Mitos, leyendas y fractales


Hace algún tiempo (2019) publiqué un libro que titulé «Del mito a la clinica». En él describí mi peripecia profesional en el mundo de los trastornos alimentarios y mis reflexiones en torno a estas enfermedades que aquejan sobre todo a niñas pre y adolescentes y que desafían las clasificaciones clásicas de la psiquiatría, a la vez que son -en nuestro entorno- muy frecuentes en sus diversas formas (anorexia mental y bulimia nerviosa) y otras nuevas que han emergido después de ellas, me refiero a la disforia de género y las autolesiones que sin ser trastornos alimentarios suelen ser comórbidas con las anteriores.

Lo malo de escribir un libro es que queda dicho lo que se ha dicho y no se puede añadir nada más salvo editarlo de nuevo, por eso he decidido escribir este post que seria algo así como una adenda para explicar mejor mi tesis en el libro: las conductas humanas y las patologías reproducen muchas veces mitos ya escritos, si bien a distinta escala y con irregularidades. Distinta escala significa que un mismo mito puede tener varias versiones a veces opuestas en cuanto a su relato. Pan es el mismo mito que Dioniso solo que en escalas distintas de evolución de la conciencia humana: Pan es un violador y Dioniso un hedonista borracho. Dicho de otro modo, el mito de Pan y Dioniso es un fractal, ambos mitos son muy parecidos si bien se representan en distintas escalas de evolución de la conciencia humana y se encuentra en oposición al mito de Apolo . Así sucede con todos los mitos y explica porque se parecen tanto con independencia de la cultura de donde procedan. Pues un mito es una explicación imposible del pasado, Hercules no existió ni tampoco el caballo de Troya, se trata de mitos explicativos de otro tipo de sucesos que pudieron existir, por ejemplo Troya sabemos hoy que realmente existió, otra cosa es que fuera tomada con un caballo de madera, poblado de griegos atacantes, tal y como cuenta Homero. Lo que significa que mito y leyenda tienen puntos de contacto. La leyenda es una mezcla de cosas que sucedieron en realidad con otras fantásticas, pero lo importante es comprender que el mito es una forma de explicar la cosmogonia pero también los conflictos que los hombres han de enfrentar en la vida, así como soluciones trágicas para ellos cuya función es la de aviso e impedir que suceda en la vida real lo que se anuncia en el mito. De manera que el mito es una posibilidad de suceso, un creodo que esta ahí para señalizar la dirección de la disipación de la energía psíquica.

Las singularidades psíquicas.-

En este post ya hablé de ellas pero conviene refrescar estos conceptos:

  • Los fractales, son formas, más que eso son singularidades morfogéneticas que modelan el mundo, heredados de nuestra familia, es decir burbujeos por donde discurren los conflictos familiares. Por decirlo de un modo mas comprensible, si les llamamos fractales es porque estas singularidades cumplen con las propiedades de las fractales tal y como las entienden los matemáticos: autosimilitud, irregularidad y recursividad. Es decir los síntomas mentales se parecen unos a otros, se reproducen en distintas escalas y siguen patrones irregulares que avanzan en forma de procesos no siendo estáticos o fijos. Además recorren rutas preformadas en forma de bucles o creodos. A estas rutas en forma de bucle las llama Manuel Almendros rutas disipativas entroncando así la psicología con las ideas de Prigogyne sobre la disipación de la energía.
  • Los traumas son heridas psíquicas y aunque no son fractales se manifiestan como si lo fueran, en realidad los traumas no proceden de la herencia sino de sucesos acaecidos en la vida del sujeto se trata de eventos históricos, mientras que los fractales son acontecimientos transhistóricos y transgeneracionales.
  • Las corazas son estructuras de carácter consolidadas por la repetición y el sesgo del aprendizaje, son como el esqueleto de la mente y a veces les llamamos rasgos de personalidad en otro tipo de psicologías. Su función consiste en oscurecer los bucles y alejarlos de la conciencia así como constituir el entramado de las rutas disipativas. La coraza es el control determinista que nuestra mente trata de introducir en lo impredecible y que muchas veces consigue parando o deteniendo el flujo de la fractal. El destino de esta maniobra es probablemente la descompensación o crisis. Las personas enferman o sufren cuando se rompe una coraza, lo que indica que las corazas son construcciones antiempíricas y ansioliticas destinadas a alejar los puntos de rozadura de las fractales,

La familia es un lugar donde se comparten fractales.

Entendiendo como fractales a ideas, emociones, sentimientos, expectativas o deseos que atraviesan las generaciones y que a veces identifican a una familia. J. D. Unwin ha elaborado una teoría que dice que los fractales (él no habla de fractales) de una generación se manifiestan hasta en la tercera, así abuelos-padres y nietos comparten ese estilo que impregna las tres generaciones, con distintos destinos en cada uno de los componentes de la familia, hasta que se compone o inventa otro fractal. Los rozamientos entre fractales se caracterizan por disfunciones y síntomas psicológicos entre sus miembros, con distintas formas según en qué miembros se haya constelado con mayor intensidad el fractal.

Hasta el momento he detectado tres fractales: 1) la falta de amor, 2) la lucha por el estatus y 3) el qué dirán, que componen tres grandes grupos de estilos de formas de ser y expectativas respecto a sus miembros . Lo importante es comprender que aunque los traumas se comportan como fractales, los fractales son en realidad lo que se trasmite generacionalmente, los traumas son rabiosamente individuales y aunque se habla mucho de trauma intergeneracional, en realidad estamos confundiéndolo con otro concepto: el concepto de fractal que precisa de muchos individuos relacionados de forma familiar o grupal y donde unos influyen sobre otros.

En el próximo post abordaré estos tres temas fundamentales, esos que se repiten como un estribillo continuo en cada familia.

4 comentarios en “Mitos, leyendas y fractales

  1. Hola, un gusto leerte como siempre (el post de la psicología del caos es TREMENDO). Escribo para corroborar si soy capaz de seguir tu tesis.

    Lo que entiendo es que el fractal aplicado al comportamiento psíquico es el «conducto» por el cual nuestra sensación recorre y genera perceptibilidades, este «ducto» trasmite inconscientemente la herencia y perfila nuestra conducta. Dentro de este conducto/fractal descubres tres rutas: la falta, la lucha y la carencia. ¿Estoy encaminado?

    ¿Estos fractales podrían ser conductas orgánicas no visibles, audibles o táctiles sino emanativas? ¿De ahí su duración generacional?

    Me gusta

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s