El espectro psicopático

psicopatas

En lo más profundo de mi ser se esconde un asesino en serie pero yo lo mantengo distraido con cocaina (K. Sutton).

La mayor parte de nosotros identificamos la etiqueta “psicópata” con la actividad criminal. Pensamos en seres desalmados, asesinos, maltratadores, sádicos de todos los pelajes, etc. Este post está destinado a hacerle cambiar de opinión respecto a este rótulo. Como el lector verá mas abajo, decir psicópata no es decir nada, pues la psicopatía no es una patología mental, ni una avería del cerebro, es en cualquier caso una patología moral.

Sigue leyendo

Autolesiones y otros escapes

Nosce te ipsum (Conocete a ti mismo)

emociones110

Una de las grandes contribuciones de la teoría evolucionista a la medicina es habernos hecho conscientes de que muchos problemas o condiciones por las que la gente busca ayuda no son en realidad defectos o fallos en sí mismos sino defensas que el organismo genera para luchar contra la amenaza.

Sigue leyendo

Moralización y delitos del cuerpo (II)

delito

Podemos ver que la cultura establece la norma (un cuerpo delgado), la biología individual suministra las razones para sentirse inadecuada (una constitución gruesa), la cultura proporciona el procedimiento aceptable para modificarla (la dieta) y ser mujer proporciona un autoconcepto dependiente del atractivo físico. Todas estas variables influyen en el vigor con que el individuo persigue procedimientos  de modificación del cuerpo. (A. Fallon).

Josep Toro es un psiquiatra español especializado en trastornos del niño y del adolescente y más concretamente uno de los expertos españoles más importantes en los temas de la patología alimentaria. (Aqui hay una entrevista que se publicó en ABC sobre sus opiniones acerca de los cambios que en nuestra sociedad han sufrido los temas de la crianza)

Sigue leyendo

Convalecientes

Las mujeres tienen que estar descansadas y sobre todo tienen que hablar y mantener relaciones con otras mujeres (Dicho de mi abuela).

mafalda

La convalecencia es el periodo de tiempo necesario para que el organismo se recupere después de haber sufrido una enfermedad. Se trata de un concepto hipocrático que tuvo su apogeo durante el siglo XIX y el XX, con instituciones propias, casas de reposo, balnearios, etc, sobre todo a partir de enfermedades infecciosas como la tuberculosis una verdadera pandemia en esa época. Aunque convalecer se aplica no solamente a las enfermedades infecciosas sino también a intervenciones quirúrgicas o a accidentes puede definirse como el tiempo necesario para recobrar la salud -la restitutio ad integrum– después de una enfermedad.

Sigue leyendo