La pentapolaridad (XLIII)

Siempre me ha llamado la atención, cuando veo documentales bélicos, la alegría de los soldados cuando se suben en un tren para irse a la guerra, una alegría similar a la de la fiesta, una especie de embriaguez estúpida, como si la guerra fuera algo ganado de antemano y cuya duración no excediera de un breve paseo. Casi nadie cree en la posibilidad de no volver a besar a esa novia que en el andén le despide tras un largo beso y que queda desolada por la marcha de su pareja.

Sigue leyendo

Confinados

Pistas para sobrevivir a las pestes.

Ayer mientras oía el discurso de Pedro Sanchez en el congreso de los diputados me llamó la atención un argumento de los que utilizó: se refirió a la falacia retrospectiva que es más o menos la idea de que una vez que sucede algo es muy fácil criticar a los que ya advirtieron o aconsejaron otras medidas . El “ya te lo dije yo, pero no me hicisteis caso” es una forma de pensamiento contrafactual que es muy robusto cuando las cosas ya han sucedido, es verdad pero Pedro Sanchez eludía así su negligencia al haber banalizado desde el primer momento las medidas que nunca se tomaron para intentar minimizar el contagio cuando ya teníamos muy cerca el caso de Italia. Y se seguía hablando de “como una gripe”, algo que ha dado lugar a la emergencia de un neologismo en las redes: el sologripismo.

Sigue leyendo

¿Habría que legalizar las drogas? (II)

escrito-drogas-sadie-plant

Imagine por un momento que siguiendo los consejos de Arthur Koestler un laboratorio decidiera sintetizar un fármaco “antiterritorial” o piense si alguien investigara un fármaco contra la envidia o simplemente para aumentar la sociabilidad o los rendimientos intelectuales. Tal fármaco no sería un fármaco pues solo se considera fármaco a aquellos que van destinados a curar o mitigar enfermedades, sólo es fármaco aquella droga indicada para tratar una enfermedad o como coadyudante de la misma. Dicho de otra manera, tal fármaco sería considerado una droga psiquedélica, una droga con efectos en el cerebro y pasaría a ser ilegal. No se vendería como tal fármaco pero el tráfico ilegal lo vendería como rosquillas.

Sigue leyendo