La fascinación del espejo

El espejo es el horizonte de sucesos del cuerpo.

Aquellos que ustedes que siguieron el hilo acerca de las relaciones entre el cuerpo ( o los cuerpos) y la mente que abordé en el post anterior ya habrán reconocido la idea de que el cuerpo sigue -en su representación-las guías epistémicas de su tiempo. El cuerpo para un clásico no es el mismo cuerpo que el de un monje de la edad media o un hombre de negocios de hoy. Y si el cuerpo cambia es porque la mente cambia pues el cuerpo no puede cambiar tan rápidamente como nuestra mente que es -por así decirlo- un interface entre el afuera (el medio ambiente) y el adentro, un escritorio que cambia sus iconos según el momento,

Sigue leyendo

Anuncios

La trama inextricable (VI)

kali

He tomado prestado de Juan Gil Albert, -el celebre poeta valenciano-, este titulo para finalizar la serie de posts que comencé con “El principe Transhumano” y donde he intentado explicar algunos fenómenos de la postmodernidad, fenómenos muy complejos y que no somos capaces de visualizar directamente sino a través de indagaciones, observaciones y reflexiones atentas sobre el mundo que nos ha tocado vivir.

Sigue leyendo

¿Es peligroso el sexo?

patos

La idea de que el sexo es peligroso se la oí hace poco a Jordan Peterson en uno de sus videos pero la idea es bastante antigua sobre todo para los psicólogos evolucionistas. Una de las pruebas es que la actividad sexual se encuentra muy regulada en casi todas las culturas y sociedades, casi tanto como la alimentación. Ya conté en este post que si la alimentación está tan regulada es por la misma razón: comer es peligroso.

Sigue leyendo

La tarea del héroe

Los sueños son mitos personalizados, los mitos son sueños despersonalizados (Campbell)

mito

 

Sobre Joseph Campbell ya escribí hace tiempo algunos post y recientemente he vuelto a leerlo después de que una persona conocida me hiciera llegar un sueño. Un sueño de esos que llamamos arquetípicos y que representan a nuestro héroe o heroína en tránsito en esa tarea que nos compete como humanos. Campbell es para mi uno de esos autores de culto al que hay que volver constantemente para reverdecer nuestras ideas, sobre todo aquellas que buscan patrones en la conducta humana, sea patológica o no. Patrones que Campbell busca en las religiones, en los mitos y en una cierta impregnación jungiana.

Sigue leyendo