El autoengaño (XXXIX)

No cabe duda de que el engaño no es una estrategia humana, sino que está muy diversificada en la naturaleza, tanto en la vida animal como en la vegetal. Engañar es una estrategia diseñada para optimizar el resultado de la reproducción y para minimizar las cargas de la misma. Lo ideal es poder reproducirse sin gastar energías en eso que se ha llamado “inversión parental”. Engañar es pues un asunto de medraje, de lo que se trata es de ganar recursos y estatus al menor coste posible.

Sigue leyendo

La hiper-reflexividad (XXXVIII)

En el post anterior vimos como la identidad se forma desde un suelo (la ipseidad) hasta un techo (la autoconciencia). La ipseidad o mismidad es un termino que tiene mucho que ver con la esquizofrenia y ya vimos como sus “averias”, explicaban gran parte de sus síntomas. Este concepto de ipseidad se considera hoy una de las raíces de la psicopatología y le debemos a Louis Sass su estudio y conceptualización en clave  fenomenológica más que a su descriptor original -Jean Paul Sartre-.

Sigue leyendo

La ipseidad (XXXVII)

Somos un cuerpo como sujeto y tenemos un cuerpo como objeto” @pacotraver,

La ipseidad no es un concepto psiquiátrico ni psicológico sino filosófico y fue Sartre en “El ser y la nada” el primero en hablar de este concepto en la dicotomía entre “el ser en sí y el ser para sí”. En realidad el concepto es asimilable al de “mismidad” y también al concepto de identidad. Consiste en un sentimiento básico, primordial y pre-reflexivo del Yo como centro y núcleo de la propia experiencia incluyendo el sentido de nosotros mismos diferenciado de los otros y de los objetos. Es la infraestructura de la conciencia como podemos ver en el gráfico de arriba, su suelo, el origen de nuestra identidad, a través de ella sabemos que nuestra mano es nuestra mano y no la mano de otro o la almohada que nos acoge al ir a dormir o el peluche que necesitamos para acompañarnos durante el sueño. Ipseidad es una especie de autoamor, de autoreconocimiento y responsable de las experiencias en primera persona. “Yo soy”.

Sigue leyendo

La locura y sus dioses (XXIX)

Los dioses son voces en nuestra cabeza (Julian Jaynes)

Recientemente he leído -por recomendación de un amigo- un libro de Salvador Freixedo que me ha interesado notablemente a pesar de no compartir ninguna de las hipótesis que el autor plantea en su libro que se titula “Defendamonos de los dioses” y del cual escribí un post aquí. Quizá ustedes se sorprendan de esta declaración por mi parte lo que merece una aclaración: no considero a las ideas como verdaderas o falsas sino como sugerentes o inanes. Una idea puede llegar a una conclusión falsa pero lo importante es que esta idea sugiera y lleve a otra indagación que podrá resultar verdadera o falsa, pero si es sugerente no cabe duda de que habrá cumplido la función de las idea, que no es otra sino servir de apoyo a otra mejor.

Sigue leyendo