Victimas de la moralización.

Para hacer predicciones hacen falta leyes y no tenemos leyes de la evolución de la sociedad. (Mario Bunge)

doble_moral

Moralizar es el proceso contrario a naturalizar y podemos definir la moralización -siguiendo a Paul Rozin- como la adquisición de cualidades morales por parte de objetos y actividades que previamente eran moralmente neutras. Un ejemplo de ello es la esclavitud.o el consumo de tabaco, actividades neutras antes del siglo XVII o XX pero que hoy han pasado a ser actividades inmorales tanto la una como la otra.

Sigue leyendo

¿Por qué la psiquiatría está como está? (y II)

La Psiquiatria es gente (Nicolas Sartorius)

Lo cierto es que la enfermedad mental no puede reducirse a una enfermedad del cerebro pero al mismo tiempo es posible afirmar que no podría darse en un cerebro sin la complejidad del cerebro del Sapiens.

Dicho de otra manera, necesitamos contar con otras disciplinas, otros conocimientos para dar cuenta de lo psíquico. Necesitamos a la religión, a la mitografía, a la antropología, a la sociología, a la filosofía, a la literatura y al arte para poder comprender lo psíquico y  por tanto tambien las averías del mismo. Necesitamos poder comprender el sufrimiento mental y las fronteras que traza lo patológico con las adversidades de la vida y como estas intearctuando con ciertas vulnerabilidades genéticas llevan al hombre hacia la enfermedad.

Sigue leyendo

¿Qué es la histeria? (I)

El lenguaje narrativo resuena con múltiples significados contradictorios, alude a otras historias ya contadas y revela aspectos tanto cognitivos como afectivos del autor y de los sujetos. Si el conocimiento científico busca establecer verdades universales trascendiendo lo particular, el conocimiento narrativo alude a lo particular y a través de él, a verdades universales.  (Rita Charon)

A pesar de la opinión de Lasègue y de Israel sobre la imposibilidad de definir la histeria, la voy a intentar aunque no estoy seguro de que mi intentona no termine añadiendo más confusión en el lector. Para ello, el primer ejercicio que le recomiendo es que aparte de su mente el pensamiento categórico, algo que nos viene dado por naturaleza, pues la histeria no es una categoría sino una sopa, una especie de macedonia de frutas, donde es dificil discriminar la piña del melón o el melocotón de la uva.

Sigue leyendo