Locuras normalizadas

No cabe duda de que el icono más común del loco en nuestro imaginario, es el de aquel que se creía Napoleon. Lo cierto es que este tipo de locos delirantes han desaparecido del mapa, se trataba -con seguridad- de enfermos de sífilis cuaternaria, aquellos pacientes asilados del siglo XIX que llenaron los manicomios de esa época, con mucha más frecuencia que las psicosis funcionales según cuenta Edward Hare.

Se trataba de megalomanías, es decir el paciente sentía que era alguien de una mayor importancia a la que tenía realmente, con un elitista origen o con una fortuna personal en algún paraíso de cuando entonces. No es raro que los pacientes se creyeran Napoleon, pues la sífilis se expandió por Europa a través de las guerras napoleonicas y afectó sobre todo a la tropa francesa. Tampoco es raro que fueran los franceses los primeros en habilitar instituciones de cuidado de estos veteranos de guerra, los viejos manicomios o asilos de locos.

Yo no he visto nunca a nadie que se creyera Napoleon y tampoco he visto muchos casos de sífilis cerebral, pero si he visto algunos pacientes que creían ser quien no eran, usualmente un famoso, como Eddy Mercx o Ben Bella. Uno era un ciclista maniaco y el otro un prisionero de un campo de concentración en Argelia que terminó en mi Hospital por razones que ignoro.

Lo cierto es que estos delirios grandiosos, como los de los inventores, los personajes celebres o ricachones de allende el mar ya no se ven en la clínica y han sido sustituidos por los delirios paranoides, persecutorios, alusión o influencia.

La psicopatología clásica ha cambiado pero no de una forma radical, la psiquiatría ha logrado catalogar todas las formas psicopatológicas que podemos considerar psicóticas, es decir enfermas. Lo que estamos presenciando en la actualidad es la emergencia de nuevos casos que se sitúan en los bordes de la patología sin ser o configurar una patología mental conocida. ¿A qué se debe este fenomeno?

Locura y razón.-

La palabra locura no es asimilable al termino “enfermedad mental”. Las patologías mentales son una forma de locura pero no las únicas formas que adquiere la locura, guardamos el término “psicosis” para aplicarlo a estas formas de perdida de la razón que implican conductas irracionales y donde el loco está rematadamente loco para casi todo, es decir no hay ambito en su psiquismo que se salve del escrutinio del profano tanto como del experto. Dicho de otra manera, la mayor parte de los locos no son psicóticos, ni lo contrario de la locura es la cordura: lo contrario u opuesto de la locura es la normalidad. Los seres normales pueden enloquecer pero no los cuerdos tal y como podemos ver en el esquema de Cooper. Se enloquece por un exceso de normalidad y ser normal es no estar loco pero poseen muchos riesgos o vulnerabilidades para llegar a serlo.

En palabras de David Cooper:

“Desde el momento del nacimiento, la mayor parte de las personas evolucionan a través del aprendizaje social en la familia y en la escuela hasta llegar a alcanzar la normalidad social. Y, una vez alcanzado este estadio de normalidad, el desarrollo suele estancarse. hay quienes se derrumban en algún momento de este proceso y retroceden a lo que en el diagrama anterior llamamos locura. otros, muy pocos, atraviesan el estado de inercia o estancamiento representado por la estadística normalidad y prosiguen evolucionando hacia la cordura” (o estadíos transpersonales de Wilber), conservando la conciencia del criterio de normalidad social y manteniendo un estilo de vida que trata en todo momento de evitar la invalidación social que procede de la identificación del loco con la persona de conciencia avanzada. Conviene darse cuenta de que  la normalidad es un estado de alienación tan lejano de la locura como de la cordura. La cordura se parece a la locura pero existe una distancia importante, una diferencia: este es el punto omega.

Como vemos la locura es un atajo, el camino corto para llegar al punto omega.

Realidad y ficción.-

Hay locos de verdad y locos de mentira, uno de ellos, el más conocido para nosotros es D. Quijote. Se trata de un personaje de ficción, bien distinto de los locos que antaño poblaban los manicomios. D. Quijote no sale del libro y no consume recursos sanitarios. D. Quijote es un personaje de ficción, significa que tiene una existencia algo especial en comparación con aquel Napoleon o Eddy Mercx. se trata de una existencia como estructura, no óntica. No es un ser, que está y es y solo adquiere existencia en tanto en cuanto remite a la novela, que efectivamente existe y tiene un soporte material en multitud de libros, pero no tiene una existencia operativa, es decir no pertenece al mismo nivel de existencia que los locos de verdad.

Significa que podemos hacernos el loco, imitar a los locos, estar loco en un aspecto cualquiera y razonar notablemente como hacen los psicópatas, ellos padecen una especie de locura moral pero en el resto pueden llegar a ser encantadores.

La ficción es inseparable de la realidad y obtiene de ella los materiales para construir sus relatos. D. Quijote tiene un sueño, convertirse en un caballero andante y viajar por el mundo sorteando peligros, enfrentando poderes tiránicos y liberando de sus cadenas a los condenados por la mala suerte. Y lo lleva a cabo como el loco real que se creía Napoleon, pues es la ficción quien les anima: la capacidad que tenemos los humanos de hacer verosímil lo inalcanzable o lo poco probable. Unos tienen mas suerte que otros en lograrlo, pero es cierto que la locura es -como dice Jesus G Maestro- una incompatibilidad con la realidad.

Pero aunque la realidad nos viene pre-dada lo cierto es que se alimenta de ficciones, es por eso que podemos imaginar casi cualquier cosa, algunos consiguen vivir tal y como proponía Cooper y no entrar en conflicto con la realidad a pesar de sus características especiales de cordura, pero una parte de ellos -esos seres incompatibles- resbalan por la pendiente y se convierten en enfermos mentales, su locura ha devenido trastorno mental, la forma más domesticada de la locura.

Pero lo más probable es que locura no implique enfermedad y solo actos irracionales, es decir podemos estar locos pero no clínicamente locos. La razón mas conocida de esta condición, es ser famoso, adquirir poder, aumentar nuestro estatus o ser una persona bien distinta de la que creemos ser. En cualquier caso una incompatibilidad con la realidad que podemos imaginar como una ficción de nosotros mismos.

Locura y razón forman parte de lo humano y no presiden nuestra mente de una manera uniforme con una supuesta hegemonía de lo razonable , todos hemos estado locos en breves periodos de tiempo o al menos, hemos tomado decisiones irracionales, hemos cometido “torpezas” que solo después de un cierto tiempo osamos a verlas en su estúpida dimensión. Las emociones entendidas como pasiones (pathos) nos juegan malas pasadas a casi todos con mayor o menor intensidad.

De la neurosis al “todo es posible”.-

Decir neurosis es decir conflicto intrapsíquico. El siglo XIX y parte del XX se caracterizó por conflictos entre el deseo y la inhibición del mismo a través de la parte moral individual (el Superyó freudiano) o la inhibición social, el deseo pugnaba por transgredir la norma y a su vez la norma se ocupaba de inhibir el deseo, esta inhibición daba lugar a distintos síntomas neuróticos que eran -según la versión tradicional freudiana- el resultado del compromiso pulsional. La pulsión emergía disfrazada en forma de síntomas irreconocibles para el Yo y para el sancionador, por decirlo de una manera comprensible. Este juego entre el deseo y la parte moral tenia diversos destinos, uno era la neurosis que se caracterizaba por la represión del deseo que sólo se manifestaba en cierto modo bajo un disfraz, el otro era la perversión que era considerado por Freud, la otra cara (el negativo de la neurosis). En la perversión podía observarse claramente qué es lo que el neurótico reprimía: precisamente lo que el perverso hacía sin ningún tipo de restricción.

La neurosis se establecía pues entre los polos permitido/prohibido cabiendo dos soluciones individuales: la transgresión o la inhibición, también la conformidad o el aplazamiento como estrategias normativas y adaptadas. Es por eso que el síntoma fundamental de este tipo de conflictos fuera la angustia. La angustia era el subproducto de esa inhibición.

Pero alrededor de los años 60 del pasado siglo sucedió algo muy trascendente, algo que nos cambió el cerebro a gran parte de los europeos. Y que conocemos como revolución sexual.

Aunque más que revolución sexual tendriamos que hablar de revolución reproductiva y vino de la mano de una tecnologia farmaceutica: la pildora anticonceptiva.

La pildora anticonceptiva  supuso una revolución tambien en otros ámbitos y no solo en la disociación entre sexo y reproducción, tuvo una gran influencia sobre todo en la emancipación de los individuos, en su independencia.

Y sobre todo de las mujeres que pudieron asi convertirse en sujetos históricos como los hombres,

La contracepción es la tecnología que permitió a las mujeres elegir el momento, el cómo, con quién y cuando quedar embarazadas, mientras se multiplicaban los contactos sexuales previos al matrimonio o al compromiso reproductivo, dicho de otro modo, la contracepción es la que permitió multiplicar los contactos sexuales sin el peaje del embarazo que hasta los años 60 era la regla.

El paso al compromiso reproductivo sufrió un enorme retraso lo que dio lugar a un descenso de la natalidad que hoy consideramos en algunos paises ya más que preocupante al tiempo que se introdujeron -paradójicamente- también otras libertades como la del aborto libre o casi libre que en toda Europa se ha consagrado como un principio de derechos femeninos elementales.

Por otra parte la incorporación de la mujer al mundo del trabajo, no hubiera sido posible en una sociedad tradicional, fuere agricola o industrial, sencillamente en un mundo sin anticonceptivos la mujer no hubiera podido incorporarse de un modo tan generalizado no ya a los trabajos más devaluados o manuales sino a las carreras y estudios complejos que exigen mucha más postergación en la edad de tener el primer hijo.  De estos cambios hablé ya en un post anterior. Sobre las consecuencias que estos cambios tuvieron en el imaginario femenino y social hablaré en otra ocasión.

Pero a mi modo de ver las cosas, el mayor cambio que se operó en el psiquismo individual tanto de hombres como de mujeres fue el desplazamiento del conflicto permitido/prohibido al conflicto posible/imposible y aquí es donde aparece la ficción. Desamortizadas todas las referencias morales, el limite de lo que” debe ser” pasó a desplazarse hasta lo que es posible imaginar y hacer. “Si quieres puedes” reza hoy el eslogan post-moderno. De la neurosis que intentaba transgredir lo prohibido se pasó a que no hubiera nada prohibido lo que nos llevó de cabeza al sentimiento de fracaso y de vacío.

De manera que la primera consecuencia que tuvo este fenómeno en la mente individual es que cualquier cosa es elegible, qué cuerpo puedo tener, qué sexo me corresponde, qué identidad adoptar. Si todo es elegible a la carta y no consigo que mi deseo se haga realidad entonces es que algo estoy haciendo mal, soy un incapaz y carezco de la potencialidad que todo humano parece tener. No es raro pues que la depresión sea la enfermedad de nuestro tiempo y del siglo XXI.

La depresión o melancolia siempre existió, de eso no cabe ninguna duda pero ha modificado su sintomatología y su frecuencia. Hace muchos años que no veo una melancolía psicótica, con aquellos delirios de culpabilidad, de condenación o de inmortalidad, el dolor moral clásico ha sido sustituido por una vivencia de incapacidad, de fatiga, incapacidad física o de incompetencia. El estado de ánimo triste continua existiendo, así como el trastorno del sueño pero el resto de la fenomenología depresiva ha cambiado y ya no la consideramos una neurosis como Freud sino como un trastorno especifico e independiente de estado.

Lo que sucede: sin limites, sin prohibiciones, sin referentes y sin castigos creíbles no hay inhibición. y por tanto la culpa campa a sus anchas. Naturalmente esta falta de inhibiciones no nos afecta a todos, pero algunas personas pueden ser muy susceptibles a esta falta de controles internos que son en definitiva internalizaciones de los controles externos. Sin este límite el individuo queda prisionero de su causa motriz o eficiente sin ninguna otra consideración, como un carpintero es la causa de la mesa si bien en la mesa hay otras causas que la definen mucho antes de llegar a sus manos.

Y en mi opinión en este reduccionismo causal hay mucho de locura y poco o nada de enfermedad mental. Ni siquiera los criminales actuales gozan de la suficiente profesionalidad y se dedican a hacer chapuzas, casi nunca en un crimen hay un plan ejecutor planeado para escapar del escrutinio de la ley, el individuo ni siquiera fue capaz de planearlo como haría un psicópata o un profesional del crimen y esto les hace aparecer como maldades gratuitas cuando no como crímenes sin sentido.

En conclusión: mi idea es que tenemos que rescatar el concepto de locura sin asimilarle al concepto de enfermedad mental y disponer de nuevas leyes y nuevas intervenciones sociales que vayan más allá de la psicopatología clásica a la hora de clasificar las nuevas formas de locuras modernas que -como el lector ya habrá adivinado- se alimentan de las creencias que compartimos todos los que participamos de un mismo tiempo y cultura.

Destetados

Aquellos de ustedes que leyeron mi ultimo post sabrán que allí me preguntaba si el apego de los niños y las niñas tenia alguna diferencia. Hice una pequeña encuesta en twitter para averiguar cual era la opinión de otros usuarios y ver si coincidía con la mía. El resultado fue positivo, el 61% de los encuestados estaban de acuerdo en que el apego de los niños con su madre era más intenso y duradero que el de las niñas. Más tarde pregunté sobre otra cuestión ¿Cual era la causa de esta diferencia? Aquí he de decir que no obtuve ninguna respuesta satisfactoria pero si alguna pista.

Y la pista mas valiosa que he encontrado fue la que me dio una psicóloga a la que apenas conozco, y me dijo brevemente: “la relación entre madre e hija es obvia y la semejanza tiene como dos destinos, uno la separación y otro la apropiación. No se si lo digo con sus mismas palabras pero esto es lo que a fin de cuentas comprendí.

Lo que sugiere esta respuesta es que la semejanza (sexual por supuesto) opera como un separador, como desencanto en la niña y como aliciente – la diferencia- en el niño. Algo que por cierto ya había dicho Freud con otras palabras: para él , la niña se decepciona de la madre cuando se da cuenta de que no tiene pene. A mi esta explicación nunca me gustó demasiado porque los niños no comienzan a interesarse por las cuestiones sexuales hasta los 4 años más o menos, pero la observación de diferentes tipos de apego es anterior. Los 3 años pueden ser un buen observatorio para explorar estos tipos de apego.

Naturalmente no tenemos ningún instrumento para medir la intensidad del apego, pero tenemos a nuestra disposición algunos métodos observacionales: la ansiedad de separación y la angustia del extraño que no son la misma cosa pero suelen manifestarse en el mismo paquete.

Los niños comienzan sentir ansiedad de separación hacia los 8 meses y protestan ante la partida de la madre, cuando ha de ir a trabajar o cuando han de llevarle a la guardería, las despedidas en las filas de los colegios de primera infancia suelen ser dramáticas al menos los primeros días y lo primero que se observa es que no todos los niños de la fila tienen la misma madurez, puesto que en esa edad una diferencia de tres meses es suficiente para marcar la diferencia. Los niños suelen requerir la presencia de la madre para jugar y suelen llorar o mostrar enfado si la madre no les mira, no juega o no se somete a sus normas con el juego.

Lo mismo sucede a la hora de dormir, un verdadero ritual para niños y madres, con lecturas, acompañamientos y compañia de cama. Los niños exigen mucho de sus madres y durante cierto tiempo, niños y niñas no muestran ninguna diferencia significativa en cuanto a la manifestación de su ansiedad de separación. No olvidemos que el mayor terror de un niño es el abandono y la separación -no es un abandono para nosotros-, puesto que se recupera a la madre, pero para un niños la separación debe ser una herida emocional que ha de resolver con sus propios medios. Las heridas emocionales no son traumas con T sino traumas con t, es decir son fisiológicos y forman parte del neurodesarrollo. La repetición del estimulo acabará por configurar un sentimiento de comfianza en el niño, sabe que inevitablemente la reunión se producirá con el tiempo, aunque el tiempo para un niño no es el mismo que para un adulto, más que eso, el niño tarda mucho tiempo en poder procesar el tiempo en términos cronológicos aproximados a la realidad del discurrir de las horas.

Pero el apego de los niños es feroz si lo comparamos con el de las niñas y se mantiene mucho más allá de los 4 años, mientras que las niñas durante ese tiempo 3-4 años son capaces de 1)controlar esfínteres 2) comer solas 3) ir solas al baño 4) establecer vínculos con otros niños y 5) elaborar frases con sentido y comunicarse de una forma más clara con otros 6) conocen más palabras sueltas. 7) sus juegos son más sociales y más complejos.

Dicho de otra manera: las niñas maduran antes.

Mi hipótesis es que este adelanto de las niñas hacia los niños (un adelanto que se mantendrá durante toda la primaria) se debe a haber superado la ansiedad de separación con más rapidez que los niños. Las niñas se relacionan con su padre de otra manera bien distinta a como lo hicieron con su madre y aunque los roles son intercambiables todos sabemos como las niñas se vinculan muy amorosamente con sus padres y con mayor rivalidad con sus madres, y como los niños a su vez lo hacen con sus madres, si bien los niños también están muy interesados con sus padres aunque este cariño o admiración no les hace renunciar a esos rescoldos del apego materno con el que conviviran mucho tiempo. Con el padre no entrarán en franca rivalidad hasta los 12- 13 años.

El suficiente hasta la madurez sexual pues un niño es un niño hasta que tiene relaciones sexuales, no porque las relaciones sexuales le conviertan en adulto sino porque para mantener relaciones sexuales hay que dejar de ser niño. El sexo no admite juegos, es algo muy serio. Podríamos decir que un adolescente varón transfiere pronto o tarde, a un sustituto materno ese apego infantil que quedó interrumpido por la madurez sexual. La actividad sexual por su parte no precisa apego ni amor, me refiero a los primeros escarceos donde el chico fluctúa de un ligue a otro sin necesidad de querer o amar a ninguna. Lo mismo sucede con las niñas en la adolescencia.

Sin embargo la mujer no necesita reeditar su apego con su madre con sus parejas sexuales pues ella misma es una mujer encarnada y tiene lo que hay que tener para seducir a los hombres, pero ha de pasar por el padre, ha de atravesar la ley paterna para estructurarse psicológicamente en la vida. esta etapa puede ser trágica con su madre a la que puede llegar a sentir como un policía de sus sentimientos o como alguien que le niega su sexualidad.

Los que si reeditan sus heridas emocionales son los padres a través de sus hijos, pues obviamente la madre también tiene apego por su hijo, de no tenerlo ningún niño sobreviviría, el apego es para siempre y nos afecta a todos, hombres y mujeres con o sin hijos. Los hijos simplemente nos obligan a revisar los nuestros y reeditarlos, es decir reescribirlos en tiempo real.

Luciano Lutereau es un psicoanalista argentino especializado en niños que ha escrito y dictado múltiples seminarios (que podéis visualizar en youtube). El libro que preside este post es uno de los que más me han gustado de todos los que he leído de él. Y aunque no estoy de acuerdo con todo lo que dice estoy muy en la linea de su manera de hacer divulgación sobre temas que hasta ahora el psicoanálisis trataba de una forma espinosa y siempre en cenáculos de especialistas. Luciano lo que hace es descender al mundo de las preocupaciones de los padres y casi sin querer decepcionarles acerca de la posibilidad de ofrecer literatura de autoayuda, en un tema que en cualquier caso lo que precisa es algo de contra-ayuda, es decir transmite la idea de que no existe una crianza perfecta ni una crianza buena o mejor que otra. Algo que no es baladí puesto que vivimos en una época insólita, sin comparación con cualquier otra anterior en cuanto a las preocupaciones que los padres tienen con la crianza de sus hijos.

Esta preocupación es un efecto secundario de la época en que vivimos y los padres tienen una sensación difusa de que algo están haciendo mal cuando sus hijos presentan alguna dificultad, en la separación, en el control de esfínteres, el el sueño, en el rechazo de la comida, en su socialización con otros niños o en el progreso del lenguaje.

Demasiadas preocupaciones sobre las que penden amenazas inconcretas en forma de diagnósticos psiquiátricos, como el autismo, el TDH, el negativismo desafiante o el mutismo selectivo. Conozco demasiados casos de falsos positivos en todos estos diagnósticos para rechazar el sentido común de Lutereau cuando afirma que un diagnósticos psiquiátrico es siempre algo a demostrar (no confundir con los neurológicos) y que muchas veces obedecen mas a dificultades de los padres para trajinar con aquella reedición de sus apegos que en una verdadera patología de sus hijos.

No basta con cumplir criterios para un trastorno u otro, hay que valorar la dinámica familiar y ver que está sucediendo en el obscenario.

Y recuerde, mas allá del trauma con T (negligencia, maltrato o abuso sexual) no hay crianzas buenas ni crianzas malas, ni por supuesto existe una crianza con apego, con teta o sin teta, pues el apego nos viene de serie a hijos y a padres aunque lo hayamos olvidado.

Y un epilogo: la teta es la metáfora del apego para todos los niños pero no para las niñas que en cualquier caso representarán en su cuerpo -a veces con cirugías innecesarias- ese fetichismo de los niños. Pues eso es el fetichismo, una metáfora.

Personalidad y eneatipo (XII)

Ya hemos visto las diferencias que existen entre temperamento (una dimensión binaria) y el carácter que añade una segunda dimensión y que queda completado alrededor de los 6-7 años. A partir de ese momento comienza a consolidarse la personalidad.

La personalidad -al añadir esa tercera y cuarta dimensión- aumenta la complejidad del carácter y sobre todo la hace dependiente del tiempo, pues solo el tiempo es movimiento. Básicamente la personalidad añade -entre otras- tres cuestiones muy importantes como son la inteligencia (el CI) , la instrucción-educación y las relaciones interpersonales, es decir una maraña de identificaciones y de influencias ajenas al núcleo familiar. Sin olvidar otra variable muy importante que es el lugar por orden de nacimiento. No es lo mismo ser el primogénito o hijo único que el ultimo de una fratria de 5 hermanos, donde el recién llegado se encuentra con todos los nichos afectivos ocupados por sus hermanos.

Esta es una segunda llamada de atención al hecho de que la personalidad no es equivalente al eneatipo y explica las razones por las que dentro de un mismo eneatipo pueden coexistir distintas personalidades. Naturalmente no es lo mismo un E1 con estudios primarios que un E1 con estudios universitarios. La deprivación cultural proceda de donde proceda tiñe y destiñe la presentación de las principales características de un eneatipo.

En realidad el eneatipo señala hacia un factor común que comparten desde un analfabeto hasta un dirigente financiero. Es el enatipo el que colorea la personalidad, por tanto para entender bien el eneagrama debemos olvidar todo lo que aprendimos del carácter o las clasificaciones clásicas de la psicología, si bien aquellas que proceden del psicoanálisis tienen mucha más robustez que las propiamente descriptivas pues contienen una teoría ontogenética, el resto son ateóricas.

Huir de las descripciones es una tarea que he propuesto para entender mejor las características de cada eneatipo, en este sentido aquellas personas que no sepan nada de psicología estarán mejor dotadas para entender lo que caracteriza a cada eneatipo.

Sin embargo no tenemos que olvidar que algunas características de las personalidades clásicas muestran correlaciones con el eneatipo, así los introvertidos suelen agruparse en la tríada de los mentales y los extravertidos en la de los emocionales, aunque introvertidos o extravertidos radicales son una minoría. Por la misma razón, los eneatipos 3 son más frecuentes entre las mujeres que son más vanidosas que los hombres que por el contrario están más interesados en los placeres sexuales (E8). Así y todo existen hombres E3 y mujeres E8, no hay exclusividades en el género.

El efecto Forer.-

Es seguro que a usted le han hecho alguna vez una lectura de su carta astral y es seguro que después de haberla leído, haya usted manifestado con sorpresa ¿cómo es posible que me lo hayan acertado todo si esta persona no me conoce? A mi me han hecho esa lectura al menos tres veces y aunque no me he guardado ninguna de estas interpretaciones debo decir que también me sorprendí mucho de que una persona a la que no conozco de nada pueda conocer tanto de mi personalidad solo con saber el lugar, el día y la hora de mi nacimiento.

Se trata de una ilusión que se explica a partir del efecto Forer, que es el fenómeno o evento que ocurre cuando los individuos dan altos índices de acierto a descripciones de su personalidad que supuestamente se adaptan específicamente para ellos, pero en realidad son vagas y lo suficientemente genéricas como para aplicarse a una amplia gama de personas.1​ Este efecto puede proporcionar una explicación parcial de la aceptación generalizada de algunas creencias y prácticas, tales como la astrología, la adivinación, la lectura del aura y algunos tipos de tests de personalidad.

Sucede porque las descripciones son siempre ambiguas pero son muy intuitivas, pues contienen un relato que suele ser compatible con todo el mundo porque no se mete en profundidades y se limita a decirnos cosas agradables, al menos al principio. Es posible que en letra pequeña aparezca algunas no-cualidades que al ser secundarias al texto principal ni siquiera sean procesadas.

Saber la personalidad de una persona a través de la fecha de nacimiento es imposible o tan posible como conocerla a través de cualquier otro método. La personalidad no solamente es compleja y resbaladiza pues representa la complejidad misma y la complejidad se desvanece apenas la pretendemos definir, pues el lenguaje con sus categorizaciones de opuestos imposibilitan la percepción de lo sutil al no admitir las excepciones. Las leyes de la causalidad funcionan de un modo mucho más complicado de lo que creemos, pues las variables que la definen están ocultas en las relaciones que establecen unas con otras.

Es por eso que la personalidad no predice nada. Significa que a partir de su estudio no podemos saber la evolución de un sujeto, si bien en los extremos -es decir los trastornos de personalidad- estamos más cerca – pues estamos más lejos del equilibrio- para predecir cualquier accidente psiquiátrico.

De manera que las descripciones por sí mismas no aclaran nada salvo para jugar a adivinar como somos, un juego de mesa o un pasatiempo más. la mejor manera de saber o conocer algo es utilizar la heurística del experto, esto es combinar descripciones con teorías sobre el origen de cada cosa, eso es lo que hace el psicoanálisis.

Es por eso que a partir del próximo post vamos a meternos en esas descripciones-interpretaciones. Comenzaré por los eneatipos mentales (E5, E6, y E/), los que viven en el futuro, después abordaré los eneatipos emocionales (E, E3, y E4) los que viven en el pasado. Y después con los instintivos, que viven en el presente (E8, E9 y E1).

Triadas que corresponden a los tres cerebros, el cerebral, el corazón y el de las tripas (el del intestino). No hay que olvidar que el numero 3 es un numero dialéctico en el sentido de que combina aspectos destructivos, aspectos unitivos y aspectos que favorecen la transición o el equilibrio. En ese sentido no somos duales sino trinitarios.

Cada eneatipo tiene un numero, una herida emocional, una pasión, un talento, una estrategia, una sombra, un arquetipo Luz, un ayudante, un destino y un color (matiz) que determina la visibilidad de cada cosa y le añade matices.

El lector que haya llegado hasta aqui puede considerar que el constructo que conocemos con el nombre de eneatipo se parece mucho a un homúnculo independiente, como un módulo de adicción (en el sentido de Luis P. Villareal) que puede coexistir con cualquier tipo de constelación psíquica.

Módulos de adicción.