La histeria del trauma (V)

Cuando Freud cayó en la cuenta de que no todas sus pacientes habían sido víctimas de abusos sexuales durante su infancia abandonó la teoría del trauma “janetiana” si bien mantuvo los ejes de su pensamiento en torno a dos cuestiones seminales: había un trauma sexual y sin embargo ese abuso sexual no parecía haber sucedido en la realidad aunque si en la imaginación de sus pacientes.

Esto no quiere decir que abandonara la etiología traumática sexual de las neurosis, -como lamentan algunas pensadoras del mundo feminista- sino que perfeccionó su teoría para entender mejor qué había sucedido históricamente con sus pacientes.

Sigue leyendo

La histeria del trauma (III)

Freud llegó a Viena en 1886 y se asoció con Josep Breuer un otorrinolaringólogo con mucho prestigio en la sociedad vienesa y que descubrió el papel del oido interno en el mantenimiento del equilibrio, y que puede considerarse su mentor al menos en una primera fase de su establecimiento como médico. Fue Breuer quien le inició en su teoria de la abreacción: la descarga de emociones y afectos ligados a recuerdos, generalmente de experiencias infantiles penosas o dolorosas y que por esta razón habian sido reprimidas. En el contexto terapéutico, el supuesto es que el sujeto, al revivir las situaciones originarias a través de la palabra y otras expresiones conductuales o gestuales adecuadas, se liberaría de la tensión afectiva ligada a esas representaciones.  La abreacción formaba parte del metodo catártico   y se llevaba a cabo en estado de trance hipnótico, recordaba a las primitivas ideas de Janet sobre su concepto de “herida psíquica” y una cura en segunda intención (de dentro afuera y favoreciendo el drenaje).

Sigue leyendo

Una teoria unificada de la enfermedad mental

capture

El paradigma psiquiátrico predominante en la actualidad es el conocido como paradigma kraepeliniano y consiste en la convicción de que las enfermedades mentales son entidades naturales como las enfermedades médicas. No importa que ya sepamos que las enfermedades mentales son patoplásticas (sigan criterios culturales) estén fuertemente influenciadas por las creencias o zeitgeist de nuestro tiempo o muten hacia formas más benignas o más malignas. Seguimos creyendo que estas enfermedades son como las otras: entidades fijas que se repiten a sí mismas configurando una identidad sintomática. Además creemos tambien que estas entidades son discretas, esto es separadas unas de otras, a pesar de las fuertes evidencias de signo contrario.

Sigue leyendo