Infancias atroces (I)

perro

Voy a dedicar esta entrada y la próxima a hablar de un libro de  Bruce Perry que es un psiquiatra infantil americano y que me ha parecido extraordinario, no solo por los casos que presenta en su casuística-casos atroces y probablemente extremos- sino también por la teorización sobre los distintos mecanismos adaptativos que pone en marcha el traumatizado y que servirán de eje de rotación donde síntomas posteriores vendrán a enredarse, poniendo especial énfasis en la disociación asi como los distintos itinerarios que siguen estos mismos traumas en la edad adulta. Asi el lector podrá seguir distintos tipos de abuso y maltrato, el sexual, pero tambien los efectos del abandono,de presenciar escenas atroces, el trauma alimentario de aquellos que son alimentados de una manera mecánica o vacía por cuidadores sin empatía o despersonalizados, los entornos inciertos o los cuidados discontinuos. Aprenderá el lector algunas cosas sobre la crianza: que la predictibilidad, la repetición y las sincronías son la base de sustentación del despliegue fisiológico de todos los recursos mentales que llamamos crecimiento y maduración.

Sigue leyendo

La máscara de la cordura

mask

La perversion es el negativo de la neurosis (Sigmund Freud).                                                              Mucho se habla hoy en todos los entornos, clínicos, psicológicos y periodísticos sobre los psicópatas. Yo mismo en este blog he hablado últimamente de los aspectos benéficos que subyacen en la personalidad psicopática. Pero lo cierto es que cuanto más leo sobre psicópatas más me doy cuenta de que existe una enorme confusión entre esta palabra (que es un término clásico y no un diagnóstico DSM) por ejemplo la palabra “narcisismo” o la misma confusa etiqueta de “trastorno antisocial de la personalidad”.

Sigue leyendo

Niños orquídea

Dadme un medio de expresión y convertiré a un asesino en serie en un benefactor de la humanidad (E. M. Cioran)

foto_de_flor_orquidea_01

Los que leyeron el post anterior ya sabrán a estas horas que no existe genes específicos para la orientación o la identidad sexuales. No existe un gen gay ni existe un gen para ser heterosexual. Existe sin embargo una hormona -la testosterona perinatal que es la responsable de la masculinización del cerebro del feto. Siendo precisamente la deprivación de esta hormona la que lo feminiza.

Sigue leyendo