El padre fálico (V)


En el nombre del padre hay tres padres: el padre biológico, el padre fálico y el padre simbólico. En este post vamos a hablar del padre fálico.

La mejor forma de entender el concepto de “padre fálico es retrotraernos al mito y recordar a Cronos (Saturno), aquel Dios clásico que devoraba a sus hijos hasta que Zeus auxiliado por su madre Gea deciden tomar cartas en el asunto y asesinarlo después de haberle obligado a vomitar a todos sus hijos anteriormente devorados. Pero el mito quizá no sirva de ejemplo idóneo y actual para entender que una etapa del desarrollo sexual que pasamos todos los niños y niñas de este mundo transcurre en ese reconocimiento de que después del huevo hay ahí otra persona que llamamos padre y que es -míticamente- un padre terrible.

Para empezar el padre es una persona distinta de esa madre que nos contuvo en aquella excelsa pasión narcisista primaria donde flotábamos en una especie de magma fusional y que tantos recuerdos, mejor marcas dejó en nuestro psiquismo. La aparición del padre nos triangula, hay ahí otra persona que también forma parte del juego: la díada edénica se rompe. Y además el padre es de otro sexo, más grande, más fuerte, mas corpulento, un Otro bien distinto a la madre.

Es muy probable que los niños distingan el sexo de sus progenitores mucho antes de saber las diferencias sexuales entre ambos: hay pistas, la voz, el tamaño, la barba y los caracteres secundarios. Pero todo eso carece de importancia hasta el momento en que el niño se dirige hacia el padre en busca de amor, protección y reconocimiento. El niño entra entonces en la fase fálica que Freud abordó muy tarde en su carrera.

Para explicar mejor en qué consisten los conflictos fálicos voy a referirme a una viñeta real, los enredos entre Lou Andreas Salomé,Victor Tausk y el propio Freud.

La vida de Victor Tausk podéis leerla en un libro seminal escrito por Paul Roazen titulado “Hermano animal: la historia de Freud y Tausk” pero sigamos con la descripción de los personajes.

Victor Tausk.- 

Victor Tausk fue uno de los primeros discípulos de Freud, en su corte de Viena. Tausk no era medico sino abogado y periodista, pero decidió hacerse medico cuando conoció a Freud y posteriormente psiquiatra en el servicio de Wagner Von Jauregg. Al principio pocos seguidores de Freud eran médicos aunque él mismo pensara que para ejercer el psicoanálisis era necesario estudiar medicina. Es muy posible que Freud influyera en Tausk para estudiar medicina, aunque más tarde Freud cambió de opinión respecto a esta cuestión.

Lo que es seguro es que Freud necesitaba conseguir que la psiquiatría prestara atención a su nueva teoria. Una de las obsesiones de Freud era conseguir este visado academico que pensaba estaba en manos de los pcoos de sus seguidores que eran psiquiatras: Tausk y Jung.

De todos sus discípulos Tausk era el más inteligente, el más apuesto, pero que contaba con un temperamento ciclotimico que ya había debutado en su juventud con una depresión severa durante su estancia en Berlin, ya separado de su mujer, también el que gozaba de mayor reconocimiento y cariño por parte de Freud….aparentemente, pues Freud no las tenia todas consigo con él, en algunos momentos tuvo que pararle para que no fuera mas allá de los limites de una teoría que Freud pensaba que no estaba terminada.

Tausk fue el primer psicoanalista que comenzó a estudiar las psicosis con el método psicoanalítico y en sus breves artículos ya destacó interpretaciones en pacientes delirantes como sucedió con el caso de Emma:

En realidad ya Freud habló de esta cuestión en algunos de sus artículos citando precisamente a Tausk. Concretamente el término “lenguaje de órgano” (organsprache) es un término del psicoanálisis y lo publicó Freud en “Lo inconsciente” a raíz de una paciente de Victor Tausk que padecía precisamente de esquizofrenia.

Emma A, la paciente de Tausk había tenido una discusión con su prometido y desde esa discusión se quejaba de que sus ojos se le habían torcido (vedrehen), ella explicó que había acusado a su pareja de simuladora, “puesto que lo ve distinto cada vez”, es pues un hipócrita, un torcedor de ojos (Augenvedrehen), él pues le ha torcido los ojos y sus ojos ya no son suyos, ella ve el mundo con los ojos de él.

Como puede observarse el lenguaje de órgano es un caso especial de alucinación corporal donde las palabras son tratadas con literalidad, por lo que “torcido de ojos” pierde su textura metafórica y se transforma en algo real.

Otro de sus hallazgos se refiere a la maquina de influencia de los que ya hablé aquí. y donde relaciona el contenido de los delirios en relación con los temores y expectativas que la tecnología presenta a los individuos. En este sentido los hallazgos tecnológicos proporcionan el material del delirio pero no son la causa del delirio. Maquinas, ondas de radio, telepatía, corrientes eléctricas y TV forman el material de los delirios en la época en que aparecen como hoy, son los robots, Internet, las redes sociales o los malditos selfies.

Tausk se suicidó a los 40 años, después de haberse enredado con Lou Andreas Salomé, el siguiente personaje de este triángulo.

Lou Andreas Salomé.-

La Salomé era una aristócrata rusa que tuvo una educación muy refinada para una mujer de aquella época y que era sin duda una mujer inteligente, ambiciosa, agradable y sobre todo sensual y seductora aunque frígida. Le encantaban los hombres creativos, heterodoxos y geniales (hoy hablaríamos de una sapiosexual) y aunque estaba casada se dice que nunca copulaba con su marido sino con sus amantes. No obstante su marido sufragaba sus continuos viajes y desplazamientos por Europa. Fue así que consiguió conocer y ser amante de Rainer Maria Rilke, al tiempo que viajaba por Rusia con su amante y su marido. después se dirigió a Italia donde conoció a Nietzsche y es muy poco probable que tuviera relaciones sexuales con él dado que la hermana estaba continuamente al acecho. Pero esto no le importaba demasiado a la Salomé y se agenció otro amante cercano a Nietzsche, Paul Ree, de nuevo viajaron los tres de aquí para allá.

Y fue así que a la edad de 50 años llegó a Viena y dirigió sus pasos hacia Freud que por aquel entonces se había ganado la fama de heterodoxo con su nueva técnica de exploración del inconsciente. Nadie sabe como se las arregló para ser aceptada como discípula en el movimiento psicoanalítico, el caso es que lo consiguió pues Freud la tenia en una alta estima como cuenta en sus diarios y en sus cartas.

El caso es que es muy poco probable que Lou tuviera relaciones sexuales con Freud aunque éste disfrutaba mucho de su compañía, sus consejos y su conversación, tanto que la acompañaba de noche a casa después de finalizar las sesiones de encuentros que tenían todas las semanas, llegando a una relación de mucha intimidad, por ejemplo Freud estaba muy preocupado por la dependencia que su hija Anna había desarrollado con él y llegó a discutir ese tema con Lou Andreas. Dicho de otra forma: Lou había seducido a Freud aunque sin sexo por medio. Una seducción sublimada.

Cuando ella cayó en la cuenta de que Freud no estaba interesado en el sexo dirigió su mirada hacia Tausk que era mucho más joven que ella (33 años) y se hicieron amantes. Una vez más se completó el triángulo. Uno para la cama y otro para admirar.

Sigmund Freud.-

Aunque unos se llevan la fama, otros cardan la lana es obvio que Freud estaba poco interesado en el sexo. Los intereses de aquella época previa a la primera guerra mundial y a la guerra misma se caracterizaban por adquirir el suficiente reconocimiento por la comunidad científica de sus teorías y método de tratamiento que siempre consideró útil para las neurosis es decir para los trastornos nerviosos menores. Freud pensaba que las psicosis (neurosis narcisistas las llamaba) no eran susceptibles de mejorar con el psicoanálisis. No obstante la puerta para ese reconocimiento científico venia de mano de la Psiquiatría y es por eso que con el tiempo Freud nombró a Jung como su continuador privilegiado (aunque eso terminó mal).

Otro de los obsesiones de Freud era que su teoría se estaba construyendo y no permitía a nadie que se adelantara a sus propios hallazgos, es por eso que trató en todo momento en que sus discípulos no se adelantaran especulando sobre algún aspecto que a él se le hubiera escapado. Freud era muy celoso en este sentido y sentía que podía ser plagiado, era en este sentido un padre castrador (fálico).

Por ultimo estaba persuadido de que emborronar el psicoanálisis con otras teorías místicas como la de Otto Rank o políticas como la de Reich o de Otto Gross podían torcer el rumbo de una disciplina que para él era científica y biológica en su esencia.

De manera que Freud ejerció durante toda su vida un control de lo que era y no era propio del movimiento psicoanalítico, su ortodoxia, llegando a expulsar a algunos miembros.

Dinámica.-

De esta historia se desprenden algunas conclusiones que vienen al caso en este post:

  1. Lou Andreas Salomé era un personaje seductor que buscaba hombres notables para identificarse con ellos, con sexo o sin sexo pero en cualquier caso entrando en su vida hasta la cocina. Se trata de una búsqueda narcisista.
  2. Narcisista y edípica como puede observarse en la necesidad de triangular las relaciones y al mismo tiempo servir de vértice en el triángulo formado por ella misma, Freud y Tausk.
  3. En esa triangulación el perdedor era Tausk, si le hubieran dado a elegir entre Tausk y Freud, ella siempre hubiera elegido a Freud. Tausk era un semejante, Freud un padre al que ella aspiraba a parecerse haciéndose psicoanalista, pero no para competir sino para ser admirada por él.
  4. Tausk por su parte buscaba lo mismo: identificarse con el padre, pero aquí aparece una de las diferencias fundamentales entre el Edipo de un niño y una niña: Tausk necesitaba la aprobación de Freud pero lo que perseguía era superarle y por supuesto albergaba cierto (o mucho) resentimiento contra él que coartaba su proceso de crecimiento personal al tiempo que le humillaba en publico a la menor ocasión.
  5. Freud por su parte era un hombre celoso del éxito o el talento ajeno, un padre celoso, el padre fálico terrible, de la potencia, admirado y venerado por sus discípulos, gestionaba sus afectos imponiendo siempre su autoridad.

Eso es todo lo que sabemos de este poderoso triángulo que terminó mal para Tausk, de su suicidio solo sabemos que se colgó de una soga después de haberse disparado en la cabeza con un revolver.

No sería el único discípulo de Freud que acabaría suicidándose pero hay que entender que aquella primera hornada de discípulos de Freud estaba formada por personas muy heterodoxas interesadas en lo nuevo y necesitadas de una nueva teoría que disipara las muchas dudas que se cernían en torno al psiquismo humano. No es de extrañar que algunos de sus discípulos fueran bipolares, revolucionarios, reformadores sociales o utopistas aunque ciertamente bien dotados intelectualmente y creativos.

Un pensamiento en “El padre fálico (V)

  1. Lo que no parece ser igual es entrar en relación con un Padre Falo desde la posición escindida de un adulto, a la de un niño. Un niño no ha establecido un centro funcional “Ego”, no se ha auto_objetivado todavía de manera solida. Los intereses y conflictos falta/plenitud de un ser sensible y los de un centro funcional egoísta establecido no parecen ser los mismos. La plenitud parece estar mas próxima siempre a lo somático, al niño. El encuentro del niño me parece a mi que es mas de carácter arquetípico, con esto quiero decir que vive envuelto en una cierta atmosfera numiniosa, de participación mística y libertad psicológica. Una plenitud ciertamente envidiable, donde el Otro no es tan Otro mas que funcionalmente. No ha interiorizado los síntomas de una entidad egoísta que se sustentan en la dupla deseo/miedo ahora de carácter exclusivamente psicológico, que emerge cuando se vive en una historia en el tiempo. En si, no se si todo esto es relevante, pero el ego es la falta de plenitud en si mismo. Tanto es así, que en la mujer la plenitud le sobreviene acompañada por el embarazo; cuestión somática, y la ruptura o falta viene de la mano del parto, reestableciéndose la unidad madre/hijo solo a través de lo corporal y sensible. La función paterna al principio propicia la falta desde un punto de vista somático_funcional, para posteriormente introducirlo en la falta psicológica que deviene por la cultura. Una doble falta solo al alcance de los seres humanos. Un doble por tanto conflicto fálico diferenciado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s