntara qué entiende usted por perversión, seguramente pensaría en una desviación sexual, eso que en psiquiatría se llama parafilia. No es raro, porque la palabra fue empleada por Freud y posteriormente por Lacan, y aunque en el lenguaje común, la palabra parece remitir a algo sexual, lo cierto es que en el psicoanálisis en realidad remite a una de las matrices o estructuras del psíquismo, las otras dos serian la neurosis y la psicosis. Recordemos que para Freud la perversión es la otra cara de la moneda de la neurosis. Dicho de otra manera, neurosis seria aquella estructura que hace sufrir por lo que el perverso disfruta.

Sigue leyendo

¿Sueña Cupido con misiles balisticos? (XII)

Cuando yo estudiaba Bachiller nos obligaban a leer ciertos libros que luego había que resumir en clase de cara al pizarrón. Uno de esos libros era «El banquete» de Platón que entonces aun no estábamos en condiciones de comprender sin una explicación previa -que nunca se producía- del profesor que se limitaba a imponernos su lectura y luego a preguntar con el objetivo de calificar nuestra lectura o comprensión del texto.

Sigue leyendo