Síntomas médicos inexplicables


la_enfermedad_G

Los que leyeron el post anterior ya saben qué es una metáfora y también que los conflictos psicológicos pueden expresarse en el cuerpo a través de metáforas, también puede suceder al revés: que un conflicto biológico se exprese psíquicamente. También existen metáforas sociales mediante las que los médicos trasmiten información a la población, un ejemplo de esto es la metáfora militar frecuentemente utilizada para describir el cáncer y sus tratamientos, algo que ya fue señalado por Randolh Fillmore.

La poesía a través de la construcción y penetración de metáforas personales, la música como generadora-evocadora de estado emocionales no lingüisticos, el arte en general, la hipnosis y el trance así como los sueños son ejemplos cotidianos de nuestro trasiego con metáforas bienhechoras u hostiles.

En el post anterior hablé de la anorexia mental y de aquella curiosa superposición de síntomas biológicos -la inanición y la amenorrea- y psíquicos: la negativa a alimentarse y el horror a la obesidad.

También hablé de que que la inanición anoréxica era en realidad un subproducto del fitness, de la búsqueda de aptitud-atractivo y que aunque  existe una contradicción lógica entre aquella que quiere resultar atractiva y el resultado de la inanición, esta idea solo es contradictoria para una mente racional pero no para un cerebro anoréxico cuyo fitness biológico se enreda entre esa búsqueda de delgadez que le viene sugerida por el entorno social.

El cerebro elige -equivocadamente- la inanición como método de fitness aunque la inanición condene a la paciente a la esterilidad.

No sucede solamente con la anorexia sino con todos esos síntomas que han venido en llamarse “médicamente inexplicables” y que no son sino la versión moderna del viejo concepto briquetiano de la somatización.

Cómo se forma una somatización.-

Una somatización es el traslado de una estructura desde un lugar a otro, una especie de mudanza.

En este caso desde un lugar mental -intangible- hasta un lugar corporal.

El deseo de delgadez es una estructura con forma (morfogenética), algo con sentido cultural, un patrón de deseabilidad. Que puede estar o no estar entre los deseos conscientes de una joven, el caso es que está entre los deseos de una cultura lo que viene a señalar que los patrones morfogenéticos no poseen localidad: pueden residir entre el catálogo desiderativo de una muchacha pero basta con que se encuentren en la cultura a la que esa joven pertenece para que esta persona pueda somatizarlo, es decir lo traslade al cuerpo.

Lo mismo sucede con las amenazas que proceden del medio ambiente. No es necesario que una persona sea timorata o tenga un excesivo miedo al daño para desarrollar un trastorno por dolor inexplicable, basta con residir en un entorno que aborrezca del dolor, lo tema y propugne un estilo de vida hedonístico. Este tipo de entornos son tan necesarios para la emergencia del dolor inexplicable como los entornos opulentos para la aparición de los trastornos alimentarios.

El dolor sin causa médica es un “como si” nuestro organismo hubiera sido atacado por una enfermedad, algo que pone en marcha un programa de reparación atávico, la inmovilidad que llamamos “conducta de enfermedad”, un patrón de respuesta que ya fue descrito por el mismo Briquet, somatización y conducta de enfermedad suelen ir pues de la mano.

El cerebro humano se parece más a un ordenador cuántico que a un ordenador digital. No se limita a procesar eventos según la lógica binaria (1 o 0, aunque también sepa hacerlo) sino que opera según un modelo de procesamiento cuántico. Significa que sus quantums de información no se encuentran, como los bits digitales, bien en on o bien en off (en 0 o en 1) sino que en el caso del cerebro existe un estado entrelazado de forma coherente. Es decir está o puede estar en ambos estados a la vez, y además no puede saberse donde está en un momento determinado.

qbit_es

Es por eso que en el cerebro no hablamos de bits sino de qubits, una especie de bits que viajan en quantums, en paquetes.

El qubit es la unidad mínima de información cuántica, un paquete de medidas por así decir trasladándolo a las operaciones cerebrales.

Para entender mejor este concepto cibernético-cuántico es mejor que usted visite este enlace. Aqui me voy a ocupar simplemente de aplicar estas explicaciones a la comprensión de la somatización como una forma de teleportación cuántica es decir de la manera en que una estructura se traslada de lugar sin perder información sobre sí misma.

Hylan ME es el autor responsable de una nueva teoría llamada “enmarañamiento cuántico” basada en la mecánica cuántica, la teoría del caos y la complejidad. En ella el organismo es considerado un sistema complejo con capacidad de autoorganización según patrones definidos genéticamente y cuyo sistema de retroalimentación procede precisamente del enmarañamiento cuántico (aqui está en inglés el articulo original de Hilland). O dicho de otra manera la realidad vendría a modular las producciones del cerebro añadiendo y superponiendo información que puede ser coherente con la del portador o incongruente.

Más que eso: no podemos predecir quién, ni cuanto ni como será victima de esa superposición. Algo que convierte el adverbio imposible en este otro: probable.

El grado de probabilidad es pues la operación matemática más importante que realiza estos quantums de información, nadie puede saber si penetrarán o no penetrarán en un organismo dado. Por ejemplo no sabemos el por qué las campañas sanitarias no logran disminuir algunas enfermedades ligadas a estilos de vida, por qué el miedo al cáncer no es capaz de disminuir el consumo de tabaco o el consumo de alcohol en relación con los accidentes de tráfico. Y por qué resulta tan fácil la penetración de otros quantums como el de la delgadez, el éxito social, la agresión contra mujeres o el uso recreativo de drogas.

La no linealidad es una asignatura que debería ser obligatoria para nuestras autoridades sanitarias y sólo la teoria del enmarañamiento cuántico podrá explicar algún día por qué las agresiones de género son mas frecuentes en aquellos paises con una educación más igualitaria (Finlandia por ejemplo), que parece desdecir la idea de que las agresiones contra la mujer son producto del “machismo” de una educación desigual.

Este modelo ha sido propuesto como el proceso capaz de explicar la relación entre las personas, la interacción terapéutica, el proceso de curación y la dinámica interactiva entre el cerebro y la mente en el sujeto individual.

Dicho de otra forma la teoría del enmarañamiento cuántico nos permitiria conocer por que unos médicos curan más que otros, por qué se curan los pacientes que se curan o por que no se curan aquellos que no lo hacen.

Aqui Hylland se hace esta misma pregunta.

La salud consistiría no solo en el buen funcionamiento automático de cada órgano sino el “para qué” de su función. La conciencia guiada por la intención representa la herramienta directa de interacción en el campo cuántico a través del cual podemos modificar la realidad, incluyendo la parte que entendemos como salud (Tomás Alvaro, 2009).

En este sentido la somatización seria la teleportación de un quantum -como mínimo- de información enmarañada y sin localidad que lograría penetrar en los individuos a través de sus creencias e instalarse en un determinado órgano o aparato  siguiendo las leyes metáforicas personales según que el individuo las haya ido construyendo a través de su biografía simbólica.

En este sentido lo que la somatización aportaría a la enfermedad puramente física sería precisamente que tiene sentido para el sujeto que la sufre. Algo que probablemente comparte con otras enfermedades físicas aunque por el momento no es conveniente que identifiquemos la somatización con el proceso de enfermar orgánico.

Lo que el individuo “respiraría” sería un conjunto inextricable de ruidos y señales procedentes del medio que llegarian a parasitar su cerebro en forma de certezas, convicciones, creencias o errores y distorsiones cognitivas a la que nuestro cerebro es tan aficionado para después pasar al polo físico, tanto más intensamente cuanto menos sea la capacidad del cerebro para desentrañar la madeja y devolver los detritus al exterior en forma de una conducta, cognición o pensamiento adaptado y eficaz. La enfermedad -la somatización- representaría pues el fracaso del cerebro a la hora de discriminar el ruido de la señal, la verdad de la mentira, lo irrelevante de lo fundamental.

El cerebro enfermaría así al cuerpo a costa de preservar una lucidez consensuada.

Y los médicos no encontraríamos nada averiado en una persona así a pesar de entender que está sufriendo, a veces ni siquiera vamos a encontrar este sufrimiento pues el paciente puede mostrar signos de una nueva vitalidad como siempre sucede en la anorexia mental y en todos aquellos estados donde no existe conciencia de enfermedad.

En realidad el constructo somatización, la etiqueta “sintomas médicos inexplicables” y la teorización que Smith realizo en 2002 acerca de las no enfermedades son el mismo concepto y se trata de efectos yatrogénicos de la medicalización y la psicologizacion de nuestra realidad cotidiana y de una búsqueda obstinada y determinista de causas lineales en el malestar humano, como también la imposición -por parte de los expertos- a la opinión publica de sus constructos teóricos.

Smith en su articulo llegó a listar unas 200 enfermedades inexplicables o que al menos no podian ser explicadas a través de las teorias vigentes y políticamente correctas. Un ejemplo de esta cuestión es la relativa a la jaqueca, cuyo origen vascular y genético junto con otros exóticos desencadenantes (viento, coito, alcohol, sol y chocolate)  preside aun hoy las teorías de los neurológos convencionales. En este post existe buen material para completar esta información, se trata del blog del neurólogo Arturo Goicoechea. que mantiene opiniones bien distintas a las oficiales sobre el asunto.

La primera hipótesis que se sostuvo sobre la somatización fue la del engaño deliberado, no es de extrañar que las primeras somatizadoras descritas fueran mujeres histéricas y encerradas en un asilo, un verdadero caldo de cultivo para el contagio de quantums de información sobre la enfermedad. Tardamos unos cien años en entender que la somatización no es sólo un fenomeno histérico sino universal y que descontando algunos casos de mala fe, de querulancia o de beneficio obvio, la somatización es verdadera -no fingida- aunque mantenga ciertas semejanzas con el simulacro puesto que es una simulación que realiza y ejecuta nuestro propio cerebro por sí mismo y no hay que olvidar que la función del cerebro es simular realidades intencionales.

Los síntomas médicos inexplicables son costosos para el sistema de salud e incómodos para los médicos que parecen manejarse mejor con los datos objetivos y con las pruebas que obtienen de sus analíticas y radiografías, lo que añade un elemento mas de perturbación: la incomodidad se convierte en irritación y más tarde en rechazo y sospecha generalizada de simulación.

Y otra vez volvemos al siglo XIX y a la convicción de que la histeria y fingir una enfermedad son la misma cosa.

Fue por eso que Slater, ponente de los DSMs americanos propuso la desaparición del término.

Y la histeria desapareció de los manuales, hoy ya no puede diagnosticarse: sus bienes se repartieron entre sus herederos y de sus restos sólo quedó una sospecha:

Que algunas personas fingen sus enfermedades o se las autoprovocan.

Y no es posible salir de ahí con los instrumentos cartesianos de causa-efecto que manejamos desde el siglo de las luces.

Los médicos debemos empezar a aprender física cuántica y a intentar aplicarla a nuestro quehacer.

La causalidad lineal no ha muerto pero deberá comenzar a convivir con la causalidad no lineal, se impone un cambio de mentalidad.

Un mensaje para los médicos del futuro:

La somatización es no sólo la teleportación de un nivel a otro (de arriba abajo) de un paquete de medidas de urgencia sino también la superposición cuántica de dos informaciones no coherentes entre si, como un acorde disonante.

Bibliografia:

La teleportación cuántica en Sherson SF et alt, Nature, 2006: “Quantum teleportation between light and matter”.

Las no enfermedades (2002) en Smith R. “In search of no disease” BMJ

Tomás Alvaro en “Krisis”, (varios autores), recopilado por Manuel Almendro. La llave. Vitoria 2009.

28 pensamientos en “Síntomas médicos inexplicables

  1. La verdad Paco es que no tengo ni idea de física cuántica y, a pesar de que he intentado acceder varias veces al nivel de divulgado lego, sigo sin poder captar la relación entre actividad neuronal y cuántica. Así que no puedo hacer otra cosa que reconocer que no he entendido nada.

    Sí que estoy de acuerdo en lo de la intencionalidad. La conciencia es un proceso intencional, un estado probabilístico de relevancia y que la cultura al uso sobre percepción somática pone muy difíciles las cosas al pobre cerebro a la hora de dar con las probabilidades más adaptativas.

  2. Te recomiendo leas a Penrose en uno de sus libros sobre la conciencia traducidos al español, se titula “Sombras en la mente” y junto con Hameroff, han elaborado una teoria de como hacen las células para computar lo incomputable desde la fisica convencional. La propuesta puede ser sólo una hipótesis (que no está confirmada) pero abre una puerta a la comprensión de qué es y como emergió la conciencia. Yo sólo tengo de esto un conocimiento intuitivo pero algunas de estas formulaciones sirven para explicar cosas que nunca encontraron progenitores que la albergaran, me refiero en este caso a la somatización.

  3. La escala en la que ocurren las sinapsis neuronales es varios órdenes de magnitud superior a la escala en la que se dan los fenómenos cuánticos. La hipótesis de Penrose era solo una hipótesis y, de momento, lo tiene todo en contra y nada a favor para ser verdad. Cualquier apelación a la mecánica cuántica para hablar de la mente sólo puede ser metafórica y no real.

  4. Precisamente este post va sobre eso: una metafora es la version linguistica del mismo fenomeno quer conocemos con el nombre de somatizacion, que siendo metaforico duele como si fuera real. Una traslación o teleportación. ¿Que dice la mecanica clasica sobre esto?
    Hombre Jose Luis, que me digas que en la mente no hay ni rastro de cuantica es una broma, todo el mundo sabe que alli (en la mente) la causalidad lineal se cae por su base.
    No linealidad y no causalidad, sólo tienes que observar cualquier sueño tuyo para darte cuenta de eso.

  5. pacotraver:

    Me parece bien hacer metáforas si ayudan a entender las cosas. Pero uno corre el peligro de tomárselas (o que se las tomen) demasiado en serio.

    La mecánica clásica no dice nada sobre la teleportación. La cuántica sólo dice que hay estados entrelazados entre algunas partículas.

    No veo qué tiene que ver la mecánica cuántica con la causalidad lineal. La mayoría de las relaciones no cuánticas son no lineales y muchas cuánticas son lineales (la superposición de la función de onda o superposición cuántica es lineal).

    La causalidad existe en mecánica cuántica como existe en la clásica, es decir, existe en nuestra interpretación de los fenómenos y cómo los entendemos dentro de un modelo o teoría. Lo que no existe en mecánica cuántica es determinismo hasta el punto que le gusta a nuestra intuición, sino probabilidades de ocurrencia de los sucesos, pero estas probabilidades siguen una distribución perfectamente determinada.

    Hoy por hoy la hipótesis de Penrose no ha dado sus frutos y sigue sin haber rastro de mecánica cuántica en el funcionamiento del sistema nervioso. No más que en el aparato digestivo, por lo menos.

    Por otra parte, no veo que la aleatoriedad sea un mejor substrato que el determinismo para hablar de la mente. Nuestra percepción es que por lo menos algunas cosas las controlamos. El azar no nos da más control sobre ellas. Sobre las que no controlamos nos da igual una cosa que la otra.

  6. No, si lo que yo digo es que las metáforas algunos -no yo- se las toman al pie de la letra, me refiero a la somatización. Todo el mundo admite que eso existe pero nadie sabe cómo se transforma un conflcito psiquico en un dolor orgánico por ejemplo.
    Ya se que la mecánica clásica o la medicina newtoniana no dicen nada de teleportación, eso es un hallazgo -aun en fase experimental- de la mecánica cuántica.
    Explicame como hace un conflicto psíquico para transformarse en un síntoma fisico con los parametros de la mecanica clasica, por cierto que eso no tiene nada que ver con el azar sino con el pseudoazar.
    A los ojos del caos el azar no existe.
    https://pacotraver.wordpress.com/2008/09/15/determinismo-y-libre-albedrio/

  7. Por cierto los fenómenos cuánticos se dan en todas las células del organismo y también en las neuronas y lo hacen además simultáneamente con los procesos lineales bien conocidos ,lo que nos permite ser tan previsibles /determinados) e impredecibles (caóticos) al mismo tiempo.

  8. pacotraver:

    Yo no sé de psicología ni de psiquiatría más que lo que voy leyendo aquí y allá, así que no soy quien para contestar a la pregunta de cómo se transforma un conflicto psíquico en dolor físico. Ni siquiera sé cómo está documentado eso ni el alcance de esa afirmación.

    Pero sé un poco de física y de matemáticas (y alguna cosilla más) y de eso he hablado. Los fenómenos cuánticos se dan en la escala de los átomos y no en la escala de las células. Desde luego no en la escala de los órganos y sistemas del cuerpo. No son los fenómenos cuánticos (la función de onda, la superposición, el entrelazamiento, el vacío cuántico,…) los que hacen impredecible el sistema nervioso y, con él, la mente, sino la complejidad del sistema. Por lo menos hasta que alguien encuentre algún fenómeno cuántico dando cuenta de algún fenómeno psicológico.

    Dicho de otra manera. Tenemos el hecho de la complejidad de las conexiones entre neuronas y el hecho de que las reacciones que marcan las sinapsis son reacciones químicas de las de toda la vida. Esto nos da un nivel de impredecibilidad muy alto. La hipótesis de que los fenómenos cuánticos puedan añadir algo relevante al nivel de impredecibilidad está sin demostrar y no parece hacer falta. Desde luego que podría ser correcta, ¿quién sabe? pero todavía no tenemos nada.

  9. Es verdad que no tenemos nada con “hueso” que llevarnos a la boca pero sabemos algo: los fenómenos mentales no parece que puedan ser explicados a través de neuronas procesando estímulos electromagnéticos, eso es seguro.
    Y tambien es verdad que tu sabes mas de fisica y yo de psiquiatría de manera que para mi las teorias del caos, la cuántica, y esa teorías que para algunos físicos están solo circunscritas al ámbito de lo diminuto me ofrecen intuiciones que me permiten comprender algunas cosas, como por ejemplo la somatización.
    ¿Como una estructura se traslada de lugar conservando toda su energia y forma?
    ¿como un patrón de de desabilidad social acaba incrustado en el cuerpo de una joven?
    Para mi eso solo puede ser explicado a través de una modelización cuántica de la realidad: hay algo sutil que está más allá de lo material que puede convertirse en material

  10. Pero es que en la mecánica cuántica no se traslada nada de lugar ni hay nada más allá de lo material.

    Para ganar algo de explicación hace falta explicar fenómenos con un modelo que no se explican con el otro. ¿Cómo ayuda la mecánica cuántica a explicar que un patrón de desabilidad social acaba incrustado en el cuerpo de una joven? No veo cómo lo hace. No hay ninguna ley de la mecánica cuántica que te haga pasar de lo uno a lo otro, por tanto no hay ninguna explicación cuántica de ese hecho. Hay tal, como decíamos, una metáfora o una posible hipótesis que explorar, pero nada más.

    Estamos al comienzo de conocer todo lo intrincado del sistema nervioso y su funcionamiento. Las hipótesis sobre el desarrollo a partir de la codificación genética, añadido a la maleabilidad ambiental de las conexiones neuronales y a la compleja red que se crea y que se comunica con mensajes químicos y eléctricos ha dado buenos resultados. ¿No es pronto para abandonarla?

    Que conste que no me parece mal explorar otras alternativas. Penrose podía haber tenido razón. En algún otro nivel tal vez la tenga.

  11. No, no yo no hablo de abandonar nada, no temas por eso, la industria de la genomica no tirará la toalla tan facilmente.
    Respecto a la teleportación es un fenomeno cuántico y aqui abajo lo explica, solo tienes que ponerlo en el buscador de google para ver qué es un procedimiento cuántico.
    Yo, sin embargo no soy tan optimista como tu: no creo que el camino de los genes, las moleculas y las sinapsis nos vaya a llevar a parte alguna, yo confio muy poco en la química, creo que será la física la que nos ayudará a los psiquiatras en un futuro cercano.
    Aqui tienes lo que es teleportación segun la wiki:
    http://es.wikipedia.org/wiki/Teleportaci%C3%B3n

  12. A mi me parecen peligrosas estas extrapolaciones que se hacen entre aspectos de disciplinas gnoseológicamente distintas. Creo que hay más especulación filosófica que verdadero conocimiento sustancial. Me parecen peligrosas porque oscurecen un poco el entendimiento que se pueda tener de ellas. La dinámica de esta confusión yo la establecería sobre todo, en la mezcla de conceptos (en este caso) psicológicos y físico-cuánticos, que como dice José Luis, ambos campos conceptuales se encuentran en planos funcionales diferentes. Recomiendo leer en el blog de Ferreira, la serie que tiene llamada ”Las piezas lego de la naturaleza. La historia más extraña jamás contada”. A mí en particular me ha ayudado a comprender de forma ”sencilla” todo el tema cuántico que ya es a priori aparentemente inexplicable.

  13. Hola Sergio:
    Yo también he leído esa serie y no me ha servido para mi práctica, es demasiado técnica, demasiado pegada al terreno, la obra de un físico que no arriesga. Lo cierto es que un físico no es un humanista y no tiene porque arriesgar, por eso a mi me parece bien cualquier postura pero yo creo que los que tenemos que optar somos los médicos que nos enfrentamos a problema insolubles con la ciencia actual, mejoramos lo que podemos pero intuimos que podríamos ir mas allá. con un pequeño cambio de mentalidad, tenemos el culo pelado de observaciones que no caben en la ciencia determinista. Yo nunca he entendido porque la telefonia movil ha progresado tanto en pocos años y la psiquiatría tan poco,
    A mi me interesa mas el conocimiento en si mismo que la demostrabilidad de sus axiomas. Que demuestran aquellos a los que les pagan para demostrar, a mi me interesa lo humano y para eso me pagan.
    Y no es nada peligroso cuando el que arriesga es un medico, psiquiatra con 35 años de dedicación que además tiene responsabilidades de gestión de un servicio, lo peligroso en mi caso sería adherirme al terreno de lo conocido y creer que hago lo correcto

  14. ”Yo nunca he entendido porque la telefonia movil ha progresado tanto en pocos años y la psiquiatría tan poco”

    A lo mejor puede que sea por algo ¿No?. Puede que algunos métodos psiquiátricos estén siendo sustituidos por otros mas resolutivos que no pertenecen al campo de la medicina. Cada campo categorial está compuesto de sus términos técnicos y por eso actúan como términos porque son técnicos, es decir, son particulares de esa categoría.

    La creatividad es fundamental.
    Pero me parece que dependiendo de la disciplina que uno ejerza, debe buscar sus fuentes de inspiración en contextos mas o menos coherentes y correlacionados con su profesión. Por eso me parece muy difícil (y por eso te admiro y te leo) lo que tu haces, es decir, crear posibles relaciones conceptuales que aparentemente parecería imposible sacar algo en claro de ellas.

    Los físicos no son tan humanistas por razones obvias. Se mantienen en un nivel de abstracción mas elevado, que a veces les hace distanciarse de lo ”demasiado humano”. Esto no es malo ni bueno, es. Cada uno con su cosa.

  15. Todos tenemos un movil pero no deja de ser un aparato misterioso, no tiene cables y sin embargo podemos oir con él voces de personas que estan en la otra parte del mundo. Todo el mundo está acostumbrado a él pero nadie sabe como funciona, e spor eso que muchos creen que su secreto está dentro de él, escaran ahitratando de encontrar la procedencia de esas voces, pero el secreto del movil no está en su interior sino fuera de él. Son ondas que no vemos pero que todos admitimos su exsitencia, pero sin terminar de comprender como hace ese aparato para decodificar las ondas y transformarlas en voces.
    Algo asi pasa con las neurociencias, nos empeñamos en escarbar dentro del cerebro y dejamos de atender a lo que hay fuera. Es por eso por lo que le telefonia progresó y no tanto las neurociencias.
    Creo yo.

  16. pacotraver

    ¿En qué quedamos? ¿Es metáfora o es real la vinculación que haces entre mente y mecánica cuántica? En un comentario reconoces que es metáfora, pero en los siguientes pareces decir lo contrario.

    La razón del lento progreso de algunas ciencias es la complejidad del objeto de estudio. Pasa en la psicología, pero también en la economía y en la climatología. Podemos saber que algunas estructuras son más estables o que algunas condiciones implican tales fenómenos con mayor probabilidad, pero no podemos hacer predicciones precisas. No creo que la economía ni la climatología deban acudir a la mecánica cuántica por ello.

  17. Jose Luis:
    Tal y como apunto en el post la metáfora es una versión lingüistica de un hecho más general. El dolor neuropático por ejemplo puede ser una metáfora del daño pero se siente -se conciencia- directamente como dolor y aun así sigue siendo una metáfora, una traslación de una posibilidad, una amenaza de daño procedente del medio ambiente.
    Es por eso que uso el termino metáfora en los dos sentidos.
    Por cierto fue un climatologo el que enunció las leyes del caos o algunas de ellas.

  18. Penrose puede opinar lo que quiera, si tuviera pruebas las aportaría. Además, está opinando fuera de su área de conocimiento, que es la física y la matemática. Ya he dicho que presentó una hipótesis y no la demostró.

    Entonces hay dolor y hay metáfora del dolor, pero no hay nada realmente cuántico en todo ello.

  19. Soy neurólogo e interesado en comprender al máximo los llamados “correlatos neuronales de la conciencia”. Soy consciente de que para aproximarme a la comprensión del mundo aparentemente simple de los síntomas debo solicitar información a los expertos de múltiples áreas. Ese empeño me ha llevado a mundos que no alcanzo pero que me ayudan a intuir desde mis limitaciones universos neuronales posibles. Me fascinan las proteínas, las membranas, las sinapsis, los equilibrios imposibles, la autoorganización… También me fascinan la física cuántica y la matemática de la complejidad pero no entiendo nada. Me maravilla mi ignorancia y el conocimiento de otros y he aprendido a guardar un respetuoso silencio sobre aquello que ignoro. Agradezco que los expertos me pongan en mi sitio si me atrevo a opinar sobre lo que mi imaginación me impulsa a hacerlo.

    Creo que la fascinación de la cuántica no nos está favoreciendo en nada a los que intentamos acercarnos a los procesos celulares o intercelulares. Creo que debemos pedir a los físicos y matemáticos que nos orienten y nos pongan los pies en la tierra.

    Llevo muchos años reflexionando sobre dolor y estoy de acuerdo con José Luis: no hay nada “realmente”cuántico en todo ello.

  20. Muy complejo esto para quienes entendemos muy poco , por no decir que casi nada de la cuantica..Sin embargo creo que puede ser una nueva aproximación que nos ayude a entender más el sufrimiento humano. y por ende a ayudar al otro en lo que podamos. Me pregunto entre muchas otras inquietudes, como abordar esto, este sufrimiento humano, esa somatización de la persona, a nivel psicoterapéutico..?? Pues de alguna forma somos un caldo de cultivo cuantico , en el sentido de la incertidumbre, de que todo está conectado, de las infinitas posibilidades de cualquier suceso….de poder somatizar en cualquie momento y desconocer que sucede con uno…Somos demasiados humanos y quizá eso dificulte la total comprensión del ser, de nosotros..Por otra parte si consideramos que las celulas es la expresión más pequeña de conciencia y de que todo está entrelazado, pudiera la cuantica arrojarnos más luz..? A fin de cuentas es importante que estemos mas en el presente y vivir en armonia..Gracias por toda esta información, que reunire en el espacio cuantico de mis celulas…!!!

  21. Pingback: Caquexias de origen inexplicable « neurociencia-neurocultura

  22. Pingback: Remisiones espontáneas « neurociencia-neurocultura

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s