Los cuatro cuerpos de tu mente

El cuerpo es ubicuo

Hildegarda de Bingen

No cabe duda de que el problema mente-cuerpo es una de las patatas calientes de la neurociencia y que todavía no se ha aclarado. En mi opinión la causa de este misterio es que mientras el cuerpo (la materia corporal) ha cambiado poco o nada en toda nuestra evolución, la mente y la mentalidad ha cambiado y sigue cambiando en función del “espíritu de cada época”. Dicho de otra manera: la mente cambia más rápidamente que el cuerpo que apenas lo hace.

Sigue leyendo

Anuncios

Genes saltarines

DNA_transposition

El problema cerebro-medio ambiente es uno de esos temas que han salido a lo largo y ancho de este blog en numerosas ocasiones. Y lo ha hecho porque es una de las patatas calientes de la Neurociencia. Nadie sabe de que manera nuestro cerebro se solapa con las experiencias de la crianza en primer termino y de las adversidades de la vida para adaptarse a ellas. nadie sabe el peso que el medio ambiente se lleva contra la genética.

Sigue leyendo

¿Cambia el cerebro de la mujer con la maternidad?

El problema de las mujeres es que se convierten en madres (Oscar Wilde).

mosaicismo gata

En un reciente articulo del blog de Gregory Cochran aborda el autor este fenómeno bien conocido, de cómo los sucesivos embarazos cambian el cerebro de las mujeres, algo que tiene base empírica pero que nunca hasta ahora se había demostrado científicamente al menos no se había construido una hipótesis sólida que lo sustentara. Se había tratado de explicar este fenómeno a partir de cambios hormonales y también a través de hipótesis sociales o culturalistas pero no se había abordado el problema desde el punto de vista del mosaicismo. Esto es lo que aparece en el citado articulo, si bien aunque existen algunas evidencias de su verosimilitud, aun faltan pruebas más robustas para darlo por cierto.

Sigue leyendo

La fusión de la identidad

No estamos vivos sin un sentido de identidad (E. Erickson)

el grupo

Cualquier psicólogo conocerá a estas horas  el concepto de Eric Erickson, llamado “difusión de la identidad”, pero es posible que nunca haya oído hablar de este otro concepto, que en cierto modo es el contrario: la fusión de la identidad. La fusión de la identidad con el grupo, claro.

Sigue leyendo