Los instintivos: el E1 (XVI)


Cuadro de Ana Roldán

Infinitivo: Controlar

Herida emocional: Imperfección, incapacidad

Emoción principal: Ira

Rasgo de carácter: Perfeccionismo

Arcano: El Mago, la Rueda, el Sol

Sombra.- ceguera moral

Talento.- Rigor, disciplina, Percepción del pequeño detalle, Precisión

Destino. Jugar, disfrutar, renacer.

Mito: Hefesto el artesano, Hestia (Vesta)

Descripción fenomenológica.-

La figura representa a una mujer que levanta una mano y un dedo en señal de admonición, mientras en la otra sostiene una balanza que nos recuerda a la Justicia del E8. Efectivamente E8, E9 y Ei1 pertenecen a la triada de los instintivos, no son perfiles mentales ni emocionales, son perfiles interesados en el control instintivo (que es su paradigma). Se trata de eneratipos viscerales, que son más tripas que corazón o cerebro. Por tanto tienen un gran sentido de la justicia y de lo que es correcto, se trata de personas que aspiran a la perfección y es el relojero la imagen de precisión que me viene a la cabeza cuando pienso en un E1, en realidad remite al mito de Hefesto que se enamora de Afrodita pues representa a la belleza que Hefesto sabe que no puede alcanzar aunque con ella probara también su deslealtad, frivolidad en el amor y su infidelidad.

Un relojero irascible y paciente, laborioso y diligente pero a veces parsimonioso que paradójicamente es impaciente con los demás. Un mago que aun no sabe hacer magia sino que solo sabe poner las cosas pequeñas en orden, a la vista de sí mismo, ocultas para los demás.

Hestia es la diosa del hogar que los romanos adoptaron con el nombre de Vesta, una diosa muy respetada en Roma por su consagración a una vida de castidad, un voto que sin embargo no era de por vida como en la vida religiosa católica. Hestia tiene un aura espiritual que discurre entre tareas manuales, la perfecta ama de casa, que consigue crear un hogar.

La ira del E1 es un rasgo de su impaciencia, algo que emerge cuando los demás no se adecuan a sus listas de ordenes o secuencias, en suma a su vida ritualizada, pues el ritual es una de las formas de lidiar con la impredictibilidad. Y lo impredecible es para E1 la peor amenaza.

Tipos de rituales.-

Hay dos tipos de rituales, uno es el ritual repetitivo de los E1 y otro es el juego de los niños. Los niños disfrutan mucho con la ritualizacion de sus actividades lúdicas. Jugar significa repetir. Leerle un cuento a un niño a la hora de dormir es un ritual que ha de ser siempre el mismo, el niño no tolera desviaciones del relato, a la mínima desviación nos dirá ”no es así”. El niño persigue a través del juego la predictibilidad y las sincronías que necesita para exorcizar sus miedos, sus conversaciones con sus “daimones”, juguetes o escenarios lúdicos, siguen siempre una secuencia inalterable. El juego es pues un módulo de adicción una especie de zombie, Jaak Panksepp lo describe como un circuito junto con otros seis: pánico, cuidado, miedo, búsqueda, lujuria y rabia que se aproximan mucho a la idea de eneatipo.

Los adultos E1 son niños que no jugaron lo suficiente o han perdido el hábito de jugar pues trabajar no es jugar, jugar es crear, inventar y disfrutar, algo muy alejado del principio del deber que preside la vida de un E1. Los rituales del adulto E1 no son para disfrutar sino para exorcizar la ansiedad o la culpa, es por eso que no sirven al mismo amo. Unos a la alegría otros a la expiación, ambos son repetitivos, pues no hay aprendizaje sin repetición, pero el objetivo de ambos rituales -como puede verse- es bien distinto.

E1 es una persona (hombre o mujer) que aplica en su vida una lógica aplastante y que sin embargo está equivocada en gran parte de sus apreciaciones pues no sabe que la lógica tiene márgenes muy borrosos; no se trata de hacer las cosas siempre de un modo lógico pues la lógica nos hace perder de vista el contexto, la totalidad. Es imposible la creatividad en una persona perfeccionista, pues la creatividad precisa de desorden, de un cierto caos que nos permite romper o ensuciar para luego definir o construir. Los E1 están sobre todo interesados en construir sin ensuciar, en criticar sin tener en cuenta las razones de los demás, en aplicar a la vida una lógica que muchas veces aparece como moralizante y que sin embargo está construida sobre el miedo.

No sabe que a veces lo más lógico es ser irrazonable.

Y sabe Hefesto que no es un artista sino un artesano, es por eso que puede ser seducido por Afrodita, que en cualquier caso, no se caracteriza por la fidelidad. Afrodita, la diosa de la belleza es anterior al orden Olímpico y no está sometida a las leyes del padre. El destino de Hefesto es pues ser engañado.

Pues la perfección es una forma de miedo. Una forma de miedo a no dar la talla, a que se note que no sabemos de qué hablamos, a tener opinón de todo sin saber muy bien de qué se discute, de creer tener siempre razón y en saber los cómos de las cosas.

Sin embargo los E1 bien adaptados son buenos organizadores, liderar equipos y a veces incluso pueden ser grandes reformadores, aunque lo que mas les caracteriza es su civismo, algo que hemos podido comprobar en la pandemia que aun padecemos. Los que siguen las reglas son sobre todo los E1, gracias a su disciplina.

En psicoanálisis hay un concepto que se llama “omnipotencia anal” y que puede definirse diciendo “Nadie puede hacerlo mejor que yo”. El E1 está persuadido sea en la tarea que domine que nadie puede hacer las cosas mejor que él. Es por eso que E1 no sabe delegar y es por eso que E1 es el peor jefe que puede usted tener en su trabajo. E1 cree que siempre tiene razón, es tozudo hasta el paroxismo y nunca da su brazo a torcer.

Las madres E1 generan en sus hijos y mucho más en sus hijas un rechazo visceral, teñido de miedo y de culpa, razón por la que muchas de ellas se orientan hacia el padre en busca de amor. “La hija del padre” Atenea es un hija con madre E1, demasiado perfecta para identificarse con ella, demasiado fría, demasiado exigente y a veces demasiado fuerte y es sabido que las niñas suelen identificarse con el padre más cariñoso.

Corresponde a lo que los clásicos llamaron el temperamento colérico, el elemento madera de los chinos y el cluster de los ansiosos en el DSM. Vale la pena recordar que la pena es lo contrario de la ira aunque quizá es peor el remedio que la enfermedad. Claro que los chinos no consideran a la pena como sinónimo de depresión como nos sucede a nosotros , lo cierto es que los coléricos mejoran cuando están sometidos a un duelo, a una transición o a una circunstancia que no pueden controlar, mientras que pueden estallar con un menudencia.

La herida emocional de E1 es haber vivido en un entorno familiar impredecible en el que es complicado hacerse con una autoimagen de competencia aunque si de autonomía. Uno tiene que arreglárselas solo desde muy temprano en la vida, y a veces desempeñar roles inadecuados para su edad, asi debe enfrentar conflictos sin más recursos que los propios con una sobreactuación sobre sus posibilidades inadecuada para una edad infantil o adolescente donde las cualidades han de ser demostradas constantemente a fin de no perder apoyos de los iguales. Queda poco tiempo para jugar o para ensayar roles cuando uno ha de verselas con el deber o la disciplina impuesta, es por eso que las situaciones de desigualdad son para algunas personas la herida emocional más importante de su vida, mucho más que las afectivas procedentes de la propia familia. Desigualdades económicas, sociales, de escolaridad rompen la isonomía del grupo y someten al individuo o bien a un marasmo de humillaciones o bien de sentimientos de incapacidad que tratará de compensar vía el perfeccionismo, los escrúpulos, la procrastinación o el disimulo sin bien estos últimos rasgos de carácter de evitación me parecen más posibles en E6 que veremos próximamente.

Es así como E1 deja de jugar.

Simbologia del sol.-

El mago no solo ha de saber hacer magia sino sobre todo entender la rueda de la vida, el samsara y sobre todo conocer sus giros que pueden ser adelante y hacia atrás. la Fortuna y la desgracia son opuestos solo en la medida de que nuestro pensamiento categórico los subraye de ese modo, pero la magia precisamente consiste en transformar lo maléfico en algo benefactor hasta llegar al Sol, el supremo símbolo y arcano mayor de la transformación, el eterno dador de vida a esos niños casi desnudos que juegan de modo inocente pues nada tienen que ocultar.

Volver a ser niño para deshacerse de todas las rutinas que se construyeron para deformar nuestra inocencia.

El sol es la tercera vuelta fractal del eneatipo 1 y una experiencia cumbre de la conciencia, el mago después de haber sabido usar la rueda puede por fin sentarse placidamente bajo los rayos templados, el calor, la serenidad.

Y puede volver a jugar.

Ayudadores del E1.-

El E1 mejora con el desapego o la creatividad del E5, con el entusiasmo lúdico del E7, con la fuerza del E2 pero empeora con la evitación, y las dudas del E6, tanto que puede llegar a bloquear sus decisiones por considerarlas siempre malas. “Entre lo malo y lo peor” no se toman decisiones. La procastinación del E6 tampoco es sana para el E1, la victimización y el negativismo del E4 es fatal para E1 y ouede convertir su vida en una pesadilla.

Un pensamiento en “Los instintivos: el E1 (XVI)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s