Los emocionales: el E3 (XV)


Pintura original de Ana Roldán

Para saber quien soy he de utilizar a los otros como espejo (Guidano 1999)

Infinitivo: Lograr.

Herida emocional: Falta de validaciión

Emoción principal: Vanidad

Rasgo de carácter: Seducción

Arcano: La emperatriz, el Colgado, El Mundo

Sombra.-Dependencia

Talento.- Habilidades sociales

Destino.- Promoción, éxito.

Mito: Atenea, Apolo

Descripción fenomenológica.-

El eneatipo 3 más extremo podríamos representarlo como una persona frívola y superficial, que  ha construido una vida artificiosa que encaja con el ideal impuesto por la sociedad.  El E3 descrito por Naranjo es alguien cuya prioridad es obtener logros profesionales y materiales para ser admirado por el resto. Para conseguirlo, se ha desconectado de las emociones, lo que le permite rendir en todas las áreas, volviéndose competitivo y muy eficiente. Ese tres, vinculado por su flecha hacia el E9, en la pereza de sí mismo y por tanto de dependencia de su entorno, no conoce  sus verdaderos deseos, necesidades e intereses. Confluye con el ambiente siempre atento a lo que se valora fuera para darlo.

La vanidad es uno de los motores que mueven la motivación humana con mayor intensidad. Y lo es porque la vanidad -al contrario del orgullo- precisa de espectadores, no es pues un sentimiento autistico o que se viva a solas, sino que necesita de un otro que asegure al vanidoso que realmente es una persona valiosa, bella o interesante.

Lo que caracteriza a los eneatipos emocionales es no haber sido lo suficientemente valorados por sus figuras de referencia pero cada uno de ellos desarrollará una estrategia bien distinta a fin de conseguirlo. El E3 quiere ser valorado pero no por su abnegación (como el E2) o por ser especial y único como el E4 sino por sus propios logros, es en este sentido un eneatipo demostrativo. En este sentido la vanidad que le acompaña es social y extrovertida mientras que el orgullo del E2 es mucho más intrínseco a la persona, a la función, a la estirpe o al origen y no precisa a nadie o solo a unos pocos que le validen.

Quizá la raíz de esta dinámica psicosocial la encontremos en la infancia del E3. A menudo han tenido progenitores fríos, muy directivos, “madres neveras” que han priorizado el rendimiento y la perfección a las necesidades emocionales del infante. Como describe Alice Miller “Lo que sí existe es este tipo de niños: inteligentes, atentos, hipersensibles y, por estar totalmente orientados hacia el bienestar de los padres, también disponibles, utilizables y, sobre todo, transparentes, predecibles y manipulables… mientras su verdadero Yo (su mundo afectivo) permanece en el sótano de esa casa transparente en la que tienen que vivir, a veces hasta la pubertad y, no pocas veces, hasta que sean padres ellos mismos. (….) El niño no puede confiar en sentimientos propios, no ha hecho ninguna experiencia en ese campo, desconoce sus verdaderas necesidades y es un perfecto extraño ante sí mismo. En esta situación no puede separarse de sus padres, y también en la edad adulta dependerá constantemente de la aprobación de las personas que representen a los «padres», tales como parejas, grupos y, sobre todo, sus propios hijos. “ (El drama del niño dotado).

Guidano también habla, sin referirse al Eneagrama, de un concepto muy reconocible en el E3: el “maximalismo”. (la máxima ganancia). Para los E3 ser la máxima en una situación corresponde a la condición mínima para enfrentarse a ella. Además el máximo corresponde al principio de lo que se inicie y si no se da ese máximo la actividad se abandona de manera radical. Cuando el E3 ve que no va a poder destacar o hacer algo máximo (de manera excelente) la mayoría de las veces cesa rápido en el intento.

Los E3 son personas de éxito pero nunca se sienten satisfechos del todo con lo que consiguen, es por eso que continuamente persiguen nuevos retos no necesariamente congruentes con su destino pero no es un vagabundo intelectual, (un buscador) como E5. En el nivel más bajo estamos frente a una persona egocéntrica, ególatra, “pagada de si misma” y con rasgos histéricos, en el más elevado frente a un hombre o mujer de mundo que ha cursado estudios en la universidad de la vida. Hombres y mujeres comparten este eneatipo si bien en las mujeres podemos reconocerlas mucho mejor gracias a una tendencia al embellecimiento que las caracteriza a casi todas, Para una mujer E3 ser atractiva es una necesidad vital puesto que le garantiza el amor, pues es el amor lo que a fin de cuentas persigue a veces de manera poco selectiva y que ha identificado con el valor. “Si valgo me amarán” suele decirse el E3, mientras que el E2 orgulloso se plantea “Si me entrego totalmente me amarán”.

Los talentos de E3 están relacionados con su facilidad para hacer amigos, tejer relaciones y escamotearse de los conflictos (gracias a su vinculación con E9), suelo apreciar que estas personas no suelen tener muchos enemigos, a no ser que estén en política, un lugar poco recomendable para un E3 pues en ese campo no sirve demasiado el ser seductor, agradable o habilidoso socialmente. El destino de un político es el del chivo expiatorio. El destino del E3 bien adaptado es promover el talento de otros o bien alcanzar el éxito gracias a sus propios medios.

El colgado es un símbolo de iluminación, representa a aquel que puede ver el lado oculto de las cosas, el opuesto o contrario de cada cuestión, es como una sombra invertida de nuestra propia imagen.

El E3 es un buen ayudador para el E5, en cierto modo con la ayuda del E3, un E5 puede llegar a tener éxito que nunca alcanzaría por sus propios medios, ya vimos que E5 no busca el éxito sino el conocimiento en sí mismo. Podríamos decir que E3 saca a E5 al mundo, pues E3 es precisamente eso, su arcano más elevado: el mundo.

El mundo

El Mundo no es solamente una representación de la totalidad del mundo, como su nombre indica, sino una referencia a la totalidad del hombre. El Mundo es la carta del tarot con mayor cantidad de símbolos y, tal vez, de significados: en la baraja del tarot de Marsella veremos como la mandorla de hojas es un símbolo de la unión de el Cielo y la Tierra, como las cuatro figuras de las esquinas son los animales del profeta Ezequiel o las dos varas que la figura central porta en sus manos son una alusión al equilibrio de los opuestos.

La carta de El Mundo une todos los colores que ya hemos visto en el resto de los Arcanos del tarot de Marsella. Si bien ningún color tiene más protagonismo sobre otro, llama mucho la atención completa presencia del color carne en el personaje central, siendo sinónimo de todo lo humano y carnal.

La presencia del rojo, amarillo y azul juntos en la mandorla de hojas hace referencia a los tres planos y la unión final de estos: el espiritual, el material y el mental.

El Mundo (21) es un padre simbólico pero un simbólico que es, a su vez, un imaginario radical que está más allá del lenguaje y de la función paterna, es decir algo que pertenece a lo real del padre. a su inconsciente, es por eso que se considera que esta carta del tarot es la que muestra la mayor elevación de conciencia y la que cierra la rueda de fractales de la conciencia.

El padre proyectivo.-

El padre es la figura esencial del E3, tanto en las mujeres como en los hombres, El padre proyecta sobre sus hijos una amplia variedad de deseos, sobre todo en los primogénitos. Por ejemplo un padre que deseaba tener un hijo varón puede proyectar sobre su hija primogénita el deseo que quedó inconcluso o frustrado llevándola hacia la persecución del logro, para demostrarle a su padre que es tan valiosa como un hombre. El padre puede proyectar en él o ella un deseo de éxito, pero también de fracaso o decepción. Los padres proyectan sobre sus hijos sobre todo su masculinidad, su fuerza, su erotismo o su sensación de fracaso como hombre. Así como el E5 suele ser una obra de la madre y sus proyecciones el E3 es una obra paterna. Atenea es su mito fundacional, la hija del padre.

Se trata de otra lectura del complejo de Edipo y explicaría porque las niñas competentes que buscan el logro lo pueden hacer también a través de la belleza o el erotismo. No cabe duda de que existe una captación erótica por parte del padre en estas niñas que por vía sublimatoria las convierte en competentes en otras lides.

Ayudadores y contrincantes.

Es insana (su sombra) su relación con el E9 por su tendencia a la dependencia y la falta de aseritividad mientras que sana en su relación con E6 y es entonces cuando gracias a la lealtad de E6 convierte su vanidad en autenticidad.

Cuando el E3 en su flecha hacia el E6 logra soltar su miedo a no ser lo que los demás esperan de él y demuestra ser una persona capaz de brillar con luz propia y de iluminar el día a día de quienes están cerca con su chispa y su entusiasmo. Cuando el E3 se des-identifica de la imagen que vende (y que es el subproducto de la proyección paterna) y supera esa inautenticidad, logra conectar con su verdadera naturaleza. Entonces descubrimos que son personas hipersensibles con una gran profundidad emocional, afectuosas y muy interesadas por aprender, mejorar, compartir, dar amor, y ser apreciadas. Son capaces de motivar, de impulsar, de inspirar y de llevar a cabo grandes empresas personales y profesionales aunando emoción y buen hacer.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s