Quimeras

taylor muhl

El torso quimérico de Taylor Muhl

 

La palabra “quimera” tiene varias acepciones, una de ellas alude a algo imposible, a algo que no existe pero que podemos imaginar, fabular. Como por ejemplo la Esfinge egipcia con cuerpo de león y cabeza humana, o el Centauro, cuerpo de caballo y cabeza humana. Se trata de imágenes míticas que representan hibridaciones entre aspectos de un animal, por ejemplo la fuerza o la velocidad con otros puramente humanos o pertenecientes a otro animal como la inteligencia o la astucia.

Sigue leyendo

Anuncios

¿Cambia el cerebro de la mujer con la maternidad?

El problema de las mujeres es que se convierten en madres (Oscar Wilde).

mosaicismo gata

En un reciente articulo del blog de Gregory Cochran aborda el autor este fenómeno bien conocido, de cómo los sucesivos embarazos cambian el cerebro de las mujeres, algo que tiene base empírica pero que nunca hasta ahora se había demostrado científicamente al menos no se había construido una hipótesis sólida que lo sustentara. Se había tratado de explicar este fenómeno a partir de cambios hormonales y también a través de hipótesis sociales o culturalistas pero no se había abordado el problema desde el punto de vista del mosaicismo. Esto es lo que aparece en el citado articulo, si bien aunque existen algunas evidencias de su verosimilitud, aun faltan pruebas más robustas para darlo por cierto.

Sigue leyendo

Desviación y despatologización

Vale la pena recordar ahora que la Psiquiatría nació en época de la Ilustración y que fue gracias a ella y a ciertos medicos observadores y clasificadores de la conducta humana los que arrancaron la locura de la teología en cuyas garras y enredada en el tema del pecado había permanecido intacta desde la Antigüedad. La epilepsia dejó de ser un trance de posesión, la histeria dejó de ser un trato entre brujas y el demonio, las psicosis en general dejaron de ser una degeneración moral al ser observadas desde el enfoque naturalístico. Se llegó así a una conclusión: las enfermedades mentales tenían causas naturales igual que las enfermedades somáticas.

Sigue leyendo