Un metalenguaje para una psiquiatría post-industrial (I)

Hay que recordar que “enfermedad mental” es un oximoron. Solo la materia puede enfermar. El problema es que aun no hemos sido capaces de averiguar qué es lo que enferma en las “enfermedades mentales”, pero tenemos algunas pistas: podríamos ponernos de acuerdo en que lo que enferma es la razón, es decir esa chispa divina que solo está al alcance de nosotros los sapiens después de haber conseguido ser pensantes.

Sigue leyendo

Subjetividad e identidad

Dale a tu subjetividad lo que es de tu subjetividad y a tu identidad lo que es de tu identidad.

Aquellos de mis lectores que hayan leído mis post anteriores y más concretamente el ultimo que titule´: “Las personas del pronombre” ya habrán comprendido cómo el lenguaje articula la subjetividad y la agenticidad, algo que permite reconocerse como autor de algo que se ha hecho o llevado a cabo a través del tiempo y al mismo tiempo reconocerse como autor de algo que simplemente se pensó o imaginó.

Sigue leyendo

Las personas del pronombre

Tomo prestado un título de Gil de Biedma para confeccionar este post. El título concreto es “Las personas del verbo” y donde el poeta busca precisamente y a través de su memoria las acciones de cada uno de esos sujetos múltiples que habitan sus recuerdos es decir lo que hicimos, las acciones que representan los verbos y sus personas: Yo, tu, él, nosotros, vosotros, ellos. Yo voy a referirme a los pronombres personales: aquel que indica la persona gramatical (yo, mi, me, conmigo) en relación con la primera persona que es la que nos interesa ahora..

Sigue leyendo