Liminaridad y alta variabilidad

La alta variabilidad es una piedra angular para entender porque un proceso no sigue un patrón preciso. Y nuestra intención es realizar los procesos de manera que los resultados sean repetibles, si no sabemos como hemos llegado hasta ahi, no podremos conseguir el mismo resultado de forma predecible. De hecho lo más probable es que no lo hagamos. (Javier G. Recuenco)

Sigue leyendo

Emociones fuera del plato (II)

Muchas cosas pierde el hombre/

Que a veces las vuelve a hallar/

Pero les debo enseñar/

Y es bueno que lo recuerden/

Si la vergüenza se pierde/

Jamás se vuelve a encontrar”

Martin Fierro

En el post anterior ya vimos el concepto de «espacio hiperpersonal», se trata de un espacio intimo, algo que sentimos como una prolongación de nuestra identidad. Hablé de que el smartphone se había convertido en un espacio hiperpersonal que había evolucionado desde el antiguo móvil que sólo hacia o recibía llamadas hasta el momento actual en que podemos conectarnos a Internet.

Sigue leyendo

La moral disonante

La moralidad excesiva es una amenaza para las democracias (Pablo Malo)

En musica llamamos disonancia al sonido simultáneo de dos o tres notas que parece que no encajan entre sí, sucede con las segundas y séptimas aumentadas y disminuidas, es decir con aquellos intervalos de segunda o de séptima como por ejemplo el Do y el Re o el Do y el Si, sea natural o bemol. La mejor manera de comprender qué es una disonancia es pulsar la nota Do junto al Do#, notará cierta repugnancia en su oido, eso es una disonancia.

Sigue leyendo

Los mitos del psicoanálisis: El complejo de Edipo (y III)

Estoy seguro de que cualquier persona medianamente culta sabe qué es el «Complejo de Edipo». Si hiciéramos una encuesta a pie de calle, seguramente la respuesta más frecuente seria ésta:

«Los niños quieren acostarse con su madre y por eso tienen miedo a que su padre se la corte».

Lo interesante es que si la segunda pregunta fuera ¿Y usted cree que esto es verdad?

La respuesta seria «no». «Yo nunca he querido acostarme con mi madre».

A lo que un psicoanalista ortodoxo respondería:

«Claro ese deseo es inconsciente».

Con lo cual el tema queda resuelto, al menos para el creyente psicoanalista.

Sigue leyendo