Instrucciones para enloquecer (I)

La mente consume muchos mas recursos de los que el cerebro dispone (Bergson)

El verbo “enloquecer”  contiene al menos dos acepciones, la primera hace referencia a una conducta irracional, incomprensible, algo que no puede explicarse a través de la inteligencia o la comprensión humanas. La segunda acepción es la clínica y se refiere al territorio de la psicosis o la melancolía a la que consideramos una patología y que aunque no pueda ser comprensible -en la conceptualización de Jaspers- al menos es explicable médica o psiquiátricamente.

Sigue leyendo

La corredora obligatoria

mito.jpg

Julia comenzó a dar pruebas de que algo no andaba bien el día en que su abuela murió. Se dio la circunstancia de que fue ella, Julia, la que encontró a su abuela muerta en casa y la que dio el aviso. A partir de ese dia comenzó a dar signos de desequilibrio; al principio fue la reacción exagerada con que reaccionó ante la muerte de su abuela, y la segunda fue su incapacidad para sobrellevar el duelo: el mismo día del entierro Julia se negó a ir al entierro y fue precisamente a partir de entonces cuando comenzó a cambiar su estilo de vida, fue entonces cuando comenzó a correr.

Sigue leyendo

Encefalitis y catatonía: el vínculo

Es bastante dificil ver hoy a un enfermo catatónico, todo pareciera indicar que la catatonía ha desaparecido de la faz de la tierra y cuando la vemos inmediatemente y -siguiendo el criterio kraepeliano- la categorizamos como una forma de esquizofrenia a pesar de que su descriptor Karl Kahlbaum en 1874, ya había supuesto que se trataba de una enfermedad autónoma.

Sigue leyendo

Las tres caras de Eva

eva

Recientemente he vuelto a visionar la película de 1957  “Las tres caras de Eva” debido a que necesitaba documentarme sobre “personalidad múltiple” en relación con mi curso-seminario sobre “La traumática historia del trauma”.

Sigue leyendo