La psiquiatría y la psicología evolucionista: una extraña pareja.


evolutionary

Marco del Giudice es un profesor de psicología de la Universidad de Nuevo Méjico muy interesado en la intersección entre el evolucionismo y la psicopatología y que recientemente ha publicado un libro acerca de estos tópicos que son los que voy a comentar en este post. al menos algunos.

Una de los temas que aborda del Giudice en este libro y que me han parecido de interés es la separación que hace en su “teoría de la vida” de dos tipos de estrategias bien distintas, la estrategia lenta y la estrategia rápida:

Las estrategias rápidas ( “vive rápido, muere joven”) están bien adaptadas para entornos peligrosos e impredecibles. Cada organismo tiene una probabilidad bastante alta de morir al azar de alguna manera, inevitable antes de la edad adulta; La especie sobrevive por números absolutos. Los organismos rápidos deben crecer lo más rápido posible para maximizar la posibilidad de alcanzar la edad reproductiva antes de que mueran de forma impredecible. Deben aparearse con cualquier organismo de su alrededor, para maximizar la posibilidad de aparearse antes de que mueran. Deben ignorar a sus descendientes, ya que esperan que la mayoría de ellos mueran de todas formas , y ya que tienen demasiados de los que cuidar. Deben estar dispuestos a asumir riesgos, ya que la desventaja (muerte sin reproducción) ya es su expectativa por defecto

Las estrategias lentas sin embargo están adaptadas a entornos más seguros, o entornos complejos predecibles cuyas complejidades se pueden dominar con suficiente tiempo y esfuerzo. Los animales de estrategia lenta pueden tardar mucho tiempo en crecer y /o aprender a cazar, ya que necesitan lograr dominar muchas habilidades antes de dejar a sus padres. Pueden ser muy exigentes, ya que tienen todo el tiempo del mundo para elegir; estos individuos solo tendrán unos pocos hijos cada uno, y deberán asegurarse de que cada uno de ellos tenga los mejores genes posibles y llegue -a su vez- a reproducirse. Deben trabajar duro para criar a sus descendientes, ya que cada niño representa una parte sustancial de las perspectivas de su línea genética. Deben evitar los riesgos, ya que el inconveniente (muerte sin reproducción) sería catastróficamente peor que el incumplimiento, la expectativa es la diversificación y tener muchos descendientes en dos o tres generaciones.

Lo que del Giudice plantea es ¿qué pasa si las estrategias de historia de vida difieren no solo entre especies, sino entre individuos de la misma especie? ¿Y si esta teoría se aplicara dentro de la población humana?

Del Giudice intenta responder a estas preguntas basándose en una predicción de individuos a través de sus rasgos de personalidad identificativos ¿Por qué algunas personas son más asquerosos que otros?¿Qué significado tiene la hipofobia? ¿Por qué hay personas que ahorran mientras otras gastan sus recursos aquí y ahora? ¿Por qué alunas personas evitan los encuentros sexuales mientras otras se comportan de forma promiscua?. La idea del autor es que todos estos rasgos correlacionan con lo que el llama estrategias rápidas y estrategias lentas.

Ahora me interesa hablar de los genes ahorradores:

Ha habido algunas investigaciones sobre la hipótesis del fenotipo de thrify : si un feto está desnutrido mientras está en el útero, tendrá un mayor riesgo de obesidad más adelante. Define un mecanismo que titula ” mira a tu alrededor”, algo así como si el feto dijera  “Parece que estamos en un ambiente de poca comida, entonces diseñaré mi cerebro y mi cuerpo para comer y guardar comida cuando esté disponible y  almacenaré gran cantidad de grasa para cuando vengan mal dadas”.

La deprivación del feto intrauterina tiene lugar cuando suceden algunas cosas como estas, 1) la madre está a su vez deprivada, 2) la madre es añosa o 3) la madre tiene una insuficiencia placentaria. Lo que plantea del Giudice es que entonces el feto modula los genes relevantes para que esto suceda. Es decir predice un entorno deprivado y una estrategia lenta.

Del Giudice parece suponer que un mecanismo epigenético similar a “mira a su alrededor” al mundo opera durante los primeros años de vida para tratar de averiguar si estamos viviendo en el tipo de entorno peligroso impredecible que necesita una estrategia rápida, o un tipo de un entorno seguro y manejable que necesita una estrategia lenta. Dependiendo de su predisposición genética y las características observables del entorno, este mecanismo “toma la decisión” de “encerrarlo” en una estrategia concreta, configurando los rasgos de su personalidad más hacia un lado u otro.

Las dificultades de la psiquiatría con la psicología evolucionista.-

La psiquiatría es difícil de analizar desde una perspectiva evolutiva, en realidad las enfermedades mentales desde un punto de vista evolutivo no debieran existir, puesto que la mayoría de los trastornos psiquiátricos son al menos algo genéticos, y la mayoría de ellos disminuyen la aptitud reproductiva son por así decir contradictorios con los puntos de vista de la selección natural.

Un buen ejemplo de este tipo de cosas es la explicación que dan los psicólogos evolucionistas a la homosexualidad, una paradoja evolutiva. Es por ejemplo la teoría de Greg Cochran de que la homosexualidad debe ser causada por algún tipo de infección ; Él no ve otra forma en que podría seguir siendo un comportamiento humano sin ser seleccionado negativamente por la evolución. (la hipótesis del germen gay)

Del Giudice hace lo mejor que puede dentro de este marco. Intenta clasificar las condiciones psiquiátricas en unas pocas categorías basadas en posibles mecanismos evolutivos.

Primero, hay condiciones que son estrategias evolutivas plausiblemente buenas, y a las personas o a sus culturas simplemente no les gustan. Por ejemplo, la ninfomanía (la promiscuidad) es desafortunada desde una perspectiva personal y social, pero uno puede imaginar que desde el punto de vista evolutivo es muy eficaz.

Segundo, hay condiciones que pueden ser adaptables en algunas situaciones, pero no funcionan en un entorno actual opulento. Por ejemplo, los rasgos antisociales pueden ser adecuados para entornos con un mínimo de cumplimiento de la ley y mecanismos de mala reputación para mantener a las personas bajo control; ahora solo te llevarán a la cárcel. El gen ahorrador de insulina es ideal en condiciones de hambruna pero letal cuando hay recursos abundantes.

En tercer lugar, hay condiciones que son niveles extremos de rasgos que es bueno tener un poco. Por ejemplo, un poco de ansiedad es ciertamente útil para evitar que las personas toquen a los leones con palos para ver qué ocurrirá. Imagínese (como un modelo de juguete realmente tonto) que dos genes A y B determinan la ansiedad, y el nivel óptimo de ansiedad es 10. Alice tiene el gen A = 8 y el gen B = 2. Bob tiene el gen A = 2 y el gen B = 8. Ambos son individuos felices y bien adaptados que se involucran en el nivel óptimo local de no-tocar leones. Pero si se reproducen, su hijo puede heredar el gen A = 8 y el gen B = 8 para un total de 16, mucho más ansioso que el óptimo. Este niño puede ser diagnosticado con un trastorno de ansiedad, pero es una consecuencia natural de tener genes para varios niveles de ansiedad flotando en la población.

Cuarto, hay condiciones que son los representantes del “a modo de fallo” de rasgos que es bueno tener un poco. Por ejemplo, los psiquiatras han categorizado durante mucho tiempo ciertos rasgos comunes en “esquizotipia”, un conjunto de características más comunes en los familiares de esquizofrénicos y en personas con riesgo de desarrollar esquizofrenia. Estos rasgos no son psicóticos en sí mismos y no disminuyen el estado físico, ni la esquizofrenia es necesariamente el extremo de esta distribución. Pero los rasgos esquizotípicos son un ingrediente necesario para la esquizofrenia; la esquizofrenia es algún tipo de “modo de fallo” solo posible con suficiente esquizotipia. Si los rasgos esquizotípicos hacen algo bueno, pueden permanecer en la población, y esto se parecerá mucho a nuestra idea de que “la esquizofrenia es genética”.

¿Cómo podemos determinar en cuál de estas categorías cae un trastorno psiquiátrico?

Una forma es a través de lo que se llama taxometría : el estudio de hasta qué punto los trastornos mentales son solo el extremo más alejado de una distribución normal de rasgos. Algunos trastornos son claramente de esta manera; por ejemplo, si cuantificamos y representamos en una gráfica los niveles de ansiedad de toda la población, formarán una curva de campana y las personas diagnosticadas con trastornos de ansiedad serán las que se encuentran en el extremo derecho, los hipofóbicos como los psicópatas estarán en el lado izquierdo..

¿Hay algún trastorno que no sea de esta manera? Esta es una pregunta difícil, aunque la esquizofrenia es un candidato prometedor.

Otra forma es a través de la medición de la correlación de los trastornos con la carga mutacional. Algunas personas terminan con más mutaciones (y por lo tanto un genoma genéricamente menos funcional) que otras. La causa más común de esto es ser el hijo de un padre mayor , ya que le da a las mutaciones más tiempo para acumularse en las células espermáticas. Otras personas parecen tener una mayor carga mutacional por otras razones poco claras, que se pueden medir a través de la asimetría facial y la presencia de anomalías físicas menores (como orejas de forma extraña). Si un trastorno psiquiátrico en particular es más común en personas con mayor carga mutacional, eso sugiere que no es solo una adaptación funcional, sino algún tipo de “modo de fallo” de algo. La esquizofrenia y el autismo de bajo funcionamiento están vinculados a una mayor carga mutacional, también algunas parafilias como la pederastia.

Otra forma es tratando de averiguar qué aspecto de la estrategia evolutiva coincide con la aparición del trastorno. Los psicólogos del desarrollo hablan de varias etapas de la vida, cada una de las cuales presenta nuevos desafíos. Por ejemplo, la adrenarquía (edad 6-8 años) marca “la transición de la infancia temprana a la media”, cuando “la plasticidad conductual y el aprendizaje social intensificado van de la mano con la expresión de nuevas influencias genéticas en rasgos psicológicos como agresión, conducta prosocial, y habilidades cognitivas ”y los niños reciben comentarios sociales“ sobre su atractivo y capacidad competitiva ”.

Más obviamente, la pubertad marca la expresión de otras influencias genéticas y el momento en que los jóvenes comienzan a pensar seriamente en el sexo. Entonces, si varias adaptaciones evolutivas para lidiar con el apareamiento se activan repentinamente en la pubertad, esto explicaría que algunos trastornos mentales siempre comiencen en la pubertad, lo que proporciona cierta evidencia de que el trastorno mental podría estar relacionado con una adaptación evolutiva para lidiar con el apareamiento (como sucede por ejemplo con los trastornos alimentarios). O, dado que un elemento básico de la química evolutiva es que los hombres y las mujeres siguen diferentes estrategias reproductivas, si alguna enfermedad psiquiátrica es dos veces más común en las mujeres (por ejemplo, depresión) o cinco veces más común en los hombres (por ejemplo, drogadicción o autismo), entonces eso sugiere que se correlaciona con alguna estrategia o rasgo que un sexo usa más que el otro.

Aquí es donde Del Giudice enlaza en el marco de la historia de la vida con las etapas psicobiológicas del hombre. Si alguna enfermedad psiquiátrica es más común en personas que de otra manera parecen estar siguiendo alguna estrategia de vida, entonces tal vez esté relacionada con esa estrategia. O bien es otro nombre para esa estrategia, o es otro nombre para una versión extrema de esa estrategia, o es un “modo de fallo” de esa estrategia, o está asociado con algún rasgo o adaptación que esa estrategia usa más que otros. Al determinar la asociación de los desórdenes con ciertas estrategias de la vida, podemos descubrir en qué rasgo adaptativo se están llevando a cabo estas operaciones, y desde allí podemos aplicarles técnicas de ingeniería inversa e intentar descubrir qué salió mal.

Esta es una forma bien pensada y ordenada para pensar sobre la enfermedad psiquiátrica que cualquier otra. ¿Pero es efectiva?

No está claro del todo. Los trastornos psiquiátricos realmente se resisten ser puestos en este marco. Por ejemplo, algunos trastornos psiquiátricos tienen una curva de la calidad de la infancia en relación con forma de U – son más comunes tanto en las personas con una infancia inusualmente deprivadas o traumáticas que en personas con una infancia suficientemente buena.

Muchas anoréxicas tienen un funcionamiento notablemente alto con rasgos de perfeccionismo y excelencia, pero otras son un desastre con conductas desorganizadas y caóticas. El autismo se asocia clásicamente con un CI muy bajo y con asimetrías corporales que indican una alta carga mutacional, pero muchos autistas tienen un CI más alto de lo normal y una asimetría corporal mínima. La esquizofrenia a menudo comienza en una ventana muy específica entre los 18 y los 25 años, lo que suena prometedor para un vínculo de desarrollo, pero algunos casos comenzarán a los 5 años, y otras a los 50 años (parafrenia). En la clínica todo es así. ¿Qué se supone que debe hacer un psiquiatra orientado evolutivamente y amante del orden?

Del Giudice no se corta y nos dice lo que muchos sospechábamos: que la mayoría de nuestras categorías de diagnóstico combinan diferentes condiciones. Los anoréxicos con un funcionamiento inusualmente alto tienen una enfermedad diferente a los que tienen un funcionamiento inusualmente bajo. El autismo de bajo coeficiente intelectual con asimetrías corporales tiene una explicación evolutiva diferente a la del autismo de alto coeficiente intelectual. En algunos casos, es capaz de reunir una gran cantidad de evidencia para distintas entidades clínicas. Por ejemplo, la mayoría de los casos de TOC comienzan en la edad adulta, pero un tercio comienza en la primera infancia. Estos casos tempranos de TOC son mucho más propensos a ser masculinos, más propensos a tener una alta conciencia, más propensos a coexistir con rasgos autistas, y tener un conjunto diferente de obsesiones centradas en la simetría, el orden y la religión.

Lo que apoya la idea de que lo que clasificamos como un mismo desorden es probablemente un error conceptual y al fin y al cabo no hay dos esquizofrenias ni dos anorexias iguales o al menos hay subgrupos entre ellas.

En el fondo, los psiquiatras saben que realmente no hemos subdividido muy bien el espacio de los trastornos mentales. Cada año sale un nuevo estudio que pretende haber descubierto los tres tipos de depresión , o los cuatro tipos de depresión , o los cinco tipos de depresión., o algún otro tipo de depresión que algunos científicos creen que han descubierto. A menudo se les da un poder explicativo, como “el número tres es el que no responde a los ISRS”, o “1 y 2 son biológicos; 3, 4 y 5 son causados ​​por eventos de la vida “. Todos estos parecen igualmente plausibles, por lo que dado que todos dicen cosas diferentes, tendemos a ignorarlos a todos. Entonces, cuando Del Giudice pone la depresión en su punto de mira y encuentra que se subdivide en muchas combinaciones  diferentes, esto es probablemente la verdad.

Y nos lleva al tema central de este libro: ¿Existe alguna relación entre la psicopatología y nuestras adaptaciones ancestrales?. Ya he contestado mas arriba a ésta pregunta, efectivamente, una entidad psicopatológica pues responder a tres variables etiológicas al menos:

1.- Una causa remota-remota. Un ejemplo es la anorexia mental y la resistencia a la inanición que muestras las mujeres en comparación con los hombres. Para una mujer dejar de comer siempre será más adaptativo que en un hombre. Algo que ya había sido observado por Lasègue en sus pacientes.

2.- Una causa semi-remota: La exclusión social o la competencia intrasexual entre las mujeres puede dar lugar a estrategias de adelgazamiento. Algo que también representa una paradoja pues si la muchacha persigue ser más atractiva ¿por qué quedarse en los huesos? Una posible respuesta a esta pregunta es que una cosa es el motivo para ponerse a dieta y otra el “fallo” del bucle del apetito del que hablé aquí.

3.- Una causa próxima, como un estrés reciente, cualquiera de ellos no entraría en contradicción con los anteriores

Yo recomendaría a cualquiera que tenga un interés en la salud mental y una tolerancia a la escritura densa al estilo de un diario que lea las partes de psiquiatría de este libro. 

Extraido y expandido a partir de este post

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s