“Nature versus nurture”: un diálogo imposible

nature

Un diálogo imposible sin echar mano de algunos conceptos psicoanalíticos, de eso va este post y el siguiente.

La naturaleza y la cultura son dos nichos de causalidad que suelen dividir al mundo en creyentes: aquellos que ponen el peso de la causalidad en los genes, las neuronas y el cerebro y aquellos otros que la ponen en la cultura, en el medio ambiente y sobre la que cargan la prueba de la causalidad de casi cualquier cosa: los ambientalistas.

Pero no hay dos ejes sino tres: falta el ontológico.

Sigue leyendo

Las máscaras de la identidad

mascaras

 

El concepto de persona procede del griego (prosopon) y hace referencia a la singularidad humana, a la esencia de cada cual en contraste con el término “naturaleza humana” que es más bien aquello comun a todos los hombres. El concepto de persona admite muchas acepciones filosóficas y metafísicas pero está aceptado que el término alude al “personaje”, a algo que está emparentado con el teatro, con el papel que uno juega en el teatro del mundo. Decir persona es hablar de máscaras.

Sigue leyendo

Identidad y artificio

Frau mit Magersucht sieht sich dick im Spielgel

Recientemente ha caído en mis manos un articulo de Moira Fleming que me pareció muy interesante al comparar la disonancia que acaece en las muchachas anoréxicas -que se ven gordas aunque estén flacas- con los transgénero que sienten que su sexo anatómico y su sexo mental no encajan bien. De ese articulo sacaré algunos párrafos para seguir mi itinerario propio.

Sigue leyendo

¿Abuso sexual o incesto?

Debe ser por mi formación psicoanalítica que prefiero hablar de incesto en lugar de abuso sexual. El abuso sexual es una figura jurídica que no discrimina si su victima es un niño o un adulto (lo mismo sucede con la palabra violación), mientras que la palabra incesto se refiere sobre todo al intercambio sexual entre parientes (sean biológicos o adoptivos). Más abajo veremos que además existe una versión extendida del termino “incesto” que conocemos con el nombre de “relaciones incestuosas”.

Sigue leyendo