La manzana de la discordia (IV)

 

La manzana de la discordia

Discordia es una deidad griega ya señalada por Hesíodo en su Teogonia pero que conocemos bien y mejor por su intervención en la Ilíada de Homero; entre sus vicios más importantes estaba la facultad de tejer líos entre las personas, tanto es así que se le atribuyen -entre otras maldades- el desencadenamiento de la guerra de Troya.

Sigue leyendo

Anuncios

La psiquiatría y la psicología evolucionista: una extraña pareja.

evolutionary

Marco del Giudice es un profesor de psicología de la Universidad de Nuevo Méjico muy interesado en la intersección entre el evolucionismo y la psicopatología y que recientemente ha publicado un libro acerca de estos tópicos que son los que voy a comentar en este post. al menos algunos.

Sigue leyendo

Anorexia mental: múltiples puertas de entrada y un único bucle diabólico.

gordon

Los lectores de esta blog ya saben que una de las áreas en que me he implicado más en mi vida profesional ha sido el área de los trastornos alimentarios desde que en 1995 fundé -y atendí personalmente y junto a un equipo que tuve que improvisar a tal fin- la unidad de trastornos alimentarios (UTA) en mi Hospital, el Consorcio Hospitalario de Castellón. Mucho de los post que he escrito en este blog hablan de esta curiosa enfermedad y de mi experiencia clínica con estas adolescentes, más concretamente me refiero a la anorexia mental, que es una enfermedad que encaja mal en las nosografías clásicas y por eso la califico de una curiosa psicopatología. Y lo es porque -junto con otras patologías mentales- está ampliamente unida a nuestro Zeitgeist, al espíritu de nuestro tiempo. La anorexia mental es una enfermedad de la opulencia.

Sigue leyendo

Síntoma y fantasma

fantasma

La fantasia es uno de los registros de nuestra mente, un lugar donde nos dedicamos a simular una realidad que no existe. En cierto modo es posible definir la fantasía como lo opuesto la realidad. Ya Freud habló de la Phantasie como de uno de los registros potenciales de nuestro psiquismo. Pero no conviene confundir la fantasía con el “fantasma”.

Sigue leyendo