Los hallazgos del 2016

perro

1) Para mi el libro del año,se trata de una obra de Bruce Perry que con ayuda de una periodista -Maia Szalavitz- confeccionan al alimón,una extensa casuística de historias de niños traumatizados, supervivientes en todo caso de graves traumas. Casos bastante extremos pero que recorren todos los registros del trauma en edad infantil: el descuido-abandono, el maltrato fisico o el abuso sexual. Al mismo tiempo que se comentan desde el punto de vista neurobiológico como inciden todos estos traumas en el neurodesarrollo, según la teoria neurosecuencial del propio Perry y que se puede entender según un modelo de maduración secuencial de las partes del cerebro, desde la más antigua (el tronco cerebral) hasta las más modernas ( la corteza cerebral) pasando por el sistema límbico sede de las emociones conectada a su vez al tronco a través del mesencefalo. Existe pues una conectividad de abajo-arriba presidida por una jerarquía entre zonas cerebrales, siendo el tallo encefálico nuestro sistema regulador del estrés.

Sigue leyendo

Niños orquídea

Dadme un medio de expresión y convertiré a un asesino en serie en un benefactor de la humanidad (E. M. Cioran)

foto_de_flor_orquidea_01

Los que leyeron el post anterior ya sabrán a estas horas que no existe genes específicos para la orientación o la identidad sexuales. No existe un gen gay ni existe un gen para ser heterosexual. Existe sin embargo una hormona -la testosterona perinatal que es la responsable de la masculinización del cerebro del feto. Siendo precisamente la deprivación de esta hormona la que lo feminiza.

Sigue leyendo

Abusos encubiertos (XXX)

El narcisismo es el mediador íntergeneracional de todos los estragos parentales @pacotraver

narcisismo-o-autoestima-620x350

Hasta ahora en esta serie sobre el trauma he hablado de los abusos graves, objetivables y groseros o bien eventos de la vida que por su intensidad o persistencia supongan graves estresores y desarrollos ulteriores de patologias usualmente graves y resistentes al tratamiento. El lector sagaz habrá ya comprendido que además de la intensidad hay otro factor enmarañado que se enreda con esta comprensión de lo traumático y que es de orden politico: lo traumático no se ha reconocido de forma natural hasta que ciertos cambios sociales han venido en nuestra ayuda para ayudar a reconocerlos.

Sigue leyendo