El insólito caso del litio


Si yo tuviera que elegir qué tres psicofármacos llevaría a una isla para tratar con escasos y baratos recursos las enfermedades mentales de sus habitantes, no lo dudaría ni un momento: éstos serían los elegidos:

  • El haloperidol (Haloperidol), un antipsicótico, gran sedante, seguro y barato.
  • el carbonato de  litio (Plenur), ideal para el tratamiento de la manía y estabilizador del ánimo;
  • la clomipramina (Anafranil), el mejor antidepresivo y antiobsesivo que existe (para las depresiones verdaderas).

Podríamos prescindir de todo lo demás, que es psicofarmacología cosmética.

La psicofarmacología cosmética responde a la intención de las multinacionales farmacéuticas de encontrar e investigar nuevos fármacos que no tengan efectos secundarios, a fin de fidelizar al cliente. Lo curioso del asunto es que, buscando psicofármacos limpios, nos hemos quedado sin psicofármacos eficaces o que aporten alguna novedad al panorama psicofarmacológico. No cabe duda de que efectos secundarios y efectividad van cogidos de la mano y que al reducir los efectos secundarios estamos sacrificando tambien eficacia. Por eso me llevaría el Haloperidol y no a otros antipsicóticos.

En este post me gustaría rendirle homenaje a un psicofármaco insólito, el carbonato de litio (Plenur) un fármaco imprescindible como antimaníaco, reforzador de los efectos antidepresivos de algunos medicamentos y sobre todo la eficacia demostrada en la prevención de nuevas crisis en el trastorno bipolar. También parece establecido que el uso del litio en el tratamiento de esta enfermedad disminuye los siniestros índices de suicidio entre los pacientes afectos del trastorno bipolar, que son los que más se suicidan en psiquiatría.

Y de paso, hacer también un homenaje a Areteo de Capadocia que fue el primer médico en caer en la cuenta de que las depresiones y exaltaciones maníacas del trastorno bipolar eran la misma enfermedad; y darse cuenta de ello no era cosa nada fácil, pues la depresión y la manía representan polos bien dispares de afectos y emociones hasta el punto de que parecen enfermedades opuestas. Sólo a un gran observador pudo ocurrírsele la idea de que se trataba de las dos caras de una misma moneda: una enfermedad cíclica que cursaba con episodios bien distintos entre sí: ahora presentaba fuego (la mania) y más tarde presentaba cenizas (la depresión).

Areteo de Capadocia también recomendaba visitar determinados lugares donde brotaban aguas especiales con fama de medicinales,  aguas litiadas (aunque sin saber que eran litiadas), pues intuyó que este “cambio de aguas” beneficiaba la salud de los enfermos bipolares. Todo un genio de la antigüedad a pesar de que el litio como elemento químico no fue aislado hasta 1817.

Pero el litio es un fármaco insólito además por otras circunstancias: si descontamos las sales de sodio, potasio, calcio o hierro, no existe ningún fármaco o medicamento que proceda de la quimica inorgánica. El principio activo de casi todos los fármacos usados en la actualidad proceden de la quimica orgánica y son, además, sintéticos.

¿Se trata de un menosprecio de lo inorgánico (quimico) en favor de lo orgánico (biológico)?

El lector debe entender que sólo los fármacos sintéticos pueden patentarse y es quizá por eso que las sales minerales, los compuestos vegetales -hasta el digital es hoy sintético- o los fármacos procedentes de restos animales tengan un nulo interés por parte de la ciencia y de la investigación. Lo que no produce beneficios no interesa, es asi de fácil.

Pero no podemos dejar de nombrar a John Cade, psiquiatra australiano que, en condiciones de carencia y de precariedad, fué capaz de intuir -aunque erróneamente- que el trastorno bipolar podía deberse a una oscilación hiper-hipo, similar a la que sucede en la glándula tiroides. Cade pensaba que la depresión se debía a un déficit de algo, y la manía a un exceso de ese algo. Aunque estaba investigando sobre la gota úrica y su hallazgo puede considerarse una serendipia, Cade, utilizando orina de maniacos que después inyectaba en los peritoneos de sus ratas de laboratorio, descubrió que, efectivamente, aquellas inyecciones excitaban a sus animales de laboratorio y que el urato de litio les calmaba.

Creyó que había encontrado la prueba de su teoría de que la manía era producida por un tóxico que se hallaba en las orinas de sus “maníacos”.

Su hallazgo fué publicado en una revista australiana de “bajo impacto”, y pasó sin pena ni gloria por el panorama científico de su tiempo. Además, tuvo la mala suerte de que, en aquel entonces, el gobierno de Estados Unidos había prohibido el uso del litio (o litines), que se vendían libremente como remedio digestivo. Incluso la sal se vendía en forma de litio y su uso ha estado vigente hasta hace muy poco tiempo como sustituto de la limonada.

Por último, hay que recordar que ciertas aguas (Vichy Catalán, Caldes de Malavella) son aguas con trazas de litio que no cabe entender como tóxicas por su baja concentración en este catión que como otros se encuentra en nuestro organismo de forma natural a través de pequeñísimas cantidades, y que proceden de nuestra ingestión de aguas y plantas, desconociéndose hasta el momento si existe una firma digital individual de estos elementos, que, en cualquier caso, como en el caso del litio, seguimos desconociendo qué función desempeñan en nuestro organismo, si es que desempeña alguno.

El carbonato de litio es un fármaco que es tóxico a altas dosis y que, por tanto, su consumo debe de ser monitorizado médicamente, encontrándose su rango terapéutico entre 0,6 y 1,2 meq./l. Su toxicidad es tiroidea, renal, y -a altas dosis- también es neurotóxico. Su efecto adverso más leve es el temblor, y está absolutamente contraindicado en el embarazo.

Pero el litio conserva aún un último misterio, y, aunque hoy todo el mundo cree haber descubierto que el litio tiene una diana terapéutica específica (la proteína GSK3)  que actúa inhibiendo esta proteina y por tanto protegiendo a la célula de la bomba de Ca, hay que recordar que el litio se ha acoplado siempre a cualquier explicación sobre su mecanismo de acción. Por ejemplo, se ha especulado que el litio podría estar operando como algo que le “falta” al organismo (la hipótesis de Cade). Posteriormente, se acopló perfectamente a la teoría del agua extracelular, o sea, actuaría operando como antagonista del Na. Cuando se puso de moda la hipótesis de las monoaminas, al Li se le atribuyó un efecto serotoninérgico. Y ahora que estamos en tiempos del proteoma, al Li se le ha encontrado una nueva novia: la célebre proteína GSK3.

Lo cierto es que tuvo que ser un psiquiatra danés llamado Mogens Schou el que 20 años después demostrara en un ensayo clínico que el litio era eficaz, tal como había asegurado el propio Cade.

Schou estaba muy motivado para esta demostración, puesto que lo había utilizado con éxito en un hermano suyo que padecía un trastorno depresivo recurrente. Y lo hizo en un trabajo que fué muy criticado porque no tenía grupo de control y no estaba hecho a doble ciego, desatando una agría y prolongada polémica entre los psiquiatras que sólo el litio fué capaz de enmudecer, al demostrar una y otra vez que era -y sigue siendo- eficaz para el trastorno bipolar.

Y si quieren que les diga la verdad, sigue siendo el mejor a pesar de que aun no parece haber desvelado todos sus secretos.

Hay litio para rato, sobre todo porque, como ya sabemos, el trastorno bipolar no se debe a un déficit de litio, y también ignoramos si existe, como nombraba más arriba, un perfil atómico inorgánico específico de cada individuo.

Pero esto es un tema de investigación de la cual daré cuenta en su momento.

About these ads

37 pensamientos en “El insólito caso del litio

  1. Gracias por la información, habia oido hablar del litio como tratamiento en trastornos bipolares, y con un resultado excente. Pero veo que no se sabe muy bien porque. Tambien conozco casos de personas que tieneden siempre a estar deprimidas, sin tener episodios de euforia, y en las analiticas revelan bajos niveles de litio. Yo, que no soy medico, si no que he sido paciente, añadiria un psicofarmaco a tu lista, Francisco, si me permites, la mirtazapina. Este medicamento saca a muchas personas de depresiones severas, que no estados depresivos. En mi caso es posible que le deba la vida. Gracias por tu trabajo, gracias a la psiquiatria, y a todos los avances en este campo.

  2. Bueno, lo cierto es que los analisis de litio a alguien que no toma litio siempre saldran bajos porque el litio que tenemos en nuestro organismo en condiciones basales son solo trazas que no pueden ser detectadas en los analisis bioquimicos pero te agradezco el comentario porque hay que informar al publico en general que la depresión no se debe a tener el litio bajo, tal y como supuso Cade.

  3. Bien aclarado, Francisco, porque a la persona a la que me refiero no le explicaron esto, y ella pensaba que su trastorno era la bipolaridad, pero realmente no tiene episodios, como antes comenté, de euforia, mas bien es una incapacidad de sentir alegria o emoción por algo, carece de la facultad de entusiasmarse por nada en la vida, y no se sabe bien, los psiquiatras no saben explicar el porqué. Pero es así como lo cuento. Y los efectos positivos del litio si que los he visto en personas diagnosticadas de trastorno bipolar. Gracias por tu respuesta. Sigo con mucho interes todos los avances en este terreno, porque creo que hay mucho por descubrir, debido al oscurantismo que siempre hubo alrededor de estos temas, nadie nombra, nadie dice, como si de una maldicion se tratara, y viene de muy antigüo, algo demoniaco. Y es hora de que se trate todo esto con la atención que se merece. Ya esta bien de que se piense que las personas que han padecido o padece alguna depresión se les trate de debiles mentales, o locos. Un saludo

  4. Pingback: El insólito caso del litio

  5. a ver… los psiquiatras tienen 5 familias de drogas y el autor quiere llevar 3 de esas 5.

    y el diazepam porqué no?

    Jeje bastante flojo el post, pero ya que estamos en este tren, te sugiero que también lleves un pararrayos para los electroshock

  6. No soy tan joven como tu para saberlo todo, pero te diré algo: no tienes ni idea de lo que hablas.
    Se llama hybris, (miralo en la wiki que tu eres de la LOGSE) tu enfermedad, se cura con el tiempo.
    Cuando se cura.

  7. … O tal vez ni el tiempo logre curar la enfermedad de la arrogancia y la soberbia. La humildad puede adquirirse suministrándose buenas dosis desde la base … y para ello no hace falta ningún gasto famacológico ni pecuniario…ya, ya llegará a joven.
    Me ha parecido muy interesante y a la vez bastante claro su artículo.Gracias.

  8. Como la mayoría de lo que escribes, Paco, este ha sido un post muy interesante. Gracias por traernos la psiquiatría a la vida cotidiana. Se agradece que nos hablen con palabras que podamos entender :-).

    (Lo de Hybris me ha encantado y me ha sacado una sonrisa, que siempre son buenas para curar los males del alma).

    Un beso

  9. Es interesantisimo lo que se explica en este articulo.
    Finalmente se puede tener acceso con un vocavulario “laico” a la terminologia obsoleta y pomposa de los medicos, sobre todo de los psiquiatras.
    A mi me han diagnosticado depresion, despues crisis de angustia, despues ansiedad, estoy tomando alprazolan de hace mas de 10 años y tengo 54…..Si tengo depresion se perfectamente que es exogena. Mi entorno, el volver a mi pais despues de 22 años de vivir fuera en un exilio por mi deseado, el no tener aqui a nadie, el quedarme sin trabajo, el no llegar a fin de mes ni loca, me provoca insomnio, cefaleas y ansiedad.
    Me gustaria poder encontrar un medico consciente que me ayudase a dejar la dependencia que tengo del alprazolan, porque soy tan drogada como puede serlo una persona con la cocaina o con el alcohol, porque voy a negarlo?, pero solo saben cambiarme este farmaco por otro aun mas fuerte y con poderes hipnoticos…..dichosa medicina!!!

  10. El alprazolam e sun medicamento peligroso y adictivo, nosotros lo que hacemos e suna retirada escalonada protegiendo con otras Bzd. Le recomiendo que inicie una de esas sustituciones.

  11. He descubierto este magnífico blog por medio del de Ana di Zacco y creo que me faltará vida para poder degustar todo lo cocinado por el Sr. Traver en esta página.

    Enhorabuena por la dedicación a su profesión, con muchos como usted sacábamos adelante el país.

    un saludo. Mari Cruz

  12. Carmen, lo mejor que puedes hacer, en mi opinión, es dejar todas las drogas. Aguántate, porque si sustituyes, acabarás cambiando un placebo por otro. La finalidad de las drogas es crear una presa sobre las emociones, y al principio funcionan, pero después dejan de hacerlo, porque tú no estás enferma. Tienes un wicked problem. Y los wicked problems se resuelven dejando que un especialista te ponga bajo la lupa y te diseccione como hacen con las hormigas los entomólogos y los biólogos con toda esa cosa celular que tiene 20.000 nombres… como si fueras un objeto, vamos.

  13. Me parece muy interesante este articulo, pero tengo una duda, los niveles bajos de litio pueden tener caracter hereditario o predisposicion genetica? y que puede causar que una persona tengo el litio bajo en plasma?

  14. Los niveles bajos de litio en una persona que está tomando litio indican que el litio que toma no le servirá de mucho puesto que su rango terapeutico está en trono a 0,6-1,2 meq/l. En una persona que no toma litio (carbonato de ltio o Plenur) no encontraremos ese catión puesto que no existe en nuestro organismo mas que en forma de trazas (algunos átomos) que seguramente proceden del agua.

  15. Hola, felicidades por el blog, pues tambien creo que la medicina tiene que estar mas cerca de las personas. Me gustaria preguntarle que opinion le merece la hierba de sanjuan o hipericum perforatum para tratar la depresión y si lo aconseja.

    Adelante con el blog.

    Un saludo des de Rocallaura.

    • En relación con tu pregunta sobre el Hipericum perforatum:

      El Hipérico (hierba de S. Juan) ha sido publicitado, incluso en el BJE (Bristish Journal of England) como un sustituto natural de los antidepresivos de síntesis más potentes (léase fluoxetina), llegando a venderse como el Prozac natural. La publicidad positiva del mismo ha coexistido con la antipropaganda más feroz que un fármaco ha tenido que soportar (con excepción del propio Prozac), en medio de las presiones del mercado farmacéutico, durante los últimos tiempos.

      Su uso se yuxtapone desde el folklore hasta su reciente descubrimiento como droga antidepresiva alternativa. También conocido como Hierba de S. Juan, porque florece sobre el 20 de Junio, tiene un aspecto translucido que le da una apariencia de perforado, y de ahí su nombre.

      La verdad del asunto es que el Hipérico es un magnifico antidepresivo y antiansioso, con una actividad farmacológica similar a la de la imipramina y con un perfil de acción muy parecido a la maprotilina (Ludiomil). Es activo frente a casi todos los síntomas de la depresión y también de la ansiedad, incluyendo las molestias gastrointestinales y los trastornos del sueño.

      Su mecanismo de acción se desconoce, porque unos autores, le colocan entre los IMAOS (los inhibidores de la monoaminooxidasa) y otros lo clasifican entre los ISRS (inhibidores de la recaptación de serotonina). Hay quien incluso dice que se comporta como un inhibidor múltiple de varios transmisores (serotonina, noradrenalina y dopamina).

      Como sucede en casi todos los extractos fitoterapéuticos, no está nada clara la sinergia de los componentes (mas de 10) que existen en la composicion del hipérico, aunque la actividad farmacológica se le supone a la hipericina o a la hiperforina (que tambien se está investigando como un antriretroviral). Por otra parte hay discrepancias entre sus efectos “in vivo” y “in vitro”.

      Una regla fundamental para orientarse en el mundo de la fitoterapia es no pedir a los extractos nada que no le pidieramos también a los fármacos de síntesis. El hipérico es un magnifico antidepresivo pero no es una panacea. Habrá pacientes que responderán y pacientes que no responderán, por razones que aun no hemos sido capaces de desentrañar.

      Lo que es cierto es que sus efectos adversos son raros y mas bien se presentan cuando se consumen dosis tóxicas. En su rango terapeutico 800-1200 mg al dia (de extracto seco), sus efectos adversos son escasos, por no decir ausentes. La fotosensibilidad que algunos autores han señalado se ha presentado siempre en experiencias de “intoxicación” cuando se han consumido dosis hasta 30 veces por encima del rango terapeutico y es siempre reversible (aunque puede presentarse no ligado a la dosis). Incluso aun creyendo que se trate de un IMAO, se trata de un caso algo raro, porque no hace falta seguir dietas restrictivas con la tiramina, aunque diversos autores han señalado esta precaución.

      Como dato curioso os diré que el cardo mariano (Sylibum marianum) es la planta más rica en tiramina que existe y que esta puede ser en mi opinión una precaución a tener en cuenta. Pero aun asi, no he comprobado jamás los conocidos efectos de crisis hipertensivas que podrian esperarse de un IMAO verdadero, aun consumiendo extractos de ambos simultáneamente, de manera que en mi opinión, debemos meter en el frigorifico la hipotesis de Suzuki acerca de que el hipérico tiene una acción IMAO. De tener esta acción sería una acción IMAO reversible del tipo de la moclobemida

      Como todos los antidepresivos tiene un periodo de latencia, incluso más largo que los antidepresivos de sintesis. No hay que esperar que su efecto antridepresivo aparezca antes de tres semanas de ingesta regular.

      Interacciona con el alcohol, no debe usarse durante el embarazo y se han descrito casos de síndrome serotoninérgico con su uso asociado a IMAOs o a ISRS

  16. Muy buen artículo!
    Yo no soy del area medica, soy paciente. Mi area de estudio es “internet y salud mental”, la importancia de los foros para personas con trastornos de personalidad. Perdonarme por dos cosas: mis faltas ortográficas (soy de Brasil) y por salir un poco del tema.
    Padezco de Trastorno Limite de Personalidad diagnosticado en 2006 en Madrid desde allá me han dado de todo: paroxetina, venlafaxina, fluoxetina (con este antiguo medicamento temblaba tanto que no lograba ni escribir) hasta que un psiquiatra de Brasil dijo: “hay un medicamento de ultima generación” escitalopram. Parece que eso de ultima generación conlleva que sea el mejor. Luego me administro quetiapina y alprazolam. Yo sinceramente ya estava totalmente decepcionada con los psiquiatras hasta que “te encontramos”- mi marido español me indicó tu blog.
    Estoy en la fase de descontinuación y yo que pensaba que el más facil sería descontinuar el antidepresivo, pero no esta siendo asi.
    Hago terapia pero cada día que pasa siento que el camino es libertarme de esos medicamentos. Mi capacidad intelectual- mi sistema cognitivo esta afectado. Tomo el alprazolam y enseguida no me recuerdo si lo lo tome. Bueno me extiendo mucho.
    Sería posible en algun momento hablarme un poco sobre esos medicamentos, sobre Trastorno Limite de Personalidad x Medicación.
    Pasé de la fase más aguda de la enfermedad, sin intentos autolítcos pero conozco mi cuerpo y no me estan ayudando.
    Muchas gracias

    • Yo he llegado a tomar casi lo mismo que tú: primero (cuando vivía en españa, ahora vivo en alemania) me recetaron fluoxetina con un diagnostico de “trastorno de personalidad no especificado” y creo que me fue aun peor, si estaba ansiosa, nerviosa me lo acentuaba. Después, ya en alemania, me dieron el diagnostico de TLP y empecé a tomar cipralex (escitalopram), seguido de venlafaxina que lo sigo tomando junto con seroquel prolong y quilonum retard (litio), éste último llevo solo una semana tomándolo y tienen que hacerme el análisis de sangre para regular la dosis. Vamos que estoy empastillada, desayuno una pastillita de venlafaxina con media de quilonum y ceno otra media con una de seroquel. Espero que llegue el día en que no los necesite más y no me hayan afectado mi sistema cognitivo e intelectual (más de lo que ya lo está xD que yo también me tomo la pastilla y me pregunto si me la he tomado o no…)

  17. Hola Paco, te escribo desde la tierra de John Cade, donde vivo actualmente, para comentarte sobre mi país Bolivia, que posee la mayor reserva de litio del mundo y es también el de menor ingreso en Sudamérica, donde paradójicamente el litio no es comercializado condenando a la mayoría de las personas con trastorno bipolar a consumir fármacos mas costosos y menos efectivos. Solo unos pocos pueden obtenerlo ya sea por la vía del contrabando o en alguna farmacia artesanal, demás esta decirte que los intereses comerciales y la indiferencia de los facultativos y el gobierno boliviano son los responsables.
    Leerte es muy estimulante, gracias por escribir.

  18. Muy útil la información. Llevo seis meses tomando litio y al principio sufrí todas esas reacciones horribles. Mi médico ajustó varias veces la dosis hasta que logramos dar con la efectiva. He ido mejorando lenta pero segura. También doy mi voto favorable para el litio.

  19. Sufro de ansieda obcesiba y me deprimo llebo 8ańo yno me e podido recuperar de ese miedo e tomado todo tipo de antidepresivo yno me recupro llevo 15 dia con litio es posible que me ayude en algo

  20. Recomiendo altamente el uso de este medicamento después de llevar año y 3 meses con él (Plenur), no sólo es asequible a todos los bolsillos , en mi caso no tiene efectos secundarios y los emocionales son espectaculares. Estoy recomponiendo mi vida gracias a la estabilidad emocional que me ha dado. Tengo por primera vez pareja con la que convivo (gracias a no tener crisis altas supongo) y ante todo he sido capaz de detectar por primera vez las fases de hipomania en la que sazonaba mis depresiones crónicas desde hace 49 años. He podido comprender que estaba mal cuando estaba ‘bien’ y aunque llevo 4 meses en depresión esta es leve y no grave, no he dejado de comer ni de dormir ni he perdido la memoria o el habla. ..Los antidepresivos estimo ahora que eran una curación deficiente pues me lanzaban a la hipomanía además de enfermarme de otras cosas. Reconozco en el litio un regalo del destino. Goza de tan mala prensa que mantiene a muchos enfermos alejados y prevenidos de él alargando innecesariamente el sufrimiento. Haced caso de este blog, comprended qué lo estigmatiza y ayudados por un buen médico haced la prueba.. Es posible que no esté más distribuido por las razones que arriba se exponen. Parece que hay poco que perder..

  21. Es normal que en una litemia el resltado sea:

    0.02 cuando deberia ser de 0.5 a 1.5

    yo tengo una depresiones grave tengo 2 semanas sin ir a la uni. cada rato me pasa me llevaron al Dr. porque tenia una crisis y rompia todo, el dr. me inyecto valium en las venas, me estan dando litio, adepsique, altruline pero este ultimo ni me hace nada, esqe tengo poco tomandolos, tambien aveces cuando tengo mucha ansiedad me dan alprazolam o me inyectan valium y aun asi no se me quita por completo, casi me corto las venas, cuando estoy acelerara me peleo con la gente y casi no duermo y despues me arrepiento de lo q hago, yo no se que me pasa pero mi papa me dijo q el psiquiatra me daria cosas mas fuertes y no podria ni estudiar, asi q me atiende un medico internista.

  22. Tengo 58 años y hace nueve me diagnosticaron TB, estoy tomando Plenur y los indices en sangre estan muy por debajo de lo establecido como normal. Siempre, quiero decir, desde hace siete años esta situacion se viene produciendo y los psiquiatras, en cada revision me indican elevar la dosis, no correspondo a su peticion ya que en este tiempo no se ha producido ningun episodio que manifestara los sintomas propios de esta alteracion. Mi pregunta es : ¿ Hasta que punto yo mismo puedo tomar la decision de dejar definitivamente el Plenur¿ Y si lo dejo de tomar que efectos se producirian en mi organismo?. ¿Quien puede revisar mi diagnostico de hace 8 años?. Gracias Un saludo.-

    • La primera cuestión es que el litio es un ión que no se encuentra en nuestro organismo si no hay un aporte externo. Por lo tanto no hay una concentración “normal”, lo que hay cuando se toma litio (Plenur) es una concentración en sangre que o es terapeutica, infraterapeutica o tóxica. Segun lo que usted dice en la monitorización regular que se hace del litio sus niveles en sangre son infraterapeuticos, dado que el rango terapeutico se encuentra entre 0,8-1,2 meq/l. Si sus niveles no alcanzan ese rango es como si no tomara nada.
      Si en 7 años y a pesar de estar sin tratamiento usted no ha tenido ningun episodio maniaco, ni depresivo, ni hipomaniaco, entonces lo que habria que revisar es el diagnostico de TB. ¿Quien? Pues un psiquiatra naturalmente.

  23. Pingback: «Hay pruebas de que Juana la Loca estaba psicótica» | elTitular.do

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s