La maravilla de la paternidad


la-vida-util-de-papa-the-making-of-a-modern-father-por-anna-machin-33082405

Anna Machin no es la nieta del celebre cantante de color de origen cubano que amenizaba los guateques de nuestros padres, sino una antropóloga evolucionista de la universidad de Oxford que recientemente ha escrito un libro sobre la paternidad. Además y para promocionarle ha escrito un articulo en aeon, sobre el que voy a intentar improvisar y  de paso a divulgar su idea central: la importancia de la función paterna con algunos párrafos tomados del mismo y algunos comentarios de mi invención.

Somos el único simio, la única especie que tiene papás en nómina. ¿por qué sucede esto?

Bien es cierto que la evolución ha construido cerebros monógamos (parejas de por vida) como en los gorriones y otros y también es cierto que los cuidados maternales han sido delegados -en algunas especies- a los padres (a los machos), también es cierto que a veces podemos encontrarnos con conductas entre machos (parejas de machos) que cuidan de un huevo como hacen algunos pingüinos o machos aislados que se turnan en esa tarea con la hembra (existe un bello documental sobre ello). Pero no se trata de conductas paternales propiamente dichas sino de conductas maternales extendidas.

La conducta paternal propiamente dicha en nuestra especie procede de la división del trabajo, algo que sucedió evolutivamente como mecanismo de compensación de ciertas vulnerabilidades de nuestra especie, estoy hablando del tamaño de la cabeza y de la estrechez de las caderas humanas, que generó un inconveniente muy claro: los bebés humanos nacen con una invalidez e inmadurez que les hace ser completamente dependiente de cuidados por parte de su madre. Y de ahí viene: que seamos el único simio que después de copular con una hembra se queda con ella. Pero no nos precipitemos.

Esto ha significado que, para garantizar la supervivencia de la madre y el bebé y la existencia continua de nuestra especie, hemos evolucionado para exhibir un período de gestación más corto, permitiendo que la cabeza pase con seguridad a través del canal de parto. La consecuencia de esto es que nuestros bebés nacen mucho antes de que sus cerebros estén completamente desarrollados. Pero esta reducción de la inversión en el útero no ha dado lugar a un mayor período compensatorio de la inversión materna después del nacimiento. Más bien, el período mínimo de lactancia necesario para que un niño sobreviva también se reduce drásticamente; La edad al destete de un niño pequeño puede ser de tres o cuatro meses. Un marcado contraste con los cinco años evidentes en el chimpancé. ¿Por qué sucede así?

La etapa infantil dura desde el momento del destete hasta el momento de la independencia dietética. Nosotros, los humanos, destetamos a nuestros bebés de la leche relativamente temprano, antes de que puedan encontrar y procesar alimentos por sí mismos. Como consecuencia, una vez destetados, todavía necesitan que un adulto los alimente hasta que sean capaces de hacerlo ellos mismos, momento en el que se convierten en jóvenes.

Así que la mamá da a luz a sus bebés antes de tiempo y puede invertir menos tiempo en amamantarlos. Seguramente esto significa una victoria energética para ella. Pero dado que la lactancia es la defensa contra una nueva concepción, una vez terminada, la madre quedaría embarazada de nuevo rápidamente, invirtiendo más energía preciosa en el próximo feto hambriento. Ella no tendría el tiempo ni la energía para comprometerse a encontrar, procesar y alimentar a su bebé en rápido desarrollo.

En este punto, ella necesitaría ayuda. Cuando estos problemas críticos para la supervivencia aparecieron por primera vez hace unos 800,000 años, sus parientes femeninos habrían intervenido. Habría acudido a su madre, hermana, tía, abuela e incluso hijas mayores para ayudarla. Pero ¿por qué no le preguntas a papá? La cooperación entre individuos del mismo sexo generalmente se desarrolla antes que entre individuos de diferente sexo, incluso si ese individuo del sexo opuesto es papá. Esto se debe a que hacer un seguimiento de la reciprocidad con el otro sexo es más agobiante cognitivamente que mantenerlo en contacto con alguien del mismo sexo. Además, tiene que ser lo suficientemente beneficioso para los genes de papá para que renuncie a una vida de apareamiento con múltiples hembras, y en su lugar se centre exclusivamente en la descendencia de una hembra. Conocer que los hijos tenían un padre, un linaje fue un hallazgo evolutivo importante.

Ello supuso una adaptación muy importante en ella y en él: ella debió de alcanzar una ovulación silenciosa de modo que su estro no fuera perceptible por papá. Y algo debió suceder en él para que su cerebro se hiciera dependiente de mamá habiendo tantas hembras donde poder elegir. Esto se consiguió por medio de la oxitocina: los hombres producen más oxitocina cuando repiten los coitos con una mujer. Y la oxitocina es un potente antagonista de la testosterona, la hormona del merodeo.

contrato.jpg

Pero hace 500,000 años, los cerebros de nuestros antepasados ​​dieron otro gran salto en tamaño, y de repente confiar solo en la ayuda femenina no era suficiente. Este nuevo cerebro tenía más hambre que nunca. Los bebés nacieron aún más indefensos, y la comida, la carne, que ahora se requiere para alimentar nuestros cerebros, fue aún más complicada de atrapar y procesar que antes. Mamá necesitaba mirar más allá de su parentesco femenino para buscar a alguien más. Alguien que estaba tan genéticamente invertido en su hijo como ella. Esto fue, por supuesto, papá. Y aquí se estableció lo que Helen Fisher ha llamado “El contrato sexual”, algo así como “sexo a cambio de proteínas animales y protección”

Sin el aporte de papá, la amenaza para la supervivencia de su hijo y, por lo tanto, su herencia genética, fue tal que, en general, tenía sentido quedarse con él. Papá fue incentivado a comprometerse con una mujer y una familia mientras rechazaba esos posibles emparejamientos con otras mujeres, donde su paternidad era menos segura.

La función del papá.-

Más arriba he referido que la función paterna no es una simple copia de la función materna, se trata de algo que emergió a través de un contrato que ha funcionado bien durante miles de años: el reparto del trabajo. Seria absurdo que los dos miembros de una pareja tuvieran las mismas funciones, la naturaleza detesta la redundancia. El padre era cazador y la madre recolectora, el salía de caza mientras que ellas permanecían al tanto de la hoguera, ellas cocinaban o cosían pieles, ellos las proporcionaban de sus  presas.

En todas las culturas, independientemente de su modelo económico, los padres enseñan a sus hijos las habilidades vitales para sobrevivir en su entorno particular. Entre la tribu Kipsigis en Kenia, los padres enseñan a sus hijos sobre los aspectos prácticos y económicos del cultivo del té. Desde la edad de nueve o diez años, se lleva a los niños a los campos para aprender las habilidades prácticas necesarias para producir un cultivo viable, pero además, y quizás más importante, se les permite unirse a sus padres en los eventos sociales solo para hombres donde los acuerdos se realizan, asegurando que también tengan las habilidades de negociación y las relaciones necesarias que son vitales para el éxito en este hábitat marginal y difícil.

En contraste, los niños de la tribu aka de ambos sexos se unen a sus padres en las cazas en línea que tienen lugar diariamente en los bosques de la República Democrática del Congo. Los hombres Aka son posiblemente los padres más prácticos del mundo, y pasan casi la mitad de su tiempo de vigilia en contacto físico real con sus hijos. Esto les permite transmitir las complejas habilidades de acecho y captura de la caza en la red, pero también les enseña a sus hijos sobre su papel como padre de familia para cualquier futuro hijo.

Incluso hoy en nuestro entorno los papás son fuentes vitales de educación. En el libro La vida de papá (2018), sostiene la Machin la idea de que los padres enfocan su rol de muchas maneras diferentes dependiendo de su entorno pero, cuando miramos de cerca, todos están cumpliendo este rol de enseñanza. Por lo tanto, si bien los papás occidentales parecen no estar transmitiendo abiertamente habilidades prácticas para la vida, sí transmiten muchas de las habilidades sociales que son necesarias para tener éxito en nuestro mundo capitalista y competitivo. Todavía es cierto que las ruedas del éxito en este entorno están engrasadas por las sutilezas de la interacción social, y el hecho de conocer las reglas de estas interacciones y el mejor tipo de persona para tenerlas te da una ventaja enorme, incluso si es solo el conocimiento de papá de una buena colocación laboral.

Nursing por la madre y teaching por el padre.

En conclusión si bien el mérito de mamá en la crianza está bastante reconocido lo cierto es que el papel del padre ha sido invisibilizado. Un hogar sin padre siempre será un hogar empobrecido para los hijos. Dos siempre serán mejor que uno pero además los roles que cada sexo implementa en la crianza y maduración de su prole es fundamentalmente complementaria.

La naturaleza detesta la igualdad.

Papá no ha evolucionado para ser el espejo de mamá, una madre masculina, por así decir. La evolución odia la redundancia y no seleccionará roles que se dupliquen entre sí si un tipo de individuo puede cumplir ese rol solo. Más bien, el papel de papá ha evolucionado para complementar a la madre.

Esto no es más claro que en la estructura neuronal del cerebro mismo. En su estudio de la IRMf de 2012 , la psicóloga israelí Shir Atzil exploró las similitudes y diferencias en la actividad cerebral entre madres y padres cuando vieron videos de sus hijos. Encontró que ambos padres parecían conectados de manera similar para comprender las necesidades emocionales y prácticas de sus hijos. Para ambos padres, se observaron picos de actividad en las áreas del cerebro relacionadas con la empatía. Pero más allá de esto, las diferencias entre los padres eran crudas.

Los picos de actividad de la madre se observaron en el área límbica de su cerebro, el núcleo antiguo vinculado al afecto y la detección de riesgos. Los picos del padre estaban en el neocórtex y particularmente en áreas relacionadas con la planificación, la resolución de problemas y la cognición social. Esto no quiere decir que no hubo actividad en el área límbica para papá y el neocórtex para mamá, pero las áreas del cerebro donde se registró la mayor actividad fueron claramente diferentes, lo que refleja los diferentes roles de desarrollo que cada padre ha desarrollado para adoptar. Cuando un niño fue criado por dos padres, en lugar de un padre y una madre, la plasticidad del cerebro humano había asegurado que, en el padre del cuidador principal, ambos las áreas – de mamá y de papá – mostraron altos niveles de actividad para que su hijo aún se beneficiara de un entorno de desarrollo completamente redondeado.

Los padres y sus hijos han evolucionado para llevar a cabo un comportamiento crucial para el desarrollo entre ellos: a grandes rasgos. jugar. Esta es una forma de juego que todos reconocemos. Es muy físico, con muchos vómitos en el aire, saltos y cosquilleo, acompañados por fuertes gritos y risas. Es crucial para el vínculo padre-hijo y el desarrollo del niño por dos razones: primero, la naturaleza exuberante y extrema de este comportamiento permite a los papás establecer un vínculo con sus hijos rápidamente; es una manera eficiente de obtener los impactos de los neuroquímicos necesarios para un vínculo sólido, crucial en nuestras vidas occidentales privadas de tiempo donde todavía es el caso que los padres generalmente no son los cuidadores principales de sus hijos. En segundo lugar, debido a la naturaleza recíproca de la obra y su riesgo inherente, comienza a enseñar al niño sobre el intercambio de relaciones, y cómo juzgar y manejar el riesgo de manera apropiada; incluso desde una edad muy temprana,

¿Y cómo sabemos que los papás y los niños prefieren jugar con rudeza entre ellos en lugar de, digamos, tener un buen abrazo? Debido a que el análisis hormonal ha demostrado que, cuando se trata de interactuar entre sí, los padres y los niños obtienen sus picos en la oxitocina, lo que indica una mayor recompensa, de jugar juntos. El pico correspondiente para las madres y los bebés es cuando están siendo cariñosos. Así que, nuevamente, la evolución ha preparado tanto a los padres como a los niños para llevar a cabo este comportamiento de desarrollo importante juntos.

O dicho de otro modo: la secreción de oxitocina es distinta cuando abrazamos a mamá que cuando jugamos a futbol con papá.

Anuncios

2 pensamientos en “La maravilla de la paternidad

  1. Muy interesante, pero me han asaltado dos dudas. La primera, con respecto al nuevo rol femenino en la vida pública: la madre trabajadora. ¿No aporta nada al hijo/a esta nueva faceta? Y la segunda, me surge de tener la sensación de que en los últimos párrafos solo se habla de la relación padre/hijo o sea varón/varón. ¿Sucede lo mismo cuando se trata de relación padre /hija?

    • Naturalmente el padre opera de esta forma tanto en niños como en niñas. Del mismo modo, el modelo de madre trabajando fuera de casa también opera en el imaginario de los niños pero la maternidad es sobre todo cuidado y amor.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s