Un metalenguaje para una psiquiatría post-industrial (I)

Hay que recordar que “enfermedad mental” es un oximoron. Solo la materia puede enfermar. El problema es que aun no hemos sido capaces de averiguar qué es lo que enferma en las “enfermedades mentales”, pero tenemos algunas pistas: podríamos ponernos de acuerdo en que lo que enferma es la razón, es decir esa chispa divina que solo está al alcance de nosotros los sapiens después de haber conseguido ser pensantes.

Sigue leyendo

Empatía y bondad (XXV)

Ama a tu prójimo como a ti mismo (Jesús)

Pocas personas desconocen este imperativo cristiano y pocas son las que lo cumplen. Y no lo cumplen porque es imposible de cumplir. Sin embargo la cosa mejora si entendemos que prójimo está relacionado con próximo. Y es verdad que es más fácil amar a los nuestros, es decir a los próximos que a aquellos que desconocemos. Incluso es más fácil amar a un vecino que a alguien que vive en Creta. Tampoco es necesario amar a todos los próximos basta con haber desarrollado una facultad de nuestra mente que llamamos empatía para sentirnos parte de una comunidad, de un grupo.

Sigue leyendo

¿Desaparecerán las enfermedades mentales?

He participado muchas veces en seminarios donde se hacia esta pregunta como y casi siempre desde una perspectiva espiritual y optimista. Al parecer hay muchas personas que creen que viviendo en un mundo mejor -del estilo “Un mundo feliz”, de Huxley-  desaparecerían muchos de los malestares humanos. Los que así piensan pertenecen a un genero humano especial, los que creen en un progreso con una única flecha que señala hacia un futuro necesariamente mejor, algo así como si la humanidad pudiera elegir su destino y donde la tecnología, las ciencias del cerebro y la mejoría de la cooperación entre humanos fueran de la mano para conseguir tal objetivo. De algo así hablamos en este post cuyo autor es Juan Rojo y que dedicamos algunas horas para debatir este asunto.

Sigue leyendo