El cerebro y sus dimensiones

Lo que es arriba es abajo

(Viejo aforismo esotérico)

Una hormiga vive en un plano, es decir en dos dimensiones, para ella solo existe adelante-atrás e izquierda-derecha. ¿Pero qué le sucede cuando circula por una especie de banda que se ha sometido a torsiones y que pasa de dos a tres dimensiones?

Esta banda que se conoce con el nombre de banda de Moebius y que es muy fácil de hacer con una diadema de esas para el pelo, nos servirá para entender conceptos un poco más complicados a lo largo de este post.

Sigue leyendo

Las máscaras de la identidad

mascaras

 

El concepto de persona procede del griego (prosopon) y hace referencia a la singularidad humana, a la esencia de cada cual en contraste con el término “naturaleza humana” que es más bien aquello comun a todos los hombres. El concepto de persona admite muchas acepciones filosóficas y metafísicas pero está aceptado que el término alude al “personaje”, a algo que está emparentado con el teatro, con el papel que uno juega en el teatro del mundo. Decir persona es hablar de máscaras.

Sigue leyendo

Fantasmas en el cerebro

Vilanayur Ramachandran es un neurólogo investigador de Neurociencia de origen hindú y es uno de los mayores expertos en el mundo en el tema de “miembros fantasma”. Se trata de esos dolores inexplicables que presentan los amputados y que se muestran muy resistentes a la extinción y que plantean el siguiente problema ¿Cómo es posible que duela un miembro que ya no existe?

Sigue leyendo

Civilización y barbarie

voltaire

La compasión es la comprensión plena de la necesidad del mal (John Gray citando a Leopardi).

“Si el progreso es un mal tan grande, ¿Cómo es posible que no hagamos nada por deshacernos de él inmediatamente?… Estábamos hechos para vegetar, para dilatarnos en la inercia, y no para perdernos en la velocidad y en la higiene responsable de la enorme cantidad de seres desencarnados y asépticos que pululan por todas partes, de ese hormigueo de fantasmas donde todo se agita y nada está vivo. Una cierta dosis de suciedad es indispensable para el organismo (fisiología y mugre son términos intercambiables), por eso la perspectiva de una limpieza a una escala universal inspira una legítima aprensión. Deberíamos habernos atenido, piojosos y serenos, a la compañía de los animales, vivir al lado de ellos durante algunos milenios más, respirar el olor de los establos antes que el de los laboratorios, morir de nuestras enfermedades y no de nuestros remedios, dar vueltas alrededor de nuestro vacío y hundirnos suavemente en él… La civilización, nuestra droga, nos ha intoxicado a tal grado que nuestro apego a ella presenta los síntomas de un hábito mezclado con el éxtasis y de aborrecimiento. Tal y como va, acabará con nosotros, no hay duda; en cuanto a renunciar a ella, no podemos hacerlo, hoy menos que nunca.” E. M. Cioran.

Sigue leyendo