El efecto Zendal

Llamo efecto Zendal a un curioso fenómeno de repudio que se da en ciertos partidos políticos hacia las obras, instituciones o hallazgos de gestión que suponen por otra parte una aceptación muy importante por parte de la población general y que contrasta con el desprecio, el sabotaje o el ninguneo de cierta parte de los actores políticos. El Hospital recientemente inaugurado por Isabel Diaz Ayuso y que lleva el nombre de “Isabel Zendal”, una enfermera que fue protagonista de la vacunación que nuestro país llevo a cabo sobre la viruela en America, es un buen ejemplo de esta “politización” absurda contra esa institución y que se entiende muy poco sabiendo que es un Hospital publico y ya sabemos que la dicotomia publico/privado sirve de pretexto usualmente para el repudio pues ya sabemos que la izquierda de nuestro país, defiende lo publico aunque nadie de momento haya demostrado que un Hospital publico es más barato o eficaz que uno privado.

Sigue leyendo

La ipseidad (XXXVII)

Somos un cuerpo como sujeto y tenemos un cuerpo como objeto” @pacotraver,

La ipseidad no es un concepto psiquiátrico ni psicológico sino filosófico y fue Sartre en “El ser y la nada” el primero en hablar de este concepto en la dicotomía entre “el ser en sí y el ser para sí”. En realidad el concepto es asimilable al de “mismidad” y también al concepto de identidad. Consiste en un sentimiento básico, primordial y pre-reflexivo del Yo como centro y núcleo de la propia experiencia incluyendo el sentido de nosotros mismos diferenciado de los otros y de los objetos. Es la infraestructura de la conciencia como podemos ver en el gráfico de arriba, su suelo, el origen de nuestra identidad, a través de ella sabemos que nuestra mano es nuestra mano y no la mano de otro o la almohada que nos acoge al ir a dormir o el peluche que necesitamos para acompañarnos durante el sueño. Ipseidad es una especie de autoamor, de autoreconocimiento y responsable de las experiencias en primera persona. “Yo soy”.

Sigue leyendo

Un metalenguaje para una psiquiatría post-industrial (I)

Hay que recordar que “enfermedad mental” es un oximoron. Solo la materia puede enfermar. El problema es que aun no hemos sido capaces de averiguar qué es lo que enferma en las “enfermedades mentales”, pero tenemos algunas pistas: podríamos ponernos de acuerdo en que lo que enferma es la razón, es decir esa chispa divina que solo está al alcance de nosotros los sapiens después de haber conseguido ser pensantes.

Sigue leyendo