Nadie nace en un cuerpo equivocado (V)

Cuando supe que Jose Errasti y Marino Perez habían escrito un titulo tan sugerente y explicito me sorprendí e inmediatamente me puse en lista de espera en Amazon para ser de los primeros en obtenerlo. El día 2 de Febrero se puso a la venta e inmediatamente se terminó la primera edición. De manera que tuve dos sorpresas, la primera que Errasti y Perez -académicos de la universidad de Oviedo- tuvieran la osadía de meterse en semejante berenjenal y la segunda, la gran acogida que ha tenido el libro.

Sigue leyendo

Una taxonomía para mutantes

Hace algún tiempo escribí un post preguntándome porqué nuestra especie es tan sensible a la opulencia, es decir porqué parece que la opulencia siente tan mal a nuestro cerebro. En aquel post hipotetizaba sobre algunas cuestiones ambientalistas, en este post de hoy voy a abordar otra hipótesis : las de Dutton y Woodley.

Sigue leyendo

La trama inextricable (VI)

kali

He tomado prestado de Juan Gil Albert, -el celebre poeta valenciano-, este titulo para finalizar la serie de posts que comencé con «El principe Transhumano» y donde he intentado explicar algunos fenómenos de la postmodernidad, fenómenos muy complejos y que no somos capaces de visualizar directamente sino a través de indagaciones, observaciones y reflexiones atentas sobre el mundo que nos ha tocado vivir.

Sigue leyendo

El príncipe transhumano (I)

maquiavello

Nicholas Maquiavelo fue un funcionario florentino que ejerció como diplomático durante los principados renacentistas de Florencia, una especie de intelectual orgánico muy parecido a lo que hoy entendemos como asesores de los presidentes de los gobiernos o como Tezanos a cargo del CIS,  Es difícil saber leyendo su obra, qué es lo que pensaba Maquiavelo pues dos de sus obras más conocidas, el Principe y «Discursos sobre la primera época de Tito Livio» son en esencia opuestas ideológicamente. En la primera -el Principe- es un tratado de maldad política -que hoy es referencia en todos nuestros gobernantes-, que dicen que escribió para congraciarse con Lorenzo de Médicis quien le tenia arrestado. Sus exégetas aseguran que lo que Maquiavello realmente pensaba lo escribió en esta segunda obra, que en realidad interrumpió para escribir el Príncipe.

Sigue leyendo