Módulos de adicción, zombies y eneatipos (XIII)


Mi nieto tiene ahora 3 años y le observo en el parque mientras juega con otros niños y conversa con ellos. Una cosa que suele repetir dado que es muy protector es esta: “Te vas a caer” o bien “Eso no se dice” o “Eso no se hace”. Es interesante señalar que el conocimiento de que algo no se dice, hace o resulta peligroso no implica que él no las diga, haga o se arriesgue a caer. Dicho de otro modo el conocimiento de algo parece que es independiente de la conducta propia. Es como si -más abajo veremos- la conducta fuera, un modulo de adicción separado del modulo que conoce algo.

Estos módulos de adicción se han llamado de varias formas, módulos de la mente (Fodor, 1983) una es muy reciente y se debe a Eagleman que habló de zombies, Luis P. Villareal habló de “módulos de adicción” y en mi opinión el concepto de eneatipo es un conjunto de zombis o módulos de adicción que pueden combinarse entre sí o mantenerse aislados unos de otros.

La idea es la siguiente:

Un eneatipo viene condicionado por una emoción o varias que procede basicamente de una herida emocional. Cada herida emocional dispara no solamente una emoción determinada sino una estrategia antitóxica destinada a hacerla desaparecer. En este sentido es útil el concepto de modulo de adicción pues es realmente una adicción o complejo la que reune a la emoción principal con sus estrategias destinadas a hacerla desaparecer. Por ejemplo el perfeccionismo, es la estrategia antitóxica que utilizan sobre todo los eneatipos 1 para oponerse a una sensación crónica de incapacidad, de imperfección, de no dar la talla, de irrelevancia. Una vez establecida esta conexión de toxina-antitoxina este complejo o módulo se comporta de un modo tal que impide la colonización por otros zombies, es por eso que son tan refractarios al cambio y es por eso que si no es posible desplegar la antitoxina el individuo reacciona con ira cuando ve defraudado su sistema antitóxico.

Esta idea de toxina-antitoxina es la que propone Luis P. Villareal que nombraré más abajo.

Los zombies.-

La idea del zombie me parece muy tridimensional y acertada si la comparamos con la idea de módulo que parece referirse a algo mecánico y en cierto modo artificial e inanimado, también recuerda al término de bucle extraño propuesto por Hofsdadter. El zombie es un “muerto vivo”, (en realidad como un virus) algo que posee vida pero no conciencia de sí mismo, de ahí el acierto de la metáfora.

Dicho de otra manera los zombies se parecen mucho a los virus, no son seres vivos sino replicantes que precisan de celulas vivas para reproducirse, de ahi el paralelismo entre gen y meme. El término meme, acuñado por Dawkins vendría a ser algo parecido, si bien el zombie es algo más parecido a un circuito neural mientras que el meme seria una idea, algo externo que parasita nuestro cerebro y produce copias de si mismo saltando de huésped en huésped.

La idea a retener es ésta: el zombie solo atiende a sí mismo. Un ejemplo de lo que es un zombie puede el lector encontrarlo en el post anterior donde hable de un zombie con mucha reputación: el perfeccionismo. Un zombie solo obedece a sí mismo y no podemos ni hackearlo, ni saber como funciona , si bien podemos neutralizarlo a través de otro zombie como propone Eagleman y por cierto ya adelantó Spinoza: una emoción negativa -decía Spinoza- solo puede combatirse con su opuesta, pero hay una emoción -un zombie- que es un comodín: la alegría o por decirlo en términos griegos, la virtud, es decir la eutimia a diferencia de Kant que propuso a la Razón como antídoto.  Un zombie es por definición estúpido y solo tiene un plan: gozar.

Eagleman propone en su libro una idea esencial que cuenta con el apoyo de la psicologia evolucionista y es ésta:

En lugar de imaginarse el cerebro como un conjunto de módulos que se encargan de llevar a cabo tareas concretas, plantea un funcionamiento parecido al que llevó a cabo la evolución. Así, propone que estos módulos no se encontrarian separados unos de otros, sino entrelazados y enmarañados de tal modo que el módulo no estaria fisicamente en lugar alguno sino distribuido en toda la red a partir de su conectividad neuronal. La otra cuestión que plantea Eagleman es que estos módulos representarian rutinas competitivas unas con otras y no solamente artefactos que cooperan ciegamente sin saber con quién.

Esta idea de democracia parlamentaria basada en el conflicto, es bastante aproximada con nuestra experiencia subjetiva. Cuando hemos de tomar una decisión ¿no intervienen acaso partes en conflicto que enfocan el problema cada una de una manera llevándonos a un estado de duda? ¿No hay una “vocecita interior” que nos avisa, confronta y aconseja en sentido contrario de lo que deseamos? ¿No ha oído usted nunca una declaración como ésta: “Se que no me conviene pero le quiero”

Estos módulos funcionan automáticamente y se les llama asi porque son tan estúpidos como cualquier programa de ordenador, solo que tienen tres caracteristicas que les hacen imprescindibles: 1) son automáticos, 2) son inaccesibles y 3) operan más allá de la conciencia, es decir son inconscientes.

Que sean inaccesibles e inconscientes tiene consecuencias prácticas para la neurociencia: significa que no sabemos como funcionan por dentro y lo peor: no podemos acceder a ellos. Un zombie es imposible de hackear pero puede ser solapado o inhibido por otro zombie, lo cual es de un interés enorme para las psicoterapias del siglo XXI. ¿Qué significa conocerse a sí mismo si no podemos acceder a los zombies concretos que llevan a cabo tareas diversas y en cierto modo contradictorias entre si?

Un eneatipo puede ser visto como un zombie o como un modúlo de adicción.

Los virus o zombies persistentes.-

“Para establecer un estado de persistencia un virus tiene que inhibir su propia reproducción y una consecuencia de ello va a ser que sí estamos infectados por un virus permanente vamos a ser inmunes a infecciones externas por ese virus, o virus similares. Pero el virus tiene que montar estrategias que mantengan su genoma viral intacto y esto lo consigue por medio del módulo de adicción. Los módulos de adicción son secuencias de genes o funciones que son perjudiciales para el huésped que pierda al virus pero que son beneficiosas para el huésped que mantenga al virus.

Típicamente la parte lesiva es un elemento estable, independiente y capaz de funcionar por sí mismo, y la parte beneficiosa del módulo es inestable y requiere de la presencia del virus. A menudo, la parte dañina es una toxina y la parte beneficiosa una antitoxina.

Por eso es pertinente hablar de adicción, pues cuando perdemos la antitoxina que nos protege lo que aparece es la abstinencia (en este caso la emoción latente). Por ejemplo cuando perdemos a un ser querido perdemos también la antitoxina del amor que naturalmente es un módulo de adicción.

No sólo nos hacemos adictos a drogas, sino a conductas, a estilos cognitivos, a ideologías, a sentimientos y a una forma de ver y estar en el mundo.

Pues puede decirse -en el caso de los virus- que la célula colonizada es “adicta” ya que debe mantener la  función inmunitaria protectora del parásito si quiere sobrevivir. Hay que decir que, aunque esta terminología de módulo de adicción se utiliza en virología y bacteriología, su origen está en las adicciones a sustancias (ver Neurobiology of addiction, de Koob y le Moal) y Villarreal lo aplica a todo tipo de situaciones, a los sistemas sensoriales, feromonas, etc., e incluso a las emociones.

Bibliografía.-

Jerry Fodor (1983) — The Modularity of Mind: An Essay on Faculty Psychology, (La modularidad de la mente, Ediciones Morata, Madrid, 1986.

David Eagleman: Incógnito: The Secret Lives of the Brain, Pantheon Books, 2011

Luis P Villarreal. Viruses and the Evolution of life. American Society of Biology 2005.Luis P Villarreal. Origin of Group Identity. Virusees addiction and cooperation. Springer 2009 Virolution.

Frank Ryan. Collins 2009Neurobiology of addiction. George Koob y Michel le Moal Elsevier/Academic Press. Amsterdan, Boston 2006

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s