Psicoanálisis del trauma (y II)


Reaccionar no es responder (Bassols)

Miquel Bassols es un psicólogo psicoanalista de orientación lacaniana que intervino recientemente en una conferencia sobre las intersecciones entre las neurociencias y el psicoanalisis. De esa conferencia que tenéis colgada más abajo voy a seleccionar algunas ideas que prolongarán mi post anterior donde me planteaba la concepción de «trauma» más concretamente en lo relativo a nuestra concepción de abuso sexual en la infancia.


Para empezar tendré que delimitar qué es un trauma en el sentido freudiano para distinguirlo del trauma «traumatológico» para entenderlo mejor.

El trauma propiamente dicho es una situación que se vive con terror pues se trata de una amenaza seria para la vida, los traumas de combate, los traumas que se viven en los desastres naturales, los traumas sexuales como las violaciones acompañadas de violencia, los ataques que ponen en riesgo la vida, son traumas traumatológicos y son responsables de patologías a largo plazo de carácter diverso pero que mantienen cierta coherencia dentro de la clínica de lo traumático. (El lector interesado puede leer mi monografía sobre el «La traumática historia del trauma»). Dicho de una manera más clara, este tipo de traumas son traumas relacionados con algo que ocurrió.

El trauma freudiano -sin embargo- parece banal si lo comparamos con las desgracias que acaecen en las personas que han sido sometidas a este tipo de traumas (con T mayúscula), porque en realidad el trauma freudiano no está relacionado con algo que ocurrió sino de algo que no llego a ocurrir.

Freud se dio cuenta de que en realidad lo traumático no tenia que ver con lo que ocurrió y se dio cuenta de ello gracias a Dora. Dora no estaba traumatizada por el asedio sexual del Sr K, sino que lo estaba precisamente porque sospechaba que su padre la había convertido en moneda sexual de intercambio. Hay que recordar que la Sra K y el padre de Dora mantenían una secreta relación. Es por eso que Freud habló de impulso inaceptable: si Dora aceptaba aquella relación estaría alimentando la traición de su padre y de alguna forma se ponía de su parte, si lo rechazaba también la ponía en peligro. Hiciera lo que hiciera, el hocico de lo trágico asomaba por la ventana si además contemplamos otro aspecto: la rabia de Dora era doble, por una parte por su infidelidad y por otra  proponerla como moneda de cambio. Lo que hizo Dora fue enfermar neuróticamente. hay que notar que en ningún caso hubo violencia, ni trato carnal con el Sr K, simplemente no ocurrió nada.

Y cuando no ocurre nada después de un episodio que convoca pulsiones eróticas y agresivas muy intensas sucede algo muy curioso: no cesa de no ocurrir nada. (En el video del Sr Bassols podreís comprender mejor este no ocurrir nada)

No ocurrir nada es como un bucle sin fin, una especie de circulo vicioso, que se repite y se repite incesantemente de una forma metafórica, en el caso de Dora se repetía precisamente en forma transferencial. Dora era analizada por Freud, se libraba de los síntomas, era dada de alta satisfactoriamente pero volvía a recaer una y otra vez. Hasta que Freud cayó en el cuenta: Dora empeoraba para volver con él.Dora quería estar con Freud, su neurosis era un pretexto. Quería estar con él pues antes había querido estar con el Sr K. Pero no ocurrió.

 

Volviendo al caso de M al que referí en el post anterior y haciendo un poco de memoria: M es una mujer adulta que consulta a un terapeuta por una serie de dificultades en su vida personal que en ningún caso representan una enfermedad mental. Durante su terapia emerge un viejo recuerdo de «abuso sexual» a la edad de 8 años que sirve como nudo entre ella y su terapeuta, un nudo que el terapeuta quiere desanudar sin caer en la cuenta de que lo que se le sucede a M es que está «enamorada de «el», amor de transferencia, claro está pues ella, M, supone que en su terapeuta anida un saber que a ella le falta. La terapia se interrumpe y M busca otro terapeuta con el que repite esencialmente el mismo patrón.

M. quiere seducir a sus terapeutas. Pues la seducción es la condición del que quiere ser otra cosa distinta a lo que es. La seducción de M es un papel que se juega en la ficción de su mente.

El segundo terapeuta tiene un enfoque parecido aunque un poco más cercano (demasiado cercano) confundiéndose a menudo lo profesional con lo personal. Dicho de otro modo: la seducción aquí es mutua. Naturalmente la terapia se interrumpe entre reproches mutuos y terminan por abandonar el tratamiento pero no la relación que continua en otro plano.

¿Cual seria la solución de M? Después de analizar sobradamente el supuesto trauma donde no sucedió nada y con todos los terapeutas empeñados en decirle que «ella no tenia la culpa». ¿Por qué la desculpabilización no la desculpabiliza?

Hay algo en la necesidad que no se agota con su consumación pues cuando alguien nos da algo inmediatamente nos está negando otro algo. La demanda lleva consigo una sanción, una prohibición. En este caso la sanción es la prohibición del incesto claro está: M no puede mantener relaciones sexuales con sus terapeutas, pero esto no es suficiente.

Pues hay algo del deseo que quedó sin reconocer  y por tanto sin validar:

¿Y qué si le quisiste seducir?

Nota liminar.- Observese como la posición del psicoanálisis es bastante diferente de las psicoterapias convencionales. No se trata de comprender o de empatizar con el paciente sino de terminar la sanción que no pudo ser representada al tiempo que se valida la pulsión de la que le dio origen. Interpretar es precisamente lo contrario de comprender. Responder es lo contrario de reaccionar: una célula puede reaccionar, solo un ser humano puede responder cuando hay un otro que pregunta.

Y otra cuestión, «contarle un secreto a alguien» tiene efectos paradójicos en el contador pues la reacción del receptor va a configurar el relato de una manera o bien sancionadora o bien comprensiva pero en cualquier caso y aunque tengamos la sensación de que «nos descarga» en realidad nos vincula a ese otro de una manera que no podemos prever.

 

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s