Las heridas emocionales (VIII)


Es interesante comprender que las heridas emocionales no son traumas aunque en el lenguaje común se identifican ambos conceptos.

Hay dos formas de pensar “lo traumático”, la primera es una herida, tal y como la imaginara Janet, una herida que solo puede curar en segunda intención, de dentro a fuera. La segunda forma de imaginarlo es como un agujero, un hueco sin rellenar.

En cosmología un agujero negro es una región finita del espacio que es considerada una singularidad. Es decir un lugar donde no se cumple ninguna ley de la física pues la concentración de masa en su interior es de tal magnitud que ninguna partícula material -ni siquiera la luz- puede escapar a sus efectos gravitatorios. Dicho de otra manera el agujero negro atrapa cualquier cosa que pulule por sus proximidades a la vez que emite cierta radiación (radiación de Hawking).

La gravedad de un agujero negro, o «curvatura del espacio-tiempo», provoca una singularidad envuelta por una superficie cerrada, llamada horizonte de sucesos. Esto es previsto por las ecuaciones del campo de Einstein. El horizonte de sucesos separa la región del agujero negro del resto del universo y es la superficie límite del espacio a partir de la cual ninguna partícula puede salir, incluyendo los fotones.

Dicho de otro modo: en el agujero negro el tiempo no existe o al menos se comporta de un modo bastante distinto a nuestro Cronos. Para un astronauta lo mejor es no caer alli, ni acercarse por sus inmediaciones para no ser capturado por su enorme poder de deglusión. Lo mejor es evitar sus proximidades.

Es por eso que la metáfora astrofísica tiene tanto interés para nosotros a la hora de pensar “lo traumático”, pues el trauma es precisamente eso, un agujero en la red de significados que tejen las neuronas a través del recuerdo, de la identidad, de la personalidad y de la conducta, una discontinuidad en esa narración que llamamos vida. Un agujero traumático es aquel lugar donde falta algo, y ese algo que falta -ese desgarro- es lo que en términos psicoanalíticos llamamos símbolo. Algo que sirve para nombrar y protegernos de lo real. Una especie de toldo.

De manera que la organización de los eventos que llamamos traumáticos son bien distintos de lo que llamamos “heridas emocionales”. Una herida emocional solo puede darse en la infancia pues nuestro aparato cognitivo carece de las prestaciones del adulto. Es imposible que un niño haga esta reflexión:

“No es que mi madre no me quiera es que está deprimida por conflictos económicos o desavenencias con mi padre”

Lo que pensará es de forma autoreferente:

“No me quiere porque soy malo o carezco de valor o soy tonto o no me lo merezco””

Sin embargo el trauma -por la intensidad de su acción- no se limita a este tipo de reflexiones sino que genera un agujero de significaciones, una discontinuidad de la experiencia. Allí donde hay un trauma hay una congelación del tiempo donde la memoria y la experiencia de continuidad se rompen. Algo que puede suceder tanto en la infancia como en la adultez.

La herida emocional es un ovillo semántico, un enredo que ha sido distorsionado y olvidado en el inconsciente (pasado) mientras que el trauma es una congelación del tiempo en una especie de agujero negro. Tienen alguna cosa en común: la transformación del tiempo en ambos casos.

Psicologicamente significa que uno está viviendo -a veces de forma disociada- como si fuera un niño herido, pues ese ovillo semántico arrastra no solo cogniciones o emociones sino también las propias distorsiones que le dieron origen y sobre todo, la edad en que se produjo, como si alli nohubiera habido aprendizaje alguno ni maduración.

El trauma con T es de una intensidad mayor, que excede la capacidad de procesamiento que nuestra subjetividad consciente puede tolerar y es esta la razón por la que los traumas con T provocan rupturas del sistema psíiquico, mientras que las heridas emocionales no llegan a tal punto: constituyen sin embargo una especialización interpersonal que más tarde se transformará en carácter, sin prejuzgar patología psiquiátrica seria, y tan solo representan un estilo personal de navegar por el mundo social e interpersonal siempre sometido a pruebas de tolerancia-intolerancia mental.

En este sentido me gustaría aportar una experiencia de una persona que conozco virtualmente y que me escribió lo siguiente acerca de esa experiencia de discontinuidad:

Yo tengo un agujero alrededor  de mis 5- 10 años. Y es porque no encuentro el trozo de línea que conecta esa niña tan fea, inferior y a medio hacer con la mujer capaz y válida que es hoy. No encuentro ese tiempo en el que evolucioné. Paso de recordarme de una manera o de otra. ¿Dónde está la unión, el pedazo que falta?

Y lo más sorprendente, esa niña fea e inferior  no creció, y yo la veo perfectamente retirada del resto en el patio, muy quieta y muy callada para no meter la pata en casa. Y cuando ella ha intentado salir en el presente he hecho lo imposible por impedirlo.

Esos años en los que vive ella no se han gastado, no han desaparecido, no se han terminado de vivir. Antes no me gustaba llevarlos dentro, porque pesan, y molestan, y escuecen. Pero ya los he hecho parte de mi. Así que yo soy ella también y a veces me imagino que una varita mágica a golpe de hechizo me transformó en décimas de segundo en la que soy. Así de fácil. Eso he inventado para saltar el agujero sin caer en el.
 

Ese tiempo es cada vez más pasado y menos presente.

Así se vence al trauma.

Las heridas emocionales.-

Es por eso que a cada herida emocional corresponde una necesidad intrapsíquica que oponga algún tipo de estrategia cognitiva y otra estrategia conductual que sirva para llevar a cabo el plan de la estrategia cognitiva. Para que el lector entienda bien lo que quiero decir pongo ahora una tabla donde podrá perseguir las estrategias cognitivas y las estrategias conductuales de cada eneatipo.

El sistema se autoorganiza en función de la herida sufrida pero no se patologiza, pues la patología supone una reorganización en el mejor de los casos (y por eso no todos los traumatizados sufren enfermedades mentales) o bien se fracturan presentando entonces esa característica de ruptura con la realidad que acompaña a la patología mental. A esa capacidad de reorganización – si la hubiere-la llamamos resiliencia.

EneatipoVerboHeridaEstrategiaNecesidad
1ControlarIncapacidadPerfeccionismoControl
2DarDesamorAltruismoValoración
3LograrValidaciónSeducciónValoración
4Ser únicoRechazoOriginalidadValoración
5SaberIntrusiónConocimientoFuturo
6DudarDesorientaciónLealtadFuturo
7DisfrutarVacíoHedonismoFuturo
8DominarHumillaciónDominioControl
9ArmonizarDesatenciónConcordiaControl

Como puede observar en la tabla de arriba en el eneatipo 1 existe una herida que es la imperfección, la sensación de ser incapaz de hacer algo que el individuo hubiera deseado llevar a cabo. Y esta sensación de incapacidad no siempre es debida a la crianza en si misma, muchas veces se debe al propio contexto, por ejemplo a la pobreza, a la falta de recursos o a un hábitat empobrecido o aislado. El E1 construye cognitivamente una defensa, o un amortiguador para lidiar con este sentimiento de insuficiencia, el control. Y más tarde construirá una conducta congruente con este sentimiento, en este caso el perfeccionismo y la exigencia- autoexigencia.

El control puede ser considerado un paradigma cognitivo para varios eneatipos, por ejemplo el E8 se sintió en su infancia humillado y tampoco es necesario que hubiera una crianza presidida por el dominio de un padre o madre hostiles, de esos que disfrutan atormentando o avergonzando a sus hijos, Basta con que se viva en una comunidad que practique cierta forma de exclusión o de discriminación para que el sujeto sienta que sus iguales no le aceptan o estiman, puede que se sienta humillado o rencoroso por esta razón. O dicho de otra manera que aborrezca su vulnerabilidad proceda de donde proceda. Las personas E8 desarrollan también el control pero por razones bien distintas al E1. Lo hacen para asegurarse de que nadie descubra la vulnerabilidad, su pequeñez o su inocencia. Su estrategia conductual es el dominio.

El que completa la triada de los eneatipos instintivos es el E9, también elige el control pero por otra razón: no tolera las discusiones, los problemas, las rencillas y trata en todo momento de mediar entre los contendientes para que la armonía acompañe. Si es necesario sacrificándose en aras de no provocar problemas. El E9 aspira sobre todo a la concordia y es por eso que a veces parece carecer de subjetividad propia, es fácilmente adaptable a todo tipo de situaciones aun en aquellas donde ocupa un lugar secundario e incluso invisible.

La siguiente triada esta conformada por los eneatipos mentales, el E5, el E6 y el E7, se corresponden a ese constructo que en psicobiología llamamos “introvertidos” y que se caracterizan por una orientación hacia el futuro, por un gusto por volver la mirada hacia dentro y por encontrar poco placer en lo social. Usualmente suele decirse que lo E5 son los más interesados en el conocimiento en sí mismo y es cierto porque la herida del E5 es haber tenido una madre (o padre) excesivamente intrusivo, de esas personas que se meten hasta la cocina de nuestros pensamientos más íntimos, una mezcla de intrusión y de hiperprotección. Su estrategia conductual es la reserva y el refugio en lo subjetivo, en el conocimiento y en una especie de pasión por saber. Bien distinto es el caso del E6 también orientado hacia el futuro pero para saber de quién y de quién no puede fiarse. El E6 busca seguridad y por eso duda hasta que por fin encuentra una confianza en alguien concreto al que prodigará un amor devocional, la lealtad y las confirmaciones de lealtad son las que le caracterizan. El E7 es hedonista y su estrategia conductual se orienta hacia el placer, la diversión y la búsqueda de sensaciones que llenen ese vacío que le acompaña y que cree ingenuamente que puede rellenar con cosas tangibles.

Y nos queda la triada de los emocionales, E2, E3 y E4. la herida de todos ellos puede reducirse a no haber sido lo suficientemente valorados o un poco más allá de eso en E4 nos podemos encontrar el tema del rechazo. La estrategia conductual de E4 es la necesidad de sentirse único, la de E3 la necesidad de ser visible a través del logro o del encanto personal. Se trata de una triada donde “la agradabilidad” y la extroversión puntúan alto al contrario de la triada mental. E2 quiere ser querida por lo que da, por su altruismo por así decir. E3 necesita ser reconocido por sus logros, o por su belleza, es por eso que su estrategia es la seducción.

Género y eneatipo.-

Cualquier eneatipo puede ser ocupado tanto por hombres como por mujeres, pero de lo dicho anteriormente se deduce que algunos eneatipos son preferentemnte femeninos como los E2, E3 y algunos masculinos como E5 y E8, siendo la mayor parte de ellos ambivalentes en este sentido. Como el lector sagaz adivinará estas características de preferencia por el genero tienen que ver con las puntuaciones más elevadas en diferentes items como la agradabilidad y la extroversión: todo el mundo sabe que las mujeres son más agradables que los hombres y puntúan, además más alto en neuroticismo lo que las hace más susceptibles de ser gobernadas por su emociones.

Me refiero a items que podemos medir en el big five (5 grandes) que está aqui.

En el próximo post exploraremos los amortiguadores, es decir los mecanismos de defensa que cada eneatipo maneja para disminuir el impacto de la herida. La mala noticia es que el amortiguador tiene otro efecto adverso: modifica la experiencia y la distorsiona y es así guardada en el inconsciente configurando a veces un quiste irreconocible.que es en realidad un nudo semántico que se relaciona metonimicamente con todo lo que se le parece. Y además es automática, es decir independiente de la voluntad.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s