La disforia

anorexia.jpeg

Phoros en griego significa llevar, traslado o mudanza, es decir trasladar algo de un sitio a otro, mientras que la partícula dis alude a una dificultad, a un displacer.

Sigue leyendo

Anuncios

Lo normal y lo raro

normal

“Ni son todos los que están ni están todos los que son”

Todo el mundo estará de acuerdo conmigo en que la medicina es una disciplina que se ocupa de tratar y prevenir (cuando puede) las enfermedades. El problema es que no está claro del todo qué es y qué no es una enfermedad. Y no sólo en psiquiatria que es la especialidad donde esa delgada linea roja se hace más gruesa, sino en la Medicina General.

Sin embargo la medicina cuenta con una variable de peso: algunas enfermedades causan la muerte y en cualquier caso causan infirmitas, algo que raramente sucede en las enfermedades mentales. Una de las características de los enfermos mentales es que no saben que están enfermos, se trata de una disfunción que afecta a la consciencia de ser.

Escribo esta entrada después de asistir durante días a varias polémicas en las redes (la ultima la de la gestación subrogada) y de haber leído este post de Pablo Malo donde aborda algunas cuestiones que nos servirán para alumbrar este post.

Sigue leyendo

Un dilema de filosofía moral de interés en salud mental

alicia

Recientemente he tenido ocasión de leer este post de mi colega Pablo Malo, donde aborda las diferencias entre “maldad” y “enfermedad”. El articulo me ha interesado por varias razones. La primera es el ejemplo que pone Pablo acerca de la intencionalidad y de los efectos colaterales de cualquier acto.

Sigue leyendo

El egoísmo y los altruísmos

egoista

Un pollo es la forma que tiene un huevo de hacer otro huevo

Este libro que preside el post es una obra maestra que todo lector interesado en el campo de la Neurociencia y de la psicología evolucionista debería leer al menos una vez en su vida. De manera que lo recomiendo encarecidamente si usted aun no lo ha hecho.

Pero este post no va a hablar del egoísmo, sino para señalar que el concepto de egoísmo es intuitivo, consiste “en salirse con la nuestra” al precio que sea, privilegiando los intereses propios contra los ajenos. No es necesario explicar demasiado sobre esta cuestión ni tampoco en por qué los genes son tan egoistas que solo piensan en ellos mismos y en su replicación, tampoco hace falta insistir en que el egoísmo es una conducta comprensible y que fue seleccionada por la evolucion porque daba, da premio reproductivo. ¿Que duda cabe?

Lo que necesita explicación es el altruismo que aparentemente e suna conducta contraevolutiva y es por eso que algunos investigadores como W. D. Hamilton (el segundo Darwin de la historia) dedicó parte de su vida a construir conceptualizaciones que explicaran la conducta altruista.

Y lo hizo con un concepto (inclusive fitness) , y una regla, una ecuación que permitia relacionar y predecir la conducta altruista en base al parentesco.

De manera que está justificado hablar no de un altruismo sino de multiples altruismos, asi:

1.- El altruismo de los progenitores con sus hijos.

2.- El altruismo con los parientes.

3,. El altruismo con los conocidos pero no emparentados (amistad o cousinage)

4,. El altruismo tribal.

5.-El altruismo universal.

6.- El altruismo diferido.

En realidad todas las formas de altruismo proceden o evolucionaron incluyendo a las microsociedades inventadas por la modernidad (sindicatos, partidos, cofradias, profesiones, corporaciones, etc) de un mismo origen: la familia biológica.

“Somos la familia madridista, socialista o barcelonista”, dicen los que quieren hacer piña. Y no se equivocan.

La familia biológica es la matriz sobre la que se asientan todas las formas de pertenencia-filiación de las organizaciones humanas (no relacionadas con el parentesco) y es la que provee de argumentos y significado para la solidaridad, la cooperación y el altruismo.

madre

Aqui en esta imagen podemos observar un tipo de altruismo que tampoco merece una explicación, la madre se ocupa de sus hijos porque son suyos, es decir contienen sus genes (con total seguridad). Otra vez aparece el egoismo del gen.

manboobs

Naturalmente no podemos esperar que el altruismo del padre por sus hijos sea de la misma naturaleza que el de la madre (aunque a partir del aprendizaje social se pueden igualar), a pesar de que a este altruista le han crecido los pechos.

Lo paradójico del altruismo es que se comporta de un modo antidemocrático favoreciendo el nepotismo familiar y es lógico puesto que:

Las conductas altruistas humanas evolucionaron en el contexto de pequeños grupos, y este “altruísmo familiar” o “altruísmo entre hermanos” todavía es una clave de las sociedades humanas, especialmente aquellas que todavía están organizadas sobre la base de clanes o tribus. Se sabe, además, que este tipo de altruísmo contradice las expectativas de cooperación típicas en las sociedades modernas, liberales y democráticas. Cuanto más tribal y familiar es una sociedad, menos probabilidades tiene de desarrollar una forma democrática moderna. Según Woodley y Bell (2012), la consanguinidad, es decir, el matrimonio entre primos segundos o parientes cercanos “favorece un colectivismo rígido que resulta hostil al individualismo y el reconocimiento de los derechos individuales, elementos clave del ethos democrático”.

(Extraido de este post)

Dicho de otra manera, la democracia -nuestra idea de ella- supone una superación de los nepotismos familiares y aunque proceden de ellos se convierten en un obstáculo a la hora de replantear el subjetivismo necesario para mantener una individualidad tal y como la consideramos hoy, con sus correspondencias de responsabilidad y libertad de pensamiento.

Pero hay otros altruismos que se encuentran tan alejados de su origen que nos parecen heroicos, y -en cierta forma- psicológicamente sospechosos. ¿Qué hace que una persona sacrifique sus intereses personales por una solidaridad exótica como la que llevó a cabo esta persona?

calcutaLo primero que nos viene a la cabeza es la razón religiosa, sin duda, es bien sabido que las religiones potencian el desprecio por la individualidad y sacralizan el sacrificio para mayor gloria de Dios. Pero esta explicación deja afuera a otras personas cooperantes, como éstas que en principio suponemos que son laicas.

Se trata de las dos cooperantes españolas que fueron raptadas y recientemente liberadas.

cooperantes

¿Qué hace que unas personas renuncien a su seguridad, sus intereses personales y pasen un tiempo -parcial o completo-  ayudando o socorriendo a personas a las que no conocen y a las que seguramente no podrán ayudar con eficacia?

Naturalmente hay que echar mano de los ideales y del concepto de altruismo patologico.

El altruismo es patológico cuando se sacrifican los propios intereses (seguridad o fitness) en función de perseguir un humanitarismo exótico. Un humanitarismo exótico es aquel que va más allá de las fronteras que las propias naciones han marcado como definitorias de su identidad.

No sería de recibo una madre (o un padre) que abandonara a su familia para atender a los hijos de otros, tampoco es comprensible renunciar a tener hijos propios para entregarse en cuerpo y alma a los “demás”, es decir a desconocidos alejados -cuanto más mejor- de nuestro entorno habitual. Y menos comprensible es abortar en España para ir a atender a una maternidad los niños de una subsahariana con SIDA.

A pesar de ello, existe una verdadera industria del humanitarismo, ( y una trama de corrupcion en sus alrededores) en forma de ONGs, masters de cooperación impartidos por universidades que incluso llegan a implantar verdaderos disparates tecnológicos (tablets) en lugares tan abyectos como Etiopía o premios nobeles destinados a personas que acaban siempre en la mesa de un disidente o el propio Obama.

Dicho de otro modo la cooperación internacional, la solidaridad están bien vistos y venden puntos politicos y mediáticos, pero lo cierto es que aun entendiendo que el propósito de las personas individuales puede ser bueno (aunque psicológicamente sospechoso) el resultado es bastante ineficaz porque no tiene en cuenta la idiosincrasia de cada país, pueblo o nacionalidad.

Y es patológico no ya por razones psicológicas (que cada cual tendrá la suya) sino por razones politicas. En realidad el ethos democrático favorece la cooperación y la solidaridad de los ciudadanos que hemos contribuido a mantener un estado de cosas que entendemos hoy como Welfare, pero contiene una segunda pata: la individualidad personal, sin individualidad no hay democracia. La importación de nuestro modelo de creencias y de costumbres a otros entornos no sólo es algo irreal y utópico sino que está condenado al fracaso.

Los pueblos, las etnias, las comunidades o las nacionalidades no son un constructo inventado por los pueblos colonizadores o por el Capital sino realidades fácticas inabsorbibles por nuestra bienintencionada solidaridad democrática. Se trata de realidades que han evolucionado con sus propias condiciones de vida y sus propias formas de entender lo comunitario, lo politico y lo familiar o personal.

El altruismo diferido.-

Recientemente hemos asistido en nuestro pais a un accidente ferroviario que nos ha mantenido a todos los ciudadanos en vilo durante dias, participando de la angustia de los familiares de las victimas, que en un goteo constante y en cada informativo pasaban a engrosar la lista de fallecidos en tan desgraciado accidente.

Me gustaria señalar que el trato que la prensa ha dispensado a los ciudadanos de Angrois, -el barrio que quedaba más cercano al accidente y que fueron los primeros en acudir a socorrer a las victimas-, me parece sobredimensionado y grotesco. Los habitantes de Angrois no son unos héroes, sino ciudadanos como usted o como yo. Fueron los primeros en acudir al siniestro porque eran los que estaban más cerca. Todos hubiéramos hecho lo mismo y no porque seamos héroes sino porque resulta muy dificil permanecer impasible cuando la gente -victima de un accidente de esta naturaleza- pide socorro. No se puede contemplar una atrocidad y permanecer impasible sino a costa de la propia salud psíquica.

Hay algo en el altruismo que es en realidad egoísmo, su otra cara, como cuando damos sangre u órganos de algun familiar fallecido. Evolutivamente hablando, ese tipo de altruismo es beneficioso para la colectividad (y no perjudica al individuo que dona), pero nótese que sus fronteras quedan bastante limitadas por la proximidad, el sentido común y cierta protección para la propia integridad fisica.

Hoy por ti y mañana por mi, ese es el altruismo insospechadamente sano. Tit for tat.

En conclusion: todos los altruismos contienen sus efectos secundarios, hasta el más elemental -el de la madre- tiene sus estragos particulares sobre la emancipación de los hijos.

La linea roja que parece que delimita el altruismo normal del patológico está relacionado con la perdida de seguridad, renuncia a los propios intereses, renuncia al propio fitness en beneficio de un ideal abstracto.

Y cuanto más abstracto peor.