Emociones fuera del plato (II)

Muchas cosas pierde el hombre/

Que a veces las vuelve a hallar/

Pero les debo enseñar/

Y es bueno que lo recuerden/

Si la vergüenza se pierde/

Jamás se vuelve a encontrar”

Martin Fierro

En el post anterior ya vimos el concepto de «espacio hiperpersonal», se trata de un espacio intimo, algo que sentimos como una prolongación de nuestra identidad. Hablé de que el smartphone se había convertido en un espacio hiperpersonal que había evolucionado desde el antiguo móvil que sólo hacia o recibía llamadas hasta el momento actual en que podemos conectarnos a Internet.

Sigue leyendo

Mitos del psicoanálisis: la envidia del pene (I)

Tal y como prometí en mi post anterior, voy a dedicar éste a revisar algunos elementos centrales de la teoría psicoanalítica que en mi opinión ya no se sostienen en pie después de un aluvión de evidencias que proceden tanto de las neurociencias como de la psicologia evolucionista. Este intento de deconstrucción andaba ya cierto tiempo madurándose en mí pero he de decir que fue a consecuencia de la lectura del libro de Lola Lopez Mondejar que he decidido ponerlo negro sobre blanco. Ha de entenderse que esta deconstrucción no es sistemática y es además provisional. Me reservo el derecho de cambiar de opinión.

Lo primero es hablar de qué cosa es un modelo.

Sigue leyendo

Plantillas, borradores y zombies (VI)

Los que leyeron el post anterior ya saben a estas horas que «la teoria de los esquemas» plantea una hipótesis interesante pues abarca gran parte de las teorias del aprendizaje. Se trata de la idea de que andamos formando plantillas, una especie de andamios sobre los que construimos nuestra cognición.

Sigue leyendo

Relaciones entre zombies (III)

En el post anterior comencé a explicar cómo se relacionan los zombies entre sí y en este momento me propongo extender esa explicación hasta los mínimos detalles. Hablé allí de que en realidad imaginamos dos formas de relación: una es guardando el turno, es decir «primero uno y luego el otro», como guardando la cola del pan hasta que nos toque, una especie de oscilación periódica. La otra es el colapso, es decir que uno de ellos colapse la expresión del otro. Estas dos formas son la manera en que se relacionan dos zombies polares o duales, o sea son la excepción y lo que está mas cerca de la patología, pero en la practica los zombies no se relacionan así. Veámoslo más de cerca.

Sigue leyendo