La histeria del trauma (III)

Freud llegó a Viena en 1886 y se asoció con Josep Breuer un otorrinolaringólogo con mucho prestigio en la sociedad vienesa y que descubrió el papel del oido interno en el mantenimiento del equilibrio, y que puede considerarse su mentor al menos en una primera fase de su establecimiento como médico. Fue Breuer quien le inició en su teoria de la abreacción: la descarga de emociones y afectos ligados a recuerdos, generalmente de experiencias infantiles penosas o dolorosas y que por esta razón habian sido reprimidas. En el contexto terapéutico, el supuesto es que el sujeto, al revivir las situaciones originarias a través de la palabra y otras expresiones conductuales o gestuales adecuadas, se liberaría de la tensión afectiva ligada a esas representaciones.  La abreacción formaba parte del metodo catártico   y se llevaba a cabo en estado de trance hipnótico, recordaba a las primitivas ideas de Janet sobre su concepto de “herida psíquica” y una cura en segunda intención (de dentro afuera y favoreciendo el drenaje).

Sigue leyendo

Histeria del trauma (II)

Freud abandonó Paris y la Salpetrière de Charcot en 1886 y volvió a Viena, donde abrió consulta llevándose consigo una idea y una herramienta. La idea era la de Pierre Janet: que la histeria era una enfermedad de causa traumática, y más concretamente que se debía a un trauma sexual. La herramienta era la hipnosis con la que habia trabajado Charcot y el mismo Janet. El tratamiento consistiría en averiguar qué sucedió escarbando en los recuerdos reprimidos de los pacientes.

Sigue leyendo

La neotenia psicológica (y IV)

vendado

Hace cierto tiempo hablé en un post anterior de un fenómeno singular, me refiero a la evidencia de que a pesar de que somos cada vez más inteligentes parecemos más estúpidos. Decía entonces que:

Lo cierto es que el efecto Flynn contiene no pocas paradojas, como por ejemplo la evidencia de que efectivamente la gente joven de hoy día parece muy inteligente pero emocionalmente padece severos déficits no solo para gestionar sus emociones sino para mantener relaciones interpersonales solidas y duraderas. Dicho de otra forma: la gente parece muy inteligente para unas cosas y bastante idiota para otras, algo que ha merecido el nombre de smarts idiots.

Sigue leyendo

Identidad e identidades fugitivas (II)

identidad1

La identidad va construyéndose con los materiales de la familia, el apego, las identificaciones preedípicas (arcaicas) y edípicas, y tambien naturalmente con las posibilidades genéticas. Hoy sabemos a través del concepto de “prepared learning” que existen unos aprendizajes fáciles (como la adquisición del lenguaje) y otros no tan fáciles que requieren ciertas disonancias entre lo percibido y lo real. No se puede elegir ser cualquier cosa, hay una serie de habilidades que todos tenemos y que con el tiempo iremos conociendo. Y una identidad segura es aquella que se construye con los ladrillos de nuestras habilidades y nuestra esencia (valores morales y culturales).

Sigue leyendo