El espectro psicopático

psicopatas

En lo más profundo de mi ser se esconde un asesino en serie pero yo lo mantengo distraido con cocaina (K. Sutton).

La mayor parte de nosotros identificamos la etiqueta “psicópata” con la actividad criminal. Pensamos en seres desalmados, asesinos, maltratadores, sádicos de todos los pelajes, etc. Este post está destinado a hacerle cambiar de opinión respecto a este rótulo. Como el lector verá mas abajo, decir psicópata no es decir nada, pues la psicopatía no es una patología mental, ni una avería del cerebro, es en cualquier caso una patología moral.

Sigue leyendo

La traumática historia del trauma (XX)

oedipus

Como vimos en el post anterior donde hablé del caso Dora, su histeria (la de Dora) tenia mucha relación con ciertas vicisitudes de la relación con su propio padre, una relación que hoy  no dudaríamos en calificar de “traición” como mínimo si no de una conducta abiertamente incestuosa, donde la barrera generacional no fue respetada.

Sigue leyendo

La traumática historia del trauma (XIV)

En todo entorno en el que hay poder, se acaba dando un abuso de ese poder (James Rhodes)
.

La vergüenza es el legado que dejan todos los abusos. (James Rhodes)

instrumental-de-james-rhodes

Una pregunta interesante  y procedente desde el punto de vista psicológico es ésta: ¿Por qué las victimas de abusos sexuales -bien aquellos acaecidos en la infancia o bien en edad adulta sienten vergüenza o culpa?

¿Por qué la victima se siente culpable si el culpable es el perpetrador? ¿Por qué sociedad culpabiliza tambien a las victimas de su desgracia?

Sigue leyendo

La histeria del trauma (V)

Cuando Freud cayó en la cuenta de que no todas sus pacientes habían sido víctimas de abusos sexuales durante su infancia abandonó la teoría del trauma “janetiana” si bien mantuvo los ejes de su pensamiento en torno a dos cuestiones seminales: había un trauma sexual y sin embargo ese abuso sexual no parecía haber sucedido en la realidad aunque si en la imaginación de sus pacientes.

Esto no quiere decir que abandonara la etiología traumática sexual de las neurosis, -como lamentan algunas pensadoras del mundo feminista- sino que perfeccionó su teoría para entender mejor qué había sucedido históricamente con sus pacientes.

Sigue leyendo