La hipótesis del germen gay

La homosexualidad pudiera ser un “síndrome darwiniano”, mucho más que una enfermedad o un pecado, los dos paradigmas asociados desde el inicio de los tiempos

virus.

Hace algún tiempo ya escribí un post acerca de otra de las hipótesis que se han barajado para explicar la conducta homosexual, me refiero a la hipótesis del gen gay. Los que leyeran aquel post ya estarán convencidos de que la hipótesis genética no explica la homosexualidad de ninguna manera pues  la heredabilidad para la homosexualidad masculina es baja a moderada (30 a 45%). Existe por lo tanto algún tipo de predisposición genética, pero es débil y puede ser simplemente un bajo grado de androgenización prenatal, como demuestra la baja concordancia entre gemelos homozigóticos . La homosexualidad es además demasiado frecuente para ser explicada por un mecanismo genético. En este sentido no aventuraré ninguna cifra por la diversidad de dificultades para computarlas cifras sobre este asunto, solo para decir que el estudio más serio que se ha llevado a cabo sobre la materia es el informe Kinsey.

Sigue leyendo

La estrategia del gorrión

No cabe duda de que nuestra especie es una especie fundamentalmente monógama como ya saben los lectores de este blog. Me he referido en demasiadas ocasiones a este aspecto de nuestra conducta sexual para incidir de nuevo en las razones (las ventajas) que para nuestra especie ha representado la monogamia.

Es posible concluir que la monogamia es una estrategia reproductivamente estable que ha reportado muchas ventajas a nuestra especie, de manera que es muy posible que se trate de una adaptación o bien se deba a un subproducto de la selección sexual. En cualquier caso lo que sabemos es que es la estrategia reproductiva más representada en nuestra especie si bien en convivencia con la promiscuidad o por decirlo en términos no tan clínicos, con el merodeo.

Sigue leyendo

Homúnculos y módulos de adicción

hmunculo

En un post anterior ya me referí a la idea original de Jerry Fodor respecto a la multimodularidad de la mente. Se trata de una idea que cuando fue publicada tuvo escaso éxito, sin embargo David Eagleman la retomó recientemente en su libro “Incógnito” si bien en lugar de módulos habla de “zombies”. Un libro que subtitula como “las vidas secretas de la mente”.

Sigue leyendo