Homicidios invertidos y suicidios ampliados (XXVII)

Recientemente se ha producido en Torrelasal (Castellón) un trágico e ignominioso crimen, de esos que nos ponen los pelos de punta. Un padre de familia, casado y con dos hijos  estando de veraneo en una pintoresca playa conocida como Torrelasal y a las 3 de la mañana mientras su esposa sus dos hijos dormían, se dirige a la habitación de los niños, les apuñala y posteriormente se precipita por la terraza causándose la muerte en la caída.

Al parecer este hombre carecía de antecedentes que hicieran sospechar un ataque tan violento por su parte, antes al contrario, todo los entrevistados están de acuerdo en que era un vecino normal, que nunca provocó ningún disturbio, y la esposa corrobora esta opinión diciendo que “algo le sucedió en la cabeza”). El resultado de este crimen es que el hijo mayor murió por las puñaladas, la niña se encuentra ingresada en el Hospital, y el padre de familia ha muerto. El testimonio de la mujer que le interrumpió mientras se dirigía a la terraza es muy útil para llevar a cabo una autopsia psicológica que aclare los motivos del crimen. Al parecer el hombre aseguró a su esposa antes de morir que:

“No había otra forma de arreglarlo”

La primera hipótesis que se planteó en un primer momento era el “crimen machista”, el sospechoso habitual en este tipo de crímenes. Pero la esposa no había sufrido ningún daño. ¿Cómo explicar este detalle?

Y yo estoy de acuerdo con la hipótesis de la señora que es ahora mismo la explicación oficial más robusta. El marido tuvo una psicosis aguda. Pero para estar seguro de eso hay que rastrear los últimos días, las últimas horas. ¿Hubo algún indicio de trastorno de la percepción o del pensamiento?¿Se observó en él alguna rareza o hecho infrecuente en su conducta?.

Parece ser que si, algunos vecinos han declarado que el señor oía voces o tenia algun tipo de experiencia perceptiva inusual. Es muy probable que de haber existido estas experiencias pasaran desapercibidas o se les prestara poca atención. Lo cierto es que la frase que parece una especie de testamento patológico viene a indicar que el criminal sufría algún tipo de perturbación. ¿Pues qué es lo que no tenia mas arreglo sino apuñalando a sus hijos?

Uno no se vuelve loco en una noche, toda psicosis tiene unos prodromos, que en Psiquiatría se llaman “fase de trema”, que puede durar varios días o semanas. La fase de trema se caracteriza por un sentimiento de presión, emoción intensificada, agobio o angustia, ese que que sienten los actores antes de salir a escena (fiebre de candilejas), usualmente el dia del estreno. Se caracteriza por un humor delirante, un sentimiento de inminencia, de “no saber qué” o que hay un cambio el el mundo innombrable, y ciertas características de la experiencia que aluden al sujeto pero sin que el paciente entienda su sentido. La perplejidad es el sentimiento predominante, así como ciertas extravagancias en la conducta que en el entorno militar suelen entenderse como faltas de disciplina y en el entorno familiar como tonterías sin sentido. Esta fase de trema evoluciona de tres formas:

  1. O bien el paciente sigue evolucionando hasta darle un sentido a este malestar. Un sentido que casi siempre es delirante. A esta fase se la conoce como apofanía o revelación tal y como cuento en este post.
  2. El paciente acude a Urgencias donde se le administran antipsicóticos y el cuadro queda abortado. Hoy es más fácil atender urgencias de cuadros recortados que los cuadros apocalípticos que se veían con anterioridad. La psicosis dejada evolucionar por su cuenta disgrega totalmente la personalidad y deja un defecto imposible de tratar.
  3. El individuo pasa al acto. Y pasar al acto supone matarse o matar, agredir, violar o causar algún tipo de daño. Lo importante a recordar es que este tipo de daños se infringen casi siempre en fase de trema y parece que el desarrollo del delirio previene el paso al acto. En este post comenté un caso que tuve ocasión de tratar al no haberse podido consumar el suicidio. La diferencia entre este caso y el que nos ocupa  hoy es que en ningún caso la Sra P trató de asesinar a sus hijas sino que le suicidó sola, pues eso es el suicidio un homicidio invertido y solitario

El post que he recomendado es un resumen del libro “la esquizofrenia incipiente” de Klaus Konrad pero en realidad debería llamarse “la psicosis incipiente”, pues no todos los desarrollos psicóticos son esquizofrénicos. Mi impresión personal es que la esquizofrenia es una psicosis evolucionada, lo que es lo mismo que decir que es una melancolía evolucionada. Más tarde volveré sobre esta cuestión. Baste con señalar en este momento que existen psiquiatras como E. Hare que piensan (y yo entre ellos) que la esquizofrenia no existió siempre.

De manera que tenemos una conclusión provisional: lo más probable es que el Sr de Torrelasal mató sus hijos y posteriormente se suicidó porque había enloquecido. Se encontraba en fase de trema de un desarrollo psicótico probablemente funcional (no sabemos si estaba sometido a algún tratamiento o tomaba drogas). Ahora bien, ¿por que matar a tus propios hijos y librar de la muerte a la madre?.

Bueno hay muchas razones psicopáticas para matar a tus propios hijos, la principal causa es la venganza contra la madre pero rara vez suele ir acompañada de suicidio. El infanticida quiere hacer sufrir a la madre y lo hace como Medea matando a quien más quiere su pareja. Pero este no parece ser el caso. La razón por la que este hombre asesinó a sus hijos es empática, para ahorrarles algún tipo de sufrimiento. Hablamos entonces de suicidio ampliado.

¿De qué clase de sufrimiento quería librar a sus hijos?

Naturalmente ahora estamos en el campo de la especulación, quizá este hombre tuvo una ocurrencia delirante o bien que le fuera dictada por “voces ajenas”, pudo pensar que el fin del mundo estaba cercano, que íbamos a morir todos por el coronavirus enmedio de fuertes sufrimientos, quizá creyó que iba a declararse una guerra nuclear o bacteriológica o bien que sus hijos estan poseidos por el demonio. Bueno, hay mucha gente que tiene estos pensamientos apocalípticos, basta con contemplar algunos videos de Youtube.

El caso difiere bastante del caso Lubitz, aquel piloto que estrelló su avión con todo el pasaje dentro. En aquel caso también había una melancolía de fondo pero no se trató de un suicidio ampliado sino de un crimen y suicidio como venganza contra Lufthansa..

Todo lo cual nos lleva al origen de la palabra melancolía: los griegos- medicina hipocrática- llamaban melancolía a todo tipo de psicosis sin fiebre. Existen documentos históricos que objetivan este diagnóstico pero no el de esquizofrenia. Lo más probable es que la melancolía sea la psicosis madre de todas las demás y no me refiero solo a la paranoia o la psicosis maniaco-depresiva y la esquizofrenia sino también a la psicopatía.

Existe una comorbilidad entre síntomas maníacos, paranoides, esquizofrenicos y psicopáticos demasiado frecuentes para ser abandonados sin más. Demasiada evidencia clínica que nos impulsa a escarbar en cómo nuestras conceptualizaciones actuales que tratan a estas entidades como separadas (discretas).

En el post anterior hablé precisamente de algunos ideas sobre cómo había evolucionado la culpa y cómo la empatía era la cara visible de la culpa. Algo que nos permite repensar este tipo de crímenes con otras gafas conceptuales.

En el próximo post hablaré de las relaciones que mantienen la melancolía, con la empatía, la culpa y los desarrollos más modernos de la psicosis.

Empatía y melancolía (XXVI)

Linea Hajnal

Es seguro que usted habrá visto películas del genero “hawaianas”. Me refiero a aquellas películas de barcos que llegan a islas del pacifico y inmediatamente eran recibidos por muchachas jóvenes poco vestidas que salían a recibir a los viajeros en canoas mientras canturreaban y trepaban por el barco rodeando el cuello de los visitantes con guirnaldas de flores para acabar incluso formando parejas estables con algunos de ellos.

Sigue leyendo

El vago y la neurocepción

Cuando yo era niño no había calefacción central, tampoco había estufas salvo un brasero de orujo que presidía aquella camilla donde hacíamos la vida en invierno, allí estudiaba, comíamos y cenábamos. El brasero era nuestra única fuente de calefacción, descontando aquellas bolsas de agua para calentar la cama.

Sigue leyendo

Las disautonomías (I)

Cuando yo era un niño aun había médicos que diagnosticaban “neurastenia” , una descripción del siglo XIX que corresponde a George Beard. Más tarde -ya estudiante de medicina- me llamó la atención un diagnóstico muy corriente por parte de los clínicos en aquella época: la distonía neurovegetativa.

bellergal

Sigue leyendo