Los mentales: el E5 (XIV)


Infinitivo: Conocer

Herida emocional: Intrusión, hiperprotección

Emoción principal: Vergüenza

Rasgo de caracter: Timidez

Arcano: El Papa (Hierofante) y la Templanza.

Sombra.-Desapego practico

Talento.- Observar, carisma

Destino.- Enseñar

Mito: Prometeo

Descripción fenomenológica.-

Aunque para los clásicos (Naranjo sobre todo) la avaricia es la principal emoción que muestra fijeza en este eneatipo lo cierto es que solo es verdad en los casos más periféricos. Se trata de los conocidos como “esquizoides”, personas solitarias, misántropos, personas que viven en los márgenes sociales y que no necesariamente son enfermos mentales aunque si bastante exóticos o extravagantes: todos hemos tenido algún profesor así o algún conocido, son célibes, viven solos, sin familia, aislados de su grupo social y que rechazan integrarse en él, a veces entran en religión o en alguna causa radical o secta buscando precisamente el aislamiento social o la soledad de los márgenes. No parecen disfrutar de las relaciones sociales al contrario de lo que les sucede a los evitadores del E6 que suspiran por tener una vida integrada aunque en condiciones de seguridad. Quieren estar solos y se rodean a veces de un halo de misterio que puede resultar atractivo para un E2 -el gran cuidador- que busca retos para su derramamiento de amor.

Más allá de esos individuos marginales el eneatipo 5 es un eneatipo que alberga lo que conocemos con el nombre genérico de intelectuales: científicos, filósofos, teólogos, pensadores, ensayistas, escritores y en realidad a todos aquellos que disfrutan de su interioridad y que no necesitan grandes diversiones para pasárselo bien en sus estudios, trabajos o escritorios. En realidad el mito de ser avariciosos procede del hecho de que estas personas no están diseñadas para compartir salvo en ciertas condiciones. No son dados a debatir, o a hacer o a dar consejos que no se piden, a soltar discursos o a salir en tertulias de la TV, su mundo es fundamentalmente un mundo interior pero tampoco es cierta la idea de que se hallan desconectados de sus emociones. Al contrario, tienen un profundo conocimiento de sí mismos y un profundo fervor por la libertad.

El éxito o la fama no es patrimonio del E5 a pesar de que todo pareciera señalar en esta dirección. Para tener éxito es necesario pasearse por otros eneatipos de vez en cuando, Vuelvo a señalar la idea de que el eneatipo no es fijo y que se comporta más bien de forma cuántica: se puede estar en dos sitios a la vez o bien un opción se colapsa cuando se abre otra.

Ya veremos como el éxito está mayormente representado en E3.

Para un E5, la libertad no es una abstracción sino un estado interior (un estado mental libertario) que tiene que ver con la idea de poder mantener opiniones personales de cualquier cosa (más de las cosas que sabe mejor que otros). la libertad que defiende es un libertad de pensamiento y no tanto de acción como piensa el E7.

El E5 puede ser un líder, un catalizador, un hombre común que ha logrado pensar de forma transversal aprovechando las prestaciones del raciocinio con las prestaciones de la intuición dando por resultado una visión nueva de las cosas, un nuevo enfoque: alguien que puede ver lo oculto en los demás porque antes lo contempló en sí mismo, una mezcla de introversión, juicio y pensamiento si seguimos a la escuela junguiana. Una visión nueva que no trata de amordazar ninguna de las formas que le precedieron, el catalizador no está en la estéril dialéctica cognitiva sino en la expansión de la conciencia. No está en la verdad sino en la práctica del día a día. No está en las ideas concretas sino en el flujo de las mismas. No está en la razón sino en el uso moderado del juicio, ese que deja espacio para lo irrazonable, lo paradójico o lo inusual.

Su virtud principal es la humildad, la generosidad y el desapego, no es de extrañar que su segundo fractal del Tarot sea la Templanza. ese ángel que trasiega con líquidos y los derrama de una vasija a otra (consciente e inconsciente) y que simboliza su estado de ánimo más común: la serenidad, el temple, o lo que los griegos llamaban la virtud central: la eutimia.

Le distinguiréis por su manera de pensar, por el uso que dan a sus pensamientos, por cómo piensan las cosas, por su manera de fundir lo que sabe en algo de un nivel de definición que abarca todas las partes. Por su originalidad -que comparte con los E4- a la hora de plantear y resolver problemas pues no hay que olvidar que “La templanza” es la octava superior del Papa, gobernador del cielo y emperador de la Tierra, creador pero tramposo, demasiado humano. Lo distinguiréis por su mente sabia, la que va más allá del conocimiento y aplica la resta y el descarte de lo obsoleto. Le distinguiréis por su capacidad de integrar lo nuevo y lo viejo sin esconderlo, separarlo u ocultarlo. Le distnguiréis por su falta de memoria sobre lo banal, su falta de rencor o resentimiento. Le distinguiréis por su invalidez para lo practico y por su indiferencia ante los advenedizos.

Ayudadores del E5.-

Precisamente su invalidez para lo práctico señala en la dirección de que sus principales ayudadores son los “emocionales”. E2 y E3, el primero porque tiene en E5 un reto para su fijación principal que no es otra sino conseguir que le quieran, para E3 porque son aquellos que necesitan más del reconocimiento ajeno para salvaguardar su vanidad. Son sus mejores amigos, amantes, maridos o esposas, aquellos eneatipos que resultan complementarios como E2 que con su altruismo y su dedicación dotan de significados emocionales a las tareas del E5.

El E3 es también un perfecto ayudador pues tiene lo que le falta a E5: habilidades sociales, simpatía, entusiasmo, extroversión y agradabilidad, es poco probable que E3 tenga enemigos. Se trata del gran “hacedor de amistades y nudos de interés”, lo que ahora se llaman “contactos”.

E1 es también un buen ayudador si se mantiene aislado de las tareas de E% que no precisan de compañía o de injerencias mientras se sedimentan. El orden y la precisión de E1 dotan a la vida de E5 de cierta predictibilidad y sincronías. Del mismo modo la asertividad de E8 puede ser necesaria en ciertos momentos de la vida: pensar está bien pero mejor obtener algún lugar de poder -una atalaya- donde se puedan poner en circulación las buenas ideas. Ideas que en cualquier caso se regalan, E5 no está interesado en el dinero, ni lo dilapida por tanto, es un buen administrador.

E5 es providencial a veces para E6, E8 y E4 quienes se pueden centrar a través del conocimiento que E5 les brinda, sobre todo en esas personas que admiran a aquellos que saben, conocen u ostentan un determinado conocimiento y que a veces -cuando intervienen sentimientos de este tipo- conocemos con el nombre de sapiosexuales (se trata de personas que veneran o se enamoran no de la belleza o del dinero o poder sino del saber). Mas que eso se excitan sexualmente.

Por último es bueno saber que E7 es un mal compañero para E5, demasiado hedonista y demasiado entusiasmo vacuo, demasiado impulsivo y codicioso. E7 empeora a E5. del mismo modo E9 no representa ningún aporte interesante para la expansión de la conciencia de E5, demasiado conformista, un perezoso intelectual.

5 pensamientos en “Los mentales: el E5 (XIV)

  1. MI AUTODIAGNÓSTICO Y SU CORRESPONDENCIA CON EL E5 ALQUIMISTA DESINTEGRADO

    Intuitivo-pensador-introvertido, con actitud prometeica y sobreanalítica, que presenta una disolución de la persona y una inflación psíquica de carácter pusilánime.

    Estas características, forman parte del autodiagnóstico que me hice hace ya bastantes años. Los diagnósticos que me habían hecho hasta el momento estaban en desacuerdo entre sí, ninguno me convencía y a la vez me parecían excesivamente limitados a la clínica, por lo que tuve que hacerme uno más completo y adecuado basado en la Psicología Junguiana una vez que la fui entendiendo, tanto es así, que después de más de 15 años, sigue vigente.

    Tuve que darme a mi mismo una posible explicación de lo que me estaba ocurriendo mediante la formulación de una hipótesis que ciertamente no se puede probar puesto que se trata de un problema complejo.

    Más tarde estudiando el proceso alquímico individuatorio, me di cuenta de que todo Alquimista en crisis presentaba exactamente las mismas características, de la misma forma que ocurre con el eneatipo 5 no integrado en la variante de buscador de si mismo.

    Este autodiagnóstico, que en principio pensé que era personal, en realidad pertenece y describe a todo sujeto en situación de Nigredo alquímica, al E5 Alquimista en crisis, siendo además cierto que todos los alquimistas son E5, pero, que no todos los E5 son alquimistas.

    Entiendo, entonces, que el eneagrama es un sistema que también puede describir, no exclusivamente personalidades, sino, también, circunstancias y procesos.

    ALGUNAS COSAS ACERCA DE LAS CARACTERÍSTICAS INCLUIDAS EN EL AUTODIAGNÓSTICO.

    1-Intuitivo-pensador-introvertido

    Es muy interesante lo que comenta Jung acerca del intuitivo-pensador-introvertido, en el sentido, de que al tener desarrolladas sus funciones enjuiciadoras, no se contenta meramente con lo estético de lo que intuitivamente percibe, sino, que se preocupa del significado de su percepción, de tal modo que se siente obligado a plasmar dicha visión en su propia vida.

    Al respecto dice: “hace de si mismo y de su vida algo simbólico, adaptado ciertamente al sentido interno y eterno del acontecer, pero inadaptado a la efectiva realidad presente. Con ello se priva también de la eficacia sobre esa realidad, pues, permanece incomprendido. Su lenguaje no es el hablado por todos, sino que es un lenguaje demasiado subjetivo.”

    Y también comenta: “La profundización de la intuición tiene como efecto, naturalmente, un alejamiento a menudo extraordinario del individuo con respecto a la realidad tangible, de suerte que él mismo se convierte en un completo enigma para su entorno más inmediato”.

    En cuanto a esta cuestión, pienso que los únicos sujetos que como mínimo inician un proceso alquímico de individuación, tienen que haber experimentando en algún momento un superdesarrollo de la función Intuición, aunque no sepan realmente como le sucedió tal cosa, ni hubiesen hecho nada de forma premeditada para ello.

    Digo como mínimo en el sentido de que el sujeto que tiene las condiciones para comenzar el proceso no por ello las tiene todas consigo para poder concluirlo, eso es harina de otro costal, y perfectamente puede quedarse estancado de por vida en una situación permanente de crisis de transición.

    2-Actitud prometeica

    La actitud prometeica, entre otras cosas, la feroz resistencia a poner el alma en venta a cambio de la adquisición de un yo-máscara, tiene como consecuencia más importante una prolongada y penosa situación de crucifixión psíquica, que significa, a su vez, un “castigo” por haber cometido la inconsciencia de haber querido ser consciente.

    El catalizador y el crucificado, son la misma persona y son las dos características principales del mito de Prometeo.

    La resistencia en cuanto hacer concesiones en lo relativo a la adaptación, se paga muy caro. El adjudicarse un yo-máscara aporta innumerables ventajas, no solamente en cuanto a la supervivencia, sino, también en lo que se refiere a la obtención de los beneficios materiales, relacionales y de desarrollo personal que la sociedad puede aportar, aparte, claro está, de los múltiples problemas existenciales, filosóficos, morales y psicológicos, característicos de la ampliación consciente, que se consiguen evitar con ello.

    El Génesis trata de eso mismo, trata de una clara advertencia acerca de las consecuencias de un desarrollo de la consciencia mayor de la cuenta.

    Curiosamente, el Nuevo Testamento, anima a todo lo contrario, en Mateo 6:25-34, se exhorta, por ejemplo, a la transformación sin tener en cuenta el miedo a las consecuencias.

    El Evangelio insta a seguir a Cristo, al Sí-mismo, al abandono del yo-máscara en busca del yo-esencia “¿De que sirve ganar el mundo si pierdes tu alma?” y “No se puede servir a dos señores”. Esas dos frases van en la misma dirección, a la renuncia de todos los beneficios de un yo-máscara en pos de conseguir un yo-esencia, a pesar de todos los sinsabores, renuncias y padecimientos que se sufrirán durante el periodo de transición entre ambos.

    Pienso que animar a alguien a esa transformación, es en la realidad una cosa estéril, ya que esto no depende de una decisión personal, las condiciones intuitivas requeridas surgen de forma involuntaria en el sujeto sin que este lo sepa, digamos que simplemente, “le tocó la china”.

    Las iglesias cristianas, al respecto, han hecho dejación de funciones. Desde que los poderes terrenales se convirtieron al Cristianismo, con el fin de neutralizarlo, la cosa fue a peor. Entre otras cosas, históricamente se ha buscado principalmente el aumento del número de adeptos mediante una facilitación de los requisistos para ser cristiano, por lo que la transformación interna primigenia ha sido sustituida por una más accesible transformación externa.

    3-Actitud sobreanalítica

    La actitud sobreanalítica, tiene muy mala prensa debido al desconocimiento de que, en estos casos de evolución consciente, es vital para el sujeto el llegar a poder lograr diferenciar, verbalizar y metabolizar, la información proveniente del Inconsciente, que, como un tsunami, le ha caído encima.

    Vital, para eludir la psicosis que le amenaza, y, también porque se ha planteado por parte de la Psique la necesidad ineludible de la consecución de la Unio Mentalis como logro obligatorio, ya que sin esta, la individuación será inalcanzable, y esto es muy importante puesto que la individuación consciente se plantea como la única solución posible para el sujeto que desarrolló la consciencia “más allá de lo recomendable”.

    (Entiendo a la Unio Mentalis como a la integración, mediante la equiparación en cuanto a desarrollo consciente, de las funciones Intuición y Pensamiento adquirida a través del esfuerzo filosófico-introspectivo que conduce al conocimiento funcional-necesario de la Sombra y del Inconsciente y que conduce a un primer establecimiento de nuevas conexiones entre hemisferios cerebrales)

    4-Disolución de la persona

    La disolución de la persona (máscara social) se vive como enajenación y extrañeza (San Juán de la Cruz), como un estado disociativo denominado despersonalización-desrealización y que corresponde con la “pérdida del Alma” del Alquimista durante la Nigredo.

    La restauración (reconstrucción) regresiva de la persona, para el sujeto que ha avanzado en su desarrollo consciente, es imposible, el ángel con la espada de fuego, se lo impide, por lo que solamente le queda la solución de la individuación, puesto que regresar al Paraíso de la no consciencia ampliada le está vetado para siempre.

    Cuando esa situación disociativa, sea causada por otras razones, supongo que quizás otro tipo de solución podría ser factible, lo desconozco.

    5-Inflación psíquica de carácter pusilánime

    La inflación pusilánime consiste, entre otras cosas, en un sentimiento de superioridad interno que no corresponde con la inferioridad externa que el sujeto presenta ante los demás y ante si mismo. Incapaz de acometer proyectos de vida, el inflado pusilánime, fracasa socialmente y sufre de forma aislada e incomprendido, pagando culpas y pecados, propios y ajenos, personales y colectivos.

    En este sentido, el sufrimiento y el fracaso vital, se ven como la manera más efectiva para la reducción de la inflación, del narcisismo y de la soberbia, reducciones imprescindibles para conseguir avanzar en el proceso individuatorio.

    En cambio el inflado megalómano, tiene una falsa actitud de superioridad que esconde un fuerte sentimiento interno de inferioridad. Puede llegar a convertirse en el líder de una secta o en un telepredicador, por ejemplo, puesto que no solamente necesita ser sostenido económicamente, sino, también ser sostenido desde el punto de vista psicológico, desde esta perspectiva, necesita a sus acólitos de la misma forma que sus acólitos necesitan de él.

    Estas dos inflaciones son debidas a una ampliación consciente, lo que ocurre es que solamente será el pusilánime el que intente remediar su situación por razones obvias, en cambio, el megalómano, lógicamente, si ha conseguido llegar a vivir como un “Dios en la Tierra”, no buscará cambiar su situación de privilegio. De ahí que únicamente la solución individuatoria, en principio, estará reservada para el primero exclusivamente.

    Por otro lado, para finalizar, creo que se podrían diferenciar, a mi juicio, entre otros posibles, dos tipos principales de E5 no integrados:

    Uno, intuitivo-pensador, esquizotípico, alquimista, autotrascendente, subtipo intimidad, con más sufrimiento emocional y más alejado del mundo palpable, y, otro, pensador-intuitivo, esquizoide, no alquimista, no autotrascendente, subtipo conservación, con menos sufrimiento emocional y más alejado del mundo afectivo.

    Esquizotipia no equivale a trastorno, si tiene una fuerte función Pensamiento, lo podrá evitar. De la misma forma que podemos estar hablando de Trastorno esquizotípico, entre otras razones, si el sujeto en cuestión habla de sus intuiciones, percepciones, hipótesis, sueños y sincronicidades con la persona inadecuada y este le endosa el diagnóstico.

    Es muy complicado poder transmitir en toda su dureza el padecimiento del E5 desintegrado en crisis de individuación. Su extraordinario padecimiento, abarca otras dimensiones, no solamente una importante sintomatología clínica caracterizada por la hiper-comorbilidad.

    Como siempre comento, la diferenciación con otros casos similares, en cuanto a sintomatología, tendría que venir de parte del estudio y comprobación del nivel de desarrollo de las estructuras de la conscienca que presente el sujeto en cuestión. Creo que no se está haciendo.

      • Pienso que es bastante razonable, no obstante, cuando recuerdo como era mi vida anterior a mi primera mega-crisis, sobre los 21-22 años, me siendo muy reflejado con un E4 ala 5 subtipo social.

        Posteriormente cuando la crisis pasó de aguda a cronificada, poco a poco, creo que el 5 fue tomando más preponderancia hasta llegar a mi segunda mega-crisis, sobre los 39-40, donde a partir de su cronificación, me he visto más identificado con un E5 ala 4 subtipo intimidad.

        En ambos casos lo que si parece es que el 4 y el 5 me describen bastante y quizás se hayan turnado en cuanto a protagonismo según han ido cambiando las circunstancias de mi proceso evolutivo.

        No he estudiado a fondo el Eneagrama, por lo que me estoy basando más bien en impresiones, por supuesto que hipotéticas y no definitivas.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s