Una taxonomía para mutantes


Hace algún tiempo escribí un post preguntándome porqué nuestra especie es tan sensible a la opulencia, es decir porqué parece que la opulencia siente tan mal a nuestro cerebro. En aquel post hipotetizaba sobre algunas cuestiones ambientalistas, en este post de hoy voy a abordar otra hipótesis : las de Dutton y Woodley.

No cabe duda de que las sociedades avanzadas (opulentas) tienen signos de identidad que las diferencian  de las otras: aquellas donde la precariedad es la norma. Y no solo desde la mentalidad individual sino también desde la clínica. ¿Quién no ha oído hablar de las enfermedades de la opulencia, como la obesidad o la diabetes tipo II? Menos frecuente es la idea de que otras enfermedades, las mentales tienen también relación con los excedentes, de todas ellas la más conocida es la anorexia mental. ¿Cómo es posible que en una sociedad excedentaria existan bolsas de inanición?, en este caso electiva como sucede en los trastornos de alimentación. El sentido común nos llevaría a pensar estas enfermedades como resultado de la deprivación alimentaria forzosa, el hambre, pero paradójicamente el hambre y la anorexia mental no tienen nada que ver. Es paradójico y contraintuitivo pero así es.

Una noticia de actualidad me ha llevado a plantearme escribir este post: me refiero al juicio que se está llevando a cabo por el asesinato del pequeño Gabriel a manos de su madastra Ana Julia. La mayor parte de la gente se preguntan si este tipo de crímenes tienen algo que ver con la Psiquiatría, y de ¿como se puede hacer daño a un niño de corta edad?. La mayor parte de la gente se pregunta por qué pasan este tipo de cosas. A mi las razones me parecen obvias y por eso no me paro a pensar en los porqués. Me interesa sobre todo otra cuestión y es ésta: ¿Cómo es posible que los criminales sean tan torpes o estúpidos a la hora de buscarse coartadas o planes B?¿Es que Ana Julia no sabia que ella seria la principal sospechosa?. Bueno no solo les pasa a los criminales, todo parece indicar que la estupidez, la mediocridad y la falta de sentido común se han instalado definitivamente en nuestras sociedades: hoy es corriente filmar con la cámara de móvil un delito cualquiera que luego servirá de prueba incriminatoria. hay gente que se cae a un abismo tratando de hacerse una foto, o es arrastrado por el temporal por no haber hecho caso de las advertencias de las autoridades (todos los muertos de estos días en el temporal de levante han fallecido dentro de sus coches). Otros se graban con sus coches de alta cilindrada a 200 Km/h para subir las pruebas de su delito a una red social. Otras creen que los gallos violan a las gallinas, etc. Dicho de otro modo, todo parece indicar que el mundo ha enloquecido sin estar locos del todo, al menos sin que su locura pueda ser clasificada según los estandares de la Psiquiatría.

Según Edward Dutton la razón es la disgenesia, por eso somos cada vez mas tontos. Pero antes de avanzar en las hipótesis de Dutton-Woodley hemos de entender un concepto clave: el concepto de epistasis.

La epistasis es un mecanismo biológico que se refiere a las interacciones gen-gen y de como algunos genes silencian o enmascaran a otros que estando presentes no se manifiestan en el fenotipo. Aquí hay un video cortito que explica este fenómeno por ejemplo en el color del pelo.

.

Lo que ha hecho Woodley es extender este fenómeno al campo social y por eso habla de epistasis social, tomando sus propias palabras:

“Las mutaciones perjudiciales se entienden típicamente exclusivamente en términos de sus efectos nocivos sobre los organismos portadores. Pero hay razones convincentes para pensar que tales efectos adversos no se limitan al nivel individual. Argumentamos que en las especies sociales, las interacciones interorganismos gen-gen, que en la literatura anterior se han denominado epistasis social, permiten que los genomas portadores de mutaciones perjudiciales reduzcan mediante la pleiotropía a nivel de grupo la aptitud de otros, incluidos los no portadores. Esta reducción de la condición física se produce mediante la degradación de los procesos a nivel de grupo que optimizan la ecología reproductiva de una población para la competencia intergrupal mediante, entre otros mecanismos, la supresión de la conducción libre. Tal daño a los procesos de regulación grupal sugiere un papel oculto para la acumulación de “rencorosos” que alteran el comportamiento. mutaciones en la dinámica de la transición demográfica: estas mutaciones pueden haber contribuido a los resultados desadaptativos de este proceso, como la fertilidad generalizada en el reemplazo generacional. Se presenta un modelo de población estructurado que describe aspectos de este modelo de amplificación de epistasis social. Este fenómeno también se considera como una posible explicación de los resultados de los experimentos de utopía en ratones de Calhoun, que brindan la oportunidad de probar directamente una predicción importante derivada del modelo.

Dicho de una manera mas clara: los mutantes disgenésicos influyen en el comportamientos del grupo y de otros individuos aunque no tengan los mismos genes y sobre todo influyen en su fitness.

Edward Dutton (no confundir con Kevin Dutton) es un antropólogo finlandés que pasó 10 años de su vida recogiendo datos del CI de los soldados de reemplazo del ejercito y publicó en su día un articulo donde plantea una refutación de efecto Flynn. 

El efecto Flynn, descrito por el autor del que lleva su nombre es la idea de que el CI va creciendo a lo largo de las generaciones debido a la instrucción, y la buena alimentación y es además un fenómeno universal presente en todas las culturas. La idea es que somos más inteligentes que nuestros abuelos y que esas puntuaciones del CI no hacen sino crecer en todo Occidente a pesar de la evidencia de que en Europa la media de CI es de 100, mientras que en China llegan a 110 de media. Naturalmente Dutton nunca estuvo de acuerdo con esta idea y se puso a trabajar en distintas muestras replicando sus resultados en otros entornos distintos al ejército.

Pero Dutton ha ido mas lejos en su investigación y sostiene que desde la industrialización la selección natural ha dejado de funcionar del modo que lo hacia antes, las razones de esta detención son -paradójicamente- razones médicas, una mejor salud, atenciones y alimentación e instrucción no mejoran el CI de la población (entendida como grupo) sino que la empeoran. La razón fundamental es que se le ha arrebatado a la selección natural su función “purificadora”, las pestes y las guerras que eran de algún modo los que regulaban a las poblaciones ya no se conocen en Europa desde que terminó la segunda guerra mundial. Dutton propone siguiendo la hipótesis de Woodley que están ya apareciendo nuevas pruebas de esta disgenesia a nivel de población general: mayor agresividad, mayor criminalidad y mayor estupidez en las conductas humanas. Atribuye además al ateísmo, es decir a la descreencia en dioses moralizantes- un papel fundamental en esta disgenesia:

“La industrialización conduce a una selección relajada y, por lo tanto, a la acumulación de mutaciones genéticas que dañan la aptitud física. Argumentamos que la religión es un rasgo seleccionado que sería altamente sensible a la carga mutacional. Además, argumentamos que se seleccionó una forma específica de religiosidad en sociedades complejas hasta la industrialización basada en el culto colectivo a los dioses morales. Con la relajación de la selección, predecimos la degeneración de esta forma de religión y diversas desviaciones de ella. Sin embargo, estas desviaciones se correlacionarían con los mismos indicadores porque todos estarían apuntalados por la carga mutacional. Probamos esta hipótesis usando dos desviaciones muy diferentes: el ateísmo y la creencia paranormal. Examinamos las asociaciones entre estas desviaciones y cuatro indicadores de carga mutacional: (1) mala salud general, (2) autismo, (3) asimetría facial y (4) zurdera. Una revisión sistemática de la literatura combinada con una investigación primaria sobre la mano de obra demuestra que el ateísmo y / o la creencia paranormal está asociada con todos estos indicadores de alta carga mutacional.”

Como puede verse las ideas de Dutton pueden llegar a ser muy polémicas, son absolutamente incorrectas desde el punto de vista político pues nuestros gobernantes -pertenecientes a la síntesis progresista- aun andan creyendo o haciendo ver que creen en la falacia de la pizarra en blanco. Me temo que las ideas de Dutton sean demasiado osadas para el común de nuestros gobernantes.

Pero hay más evidencias, al menos experimentales de que las utopias pueden convertirse en distopías, y que nuestra búsqueda de bienestar puede transformarse en nuestro infierno; pongamos por caso el Universo 25, con ratones si. No es de extrañar que Wooley hay puesto este experimento de Calhoum ya conocido por casi todo el mundo aunque en mi opinión mal interpretado en su traducción en las comunidades humanas. usualmente se pone como ejemplo de la sobrepoblación pero en mi opinión hay otros factores asociado a la sobrepoblación y es la perdida de la motivación instintiva que tiene lugar con la ausencia de depredadores, la ausencia de imprevistos, la alimentación asegurada y el clima constante.

Para aquellos que aun no sepan como terminó el universo 25, les dejo aquí un video explicativo:

¿Habrá que pensar en una nueva clasificación psiquiátrica que estudie a estos mutantes?

Bibliografia.-

Michael Woodley (2017) Social epistasis amplifies the fitness cost of deleterius mutations engendering rapid fitness decline among modernized populations

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s