El futuro de la salud mental (y III)

dsm-v2

Lo cierto es que la salud mental y la psiquiatría en concreto se halla en un callejón sin salida conceptual. Desde que salió el DSM-V las voces contrarias a esta traxonomia no han hecho sino crecer, aunque esas voces de forma atenuada ya aparecieron casi paralelamente a los anteriores DSMs.

Y también es cierto es que aunque está rebelión de los profesionales se parece algo a la que sucedió en los años 70 y que tomó el nombre de antipsiquiatría no es la misma situación, aquella era una critica radical y además única que se hacía frente a las instituciones, la de hoy se hace contra los conceptos y las prácticas, es decir se trata de una critica nuclear. Hoy los enemigos del DSM lo son por diversas causas muchas veces sutiles y difíciles de apreciar para un lego en la materia.

Sigue leyendo

La enfermedad sagrada (y II)

Vimos en el post anterior algunas cuestiones de interés relativas a la relación entre los fenómenos epilépticos y los fenómenos psicóticos. También vimos que epilepsia y psicosis eran en parte enfermedades opuestas y vimos el mecanismo de la normalización forzada de Landolt pero aun nos quedan por señalar otras similitudes que esbocé en mi anterior post: me refiero a las relaciones entre epilepsia y trastorno bipolar.

Lo cierto es que el trastorno bipolar se considera hoy en psiquiatría una enfermedad (una entidad discreta) separada del resto de las psicosis aunque en psiquiatría hay una larga tradición de intuiciones en relación a que el trastorno bipolar y la esquizofrenia (y aun la paranoia) son primas hermanas, tanto más cuando que vamos conociendo mejor la epidemiología y la genética de ambas enfermedades.

Sigue leyendo