De Dora a lady Gagá (III)


Tomo prestado el titulo de este articulo de Javier Ramos Garcia para preguntarme si las pacientes histéricas de Freud como Elisabeth R o Dora fueron las precursoras de esto que hoy conocemos con el nombre de fibromialgia,

De Elisabeth R y de Dora ya hable en sendos anteriores post, de manera que recordaré algunas cuestiones comunes a ambas. Aqui hay un post sobre Elisabeth R y el concepto de trauma en Freud.

Santiago Castellanos es de los que piensa que Elisabeth R era efectivamente una precursora de la fibromialgia, podeís leer su post para seguir su argumentario. Pero yo no estoy de acuerdo con él, creo que Elisabeth R desarrolló un síndrome conversivo, tipicamente histérico, el dolor en su muslo, precisamente en el lugar donde su padre descansaba su pierna. Personalmente no creo que aquellas pacientes de Freud tuvieran ningún trauma más allá de haber sido relegadas a cuidar de sus padres enfermos (el caso de Elisabeth R) o a servir de señuelo para las corredurias del padre de Dora (en el caso de Dora).

Dora fue acosada -como todo el mundo sabe- por el Sr K, que era el marido de la señora K, amante secreta del padre de Dora. Freud no supo ver que la enfermedad de Dora (que era un síndrome somático funcional) se debía a sentirse desprotegida por su padre ante la insistencia erótica del Sr K. Hay hablaríamos de una especie de acoso complicado por incestuoso y no de histeria.

Aunque en realidad si había un equivalente parecido a la actual fibromialgia en aquel tiempo: se llamaba neurastenia (hoy hablaríamos de fatiga crónica) y era mucho más frecuente en hombres que en mujeres, pero no existen descripciones clásicas claras sobre el cuadro que hoy conceptualizamos como fibromialgia. de modo que podemos decir que la fibromialgia es una enfermedad o síndrome nuevo, propio del Zeitgeist de nuestro tiempo.

El caso de Lady Gagá.-

En septiembre de 2017, Lady Gaga, cantante, compositora, productora, bailarina, activista y diseñadora de moda revela a sus 31 años (El País, 14.9.17), a través de su cuenta de twitter que sufre fibromialgia (FM), un síndrome de carácter crónico y etiología desconocida que se caracteriza fundamentalmente por clínica dolorosa generalizada y sensación de fatiga, pero que suele acompañarse de síntomas diversos, incluyendo, en la mayoría de los casos, alteraciones en el estado de ánimo y sufrimiento emocional.

Como sucede en tantos otros pacientes aquejados de FM, Lady Gaga, como también le sucedía a Dora, habla de experiencias biográficas de carácter traumático, por ejemplo, en la esfera de lo sexual. Y expresa al hablar de su dolencia algunas ideas que evocan propuestas como la de solicitación somática, empleada por Freud para dar cuenta de la patología histérica. Desde esa perspectiva psicodinámica, el trauma psíquico estaría en la base de síntomas histéricos que se inician como consecuencia de una solicitación somática y se perpetúan como consecuencia del valor psíquico que tales síntomas tienen. Algo en lo que es difícil dejar de pensar cuando Lady Gaga transmite a través de las redes sociales que su dolor, “que es duro pero liberador” (El País, 14.9.17), expresa probablemente muchas cosas. En sus palabras: “Hay algo dentro de mí que cree que el dolor es un micrófono” (Ibid.).

Lady Gaga había venido revelando una historia difícil, con experiencias de bullying en la infancia y con funcionamientos autodestructivos durante la adolescencia que podían vincularse con el hecho de haber conocido en carne propia sentimientos de humillación, aislamiento, depresión. Junto a esto, la artista, que ha venido sufriendo alteraciones anoréxicas y bulímicas desde los 15 años (Pereda, 2012), había sido víctima de una violación a los 19 años, siendo el agresor un hombre que duplicaba su edad (El País, 2.3.2016), y conllevando esa experiencia terrible un “Trastorno por Estrés Postraumático”.

Este extremo, revelado de modo sorprendente en el curso de una entrevista en la cadena norteamericana NBC, permitió que la ganadora de varios premios Grammy hablase de su “trauma vital”, de cómo “los secretos te ponen enfermo y te hacen sentir vergüenza” (El País, 8.12.2016), y de su convicción acerca de que “es muy importante recordar a los niños que están sufriendo una experiencia traumática o de abandono que no están solos, y que son amados” (Ibid.).

Toda una serie de antecedentes complejos que muestran en el caso de este emblema de la cultura de masas la muy frecuente conexión entre cuadros somáticos como la FM y experiencias biográficas adversas, de carácter traumático (Kempke et al., 2013a; Kempke et al., 2015; Borsini et al., 2014; Häuser et al, 2015), pudiendo por otro lado establecerse un enlace, muy apreciable en la clínica cotidiana, entre los síndromes en los que el cuerpo duele y aquellos estilos personales marcados por la autoexigencia y el perfeccionismo (Kempke et al., 2013b; Kempke et al., 2016). Resulta casi un lugar común la experiencia de pacientes cuyo narcisismo maltrecho se sostiene gracias a la búsqueda constante del éxito; que persiguen sin cesar metas, en una carrera que solo se detiene cuando el cuerpo, exhausto y dolorido, dice basta y ordena parar. Un funcionamiento que Lady Gaga muestra de modo palmario en el documental Gaga: five foot two (Moukarbel et al., 2017, disponible en Netflix).

Sin embargo el caso de Lady Gagá es un caso extremo que no representa a la paciente fibromiálgica media, que suele ser una mujer de edad media en los últimos años de su  vida fértil, que comenzó un cuadro de dolor musculo-esquelético después de un accidente de tráfico, un golpe banal, o bien de forma espontánea tras una tracción sin importancia.

Es interesante conocer la teoría de Robert Scaer sobre el trauma cuyo libro “El cuerpo soporta la carga” que preside este post: Scaer que es un medico rehabilitador que trabajó sobre todo con pacientes afectos de “latigazo cervical”, propuso que el daño y el cuadro clínico con tendencia a la cronicidad no era causado por ninguna lesión sino que se trataba de una clínica ligada al propio trauma y que no había equivalencia entre la gravedad de uno y de la otra. Traumas cervicales muy leves podían dar lugar a cuadros clínicos severos  e invalidantes pues en cualquier caso es el cuerpo quien soporta la carga del trauma aunque siempre lo pensamos como algo psicológico, es decir algo que la paciente hace a propósito para llamar la atención o algo parecido.

En este post podeis seguir el argumento de Scaer: para él el trauma es trauma porque genera una respuesta de “congelación” lo que supone un estado mental especial del que los humanos tenemos muchas dificultades para recuperarnos. Se trata del estado mental que en este post llamé hipobloqueo. En cualquier caso otra vez el vago haciendo de las suyas.

La causa de la fibromialgia es entonces una sobrecarga, un estrés o si se quiere un trauma, algo que acaece en una determinada personalidad. Suele decirse que las enfermas son personas que no saben relajarse, es esto cierto y si lo es a qué se debe?

Las pacientes que presentan esta enfermedad suelen ser personas hiperactivas, competentes, responsables, trabajadoras y a veces incluso perfeccionistas que desarrollan una gran actividad física o mental y no suelen saber parar a reponer fuerzas pues están permanente activadas en un estado de alerta que las hace aparecer como eficaces y confiables sin que sean demasiado conscientes de esa sobrecarga que se autoimponen. A veces llevan sobre sus hombros problemas familiares desempeñando un papel de guía o de alivio para otros miembros de la familia, suelen ser abnegados o resentidos pero siempre despiertos y vivaces hasta que un buen día el cuerpo les manda un mensaje a veces en forma de accidente casual, otras de lesión deportiva, otras de una enfermedad intercurrente o de una simple contractura.

Y aquí empieza el calvario de estas personas que no son capaces de asumir su incapacidad o limitación. “¿Si siempre lo pude hacer por qué ahora no puedo?” Esta es la pregunta-argumento que plantean las fibromiálgicas con mucha frecuencia: no es que no sepan reponer fuerzas es que necesitan desarrollar toda aquella actividad para promover su autoestima, su autoconcepto depende en cada caso individual de ese rol de carga pues eso es lo que aprendieron durante su infancia, instaladas en ese valor-guia se someten a continuas e intensas sobrecargas y cuando tienen que parar enferman precisamente a causa de no saber integrar su incapacidad. se trata simplemente de un estilo de vida que se manifiesta a través de la incapacidad de dosificarse, de aplazar actividades, de contemplar la vida en forma de todo o nada o de priorizar las actividades según un criterio de sentido común: las fibromiálgicas no suelen discriminar lo urgente de lo importante.

Al lector que haya llegado hasta aquí:

¿Cree usted aún que los factores psicológicos no tienen importancia en la fibromialgia aunque sea para mantenerla? ¿Qué es lo que ha hecho que esta enfermedad haya sido arrancada de los saberes médicos psiquiátricos y psicológicos y puesta en manos de distintos especialistas sin tradición en el tratamiento de conflictos psicológicos?

La Neuropsiquiatria nunca debió fragmentarse en dos especialidades.

Las pacientes afectas de FM no quieren saber nada de los psiquiatras e incluso han promovido lobbies para impedir que fuera considerada una enfermedad mental.

Yo ya he dicho en esta serie de post que la FM no es una enfermedad de causa mental sino nerviosa pero que los factores psicológicos y de personalidad influyen en su evolución sin contar claro está la yatrogenia que este tipo de pacientes pueden encontrar en su evolución, me refiero a mala praxis médica.

Anuncios

2 pensamientos en “De Dora a lady Gagá (III)

  1. Una sociedad confeccionada para la propaganda que se precie, inevitablemente instalara por simpatía una paranoia difuminada en las distintas capas de la sociedad. A grosso modo la paranoia la mueve el miedo, afectando a la confianza en el sistema y sus valores, laborando a su favor o, en una alta desconfianza en la misma. Los extremos se tocan; posiblemente por que la confianza se afianza en sostener la identidad social prestada de éxito y, la desconfianza en alguien que no le ha ido nada bien con la misma, fracaso. Lo que es seguro es que en general la propaganda desconecta de las propias resonancias a los individuos para que adopten o rechacen la visión y los proyectos que es misma comunidad crea, cerrándose el circulo Sistema frente al Antisistema sosteniéndose ambos.
    Es la misma sociedad del cansancio que no es capaz de dosificarse, de aplazar su actividades o de priorizar según el sentido común. Una sociedad de la propaganda con visos paranoicos y fibromiálgica. No es extraño por tanto que ciertas personas que son los portadores y se asemejan en identidad en ambos polos a esta sociedad, nos muestren una parecida correlación de síntomas; entre los que cabe destacar la negación de la FM como enfermedad mental. !Al fin y al cabo en ambos casos tanto en los que confían en el sistema y en los que desconfían, cuestionan a su apreciada falsa identidad y, el terror al vacío, no siendo capaces de afrontar un vida loca en la que no puedan ejercer el sentimiento de tener el control, lo que les lleva a una negación inamovible.

  2. Con los avances de los últimos años en neurología, por ejemplo, Antonio Damasio y las conexiones que establece entre cuerpo-emoción-cerebro pienso que lo que tradicionalmente se ha llamado enfermedades psicosomáticas y otras cuyos orígenes se desconocen de forma precisa, pero en las que influyen elementos del ser psíquico, como tal como dices la fibromialgia, deben evolucionar para trabajar de una forma más coordinada y profunda las conexiones psique-emoción-cuerpo. El cuerpo, de acuerdo con Damasio es reflejo o si se quiere como una pantalla viva de las proyecciones que hace el cerebro en el que repercuten y responde a los acontecimientos que se viven. El avance en esta linea que todavía presenta muchas reticencias por parte de la medicina clásica, creo que es por un lado imparable y por otro necesario. Y pienso que hay que meter la emoción en la ecuación.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s