La deconstrucción de las entidades (XXVII)

Tal y como vimos en el post anterior la teoría de redes y análisis de redes que se vienen efectuando actualmente en el ámbito de la psicopatología, el nodo por antonomasia es el síntoma y la idea principal es que no hay ninguna entidad subyacente que lo genere, sino que es el síntoma el que, por sí mismo y sus conexiones causales genera la psicopatología al enlazarse con otros síntomas y configurar redes de síntomas. De manera que las entidades psicopatológicas serian redes de síntomas con más o menos adherencia de unos con otros.

Sigue leyendo

Los emocionales: el E3 (XV)

Pintura original de Ana Roldán

Para saber quien soy he de utilizar a los otros como espejo (Guidano 1999)

Infinitivo: Lograr.

Herida emocional: Falta de validaciión

Emoción principal: Vanidad

Rasgo de carácter: Seducción

Arcano: La emperatriz, el Colgado, El Mundo

Sombra.-Dependencia

Talento.- Habilidades sociales

Destino.- Promoción, éxito.

Mito: Atenea, Apolo

Sigue leyendo

El rencor

El resentido llega a experimentar la viciosa necesidad de estos motivos que alimentan su pasión; una suerte de sed masoquista le hace buscarlos o inventarlos si no los encuentra (Gregorio Marañón).

El rencor tiene un sinónimo que explica mejor su raíz etimológica: el resentimiento, que viene a declarar que es un sentimiento doble, una especie de flexión sobre un sentimiento que casi siempre comenzó siendo una experiencia de decepción, humillación, enfado, enojo, daño u ofensa pero también de envidia o codicia. Así el rencor es un sentimiento de hostilidad a largo plazo, del que el individuo es incapaz de desprenderse y todo parece indicar que es autopoyético, es decir se alimenta a si mismo a través de deseos de odio o de venganza tanto si se consume o no.

Sigue leyendo

La vergüenza

¿No se te cae la cara de vergüenza?

La mejor definición de “emoción” que leí -ya no recuerdo dónde- era ésta: “es un movimiento plegado” como si se tratara de un trabajo de origami.

Y me gusta porque contiene las dos partes que componen una emoción, es en su origen un movimiento, una conducta que se incorporó a nuestro sistema nervioso y que podemos relacionar ahora con la cita que preside este post: al avergonzado se le debería caer la cara de vergüenza y si no se le cae es porque es un desvergonzado. Efectivamente, las personas avergonzadas se tapan la cara, luego la vergüenza tiene algo que ver con ella y lo que tiene que ver es el rubor.

Sigue leyendo