Etica y moralidad


vigilar

Aunque ambos conceptos se usan de manera indistinta, tiene mucho interés para nosotros los psiquiatras, los psicólogos y también para politólogos y antropólogos diferenciar ambos conceptos. Etica y moral no son equivalentes.

La ética como la etología procede del vocablo griego ethos y efectivamente, esta palabra hace referencia al lenguaje común -en contraposición al pathos de las pasiones- pero también (costumbre) está emparentada con la latina mor-is que significa lo mismo, es decir los usos y costumbres (la virtud y los valores) que llevamos y compartimos con nuestro grupo para vivir en sociedad y eludir los conflictos. El conjunto de reglas que gobiernan nuestra vida en común. Sin embargo entre nosotros cabe hacer una distinción, la ética es individual, la moral es colectiva, grupal. En este sentido la ética tiene una dimensión más psicológica y está de alguna manera individualizada, mientras que la moral la tiene más social y tiene una carácter mas normativo.

De lo que se trata en la ética es de favorecer la supervivencia y la indemnidad de los individuos y también de sus modos de orientarse en la vida, sus elecciones y opiniones y su idiosincrasia. La ética tiene un mandato “No hacer daño” y otros colaterales como ayudar a sobrevivir a cualquier ser vivo de nuestra especie, mientras que la moral vigila por los intereses del grupo y de la supervivencia del mismo en un plano mucho más colectivo. Para la moral lo que interesa es el grupo, para la ética lo que interesa es el individuo.

No es raro pues que individuo y grupo vivan en una continua tensión puesto que a veces lo que es letal para el grupo puede ser considerado como vital para el individuo. La mayor parte de las veces sin embargo, ética y moral conviven sin particulares disonancias. Por ejemplo el homicidio es una actividad prohibida y perseguida por la moral y el derecho y también está penado éticamente.

Pero no siempre sucede así y me propongo en este post poner algunos ejemplos de qué sucede cuando los individuos rotulamos un problema como moral que en realidad corresponde tratarlo como ético y viceversa. Pero antes me gustaría señalar que la moral es anterior a la ética individual y evolucionó como conducta como una forma de minimizar las ganancias de los tramposos y de castigar a los infractores. La dialéctica entre grupo e individuo se encuentra además en el  centro de la biología evolucionista, aun hoy existe una discusión sobre si la unidad evolutiva de las especies es el gen como propone Dawkins o el grupo como propone E. O. Wilson entre otros y lo cierto es que existen pruebas tanto en un sentido como en otro.

El ejemplo del animalismo.-

toros

El animalismo podría definirse como la sensibilidad que algunas personas tienen hacia los animales y que les acerca a considerarles casi como personas y depositarias por tanto de derechos  y también de  deberes éticos para con ellos. Sin embargo esta idea se topa con una contradicción pues la ética implica solamente a lo humano y no alcanza a los animales ni al resto de seres vivos. Pero esta contradicción no es la más importante, lo peor es cuando se moraliza esa conducta ética y se convierte por tanto en una imposición frente a aquellos cuyas sensibilidades hacia los animales no son similares. Es algo que podemos ver en los detractores de la tauromaquia organizados de forma hostil contra todos aquellos que en su parecer “maltratan a los animales”. Menos moralizante me parece el veganismo que en cualquier caso es una conducta individual y ética que implica no comer carne animal y por tanto no contribuir a sacrificar a ninguno. El veganismo no trata de imponerse en principio por la fuerza, no divide el mundo entre nosotros y ellos y si lo divide no ataca -de momento- a los que consumimos carne.

Significa que una de las maneras de discriminar lo ético de lo moral es que lo moral y lo moralizante (aquello que ha sufrido un proceso de moralización y que otrora fue neutral) tratan de imponerse por la fuerza: conseguir un mundo donde se alcanzara un consenso forzado sobre qué es maltrato y que es fiesta nacional o simple costumbre y festejos populares de iniciación para jóvenes. Es congruente con el origen de la moral que no es otro sino vigilar, identificar y castigar al disidente.

El ejemplo de la inmigración.-

Otras veces el conflicto entre la ética y la moral procede de un exceso de ética, podríamos decir de un exceso de empatía. Algunos autores como Paul Bloom han señalado precisamente que nuestro mundo no es que carezca de empatía sino que sufre de un exceso de la misma. Un exceso de empatía puede llegar a ser letal para un individuo concreto y también para el grupo, basta con recordar las noticias sobre cooperantes que han muerto en lugares inhóspitos llevados por sus excesos de empatía y su escasa valoración (o minimización) del riesgo.

Obviamente ofrecer comida al hambriento, bebida al sediento, posada al peregrino, atención al enfermo, cobijo al necesitado y atención a los niños son actitudes éticas universales y pertenecen a un cluster de conductas basadas en el eje Daño-Cuidado del que habló J. Haidt en su libro ya de culto “Mentes virtuosas”. Pero esta posición se encuentra en conflicto con otra prescripción moral que procede del grupo de pertenencia. Los recursos no son infinitos y por tanto no se pueden compartir indefinidamente. ¿Qué sucedería si Europa se llenara de 30.000.000 de inmigrantes? Bueno, pues que no habría nada que repartir ni ética que aplicar más que la pura supervivencia de cada cual, el regreso a la jungla. Es aquí donde aparece la política al decidir donde acaba la ética individual y comienza la defensa del grupo.

En conclusión moral y ética no son equivalentes y aunque hay solapamientos entre ambas, también existen antagonismos y dificultades para sincronizar las actitudes éticas individuales con las grupales donde de lo que se trata es de asegurar la supervivencia colectiva. Aquí os dejo un video del profesor Gustavo Bueno, muy cortito que habla de estos temas.

Anuncios

15 pensamientos en “Etica y moralidad

  1. Como diferencia para distanciar semánticamente ‘ética’ de ‘moral’, puede ser (y tal vez lo sea) didáctico y útil. Me recuerda el neodistingo (cambio léxico-semántico), muy crecido en el español de España, entre ‘plátano’ (= el de Canarias) y ‘banana’ (= el [plátano] cultivado en el resto del mundo). Ahí lo útil no es ético, sino que aspira a moral: proteger con el nombre más utilizado por la colectividad al plátano de Canarias de su competidora, la más barata y abundante ‘banana’, cultivada en el resto del mundo (supongo, así las cosas, que el plátano de Madeira será una ‘banana’ por no ser canaria y por no comercializarse en España). Que sea ética o no la distinción depende del individuo. Y también recuerda esto de ‘ética’ vs ‘moral’ el distingo léxico-semántico, en lengua portuguesa, entre ‘azeite’ (= exclusivo para el de oliva, acaso por aquello de su etimología árabe y por que fueron los invasores de 711 quienes extendieron su cultivo) y ‘óleo’ (= cualquier otro aceite, excepto el de oliva). Aquí el cambio léxico-semántico ha arraigado en el hablante y a nadie se le ocurre buscar en un supermercado portugués “óleo de oliva” sino ‘azeite’). En el español de España, parece que lo de ‘plátano’ y ‘banana’ va por buen camino: el implante parece que arraiga, el cuerpo no lo rechaza. Deben de estar satisfechos sus impulsores… Al español de América no es fácil que llegue porque, de momento, en aquellas latitudes no se consume “plátano” de Canarias sino “plátanos” de muy variados adjetivos: macho, dominico, pera, manzano, morado, de Tabasco, etc. ¡Ésos sólo en el español de México! Los hispanohablantes de América a quienes he participado la neodiferencia comercial española entre ‘plátano’ y ‘banana’ me han regalado una benévola e indulgente sonrisa. Y así, el distingo polarizado entre ‘ética’ y ‘moral’ no es más que un intento pedagógico de oponer los polos de una unidad. De ahí su relativa utilidad pedagógica.

  2. Hola Paco, como siempre muy interesante tu post, pero… (introducir pero ya sabes que lleva al objetivo de mi comentario), pero hay algo con lo que no estoy de acuerdo. Al hablar del animalismo dices que: “la ética implica solamente a lo humano y no alcanza a los animales ni al resto de seres vivos”. Sin embargo, como confirma el mismo Gustavo Bueno, la ética se refiere a la vida, a la supervivencia como ser vivo corpóreo del individuo. Si esto es así, contando además con el progreso de la biología y la ecología, se puede entender como necesario para la existencia propia la de las demás especies tanto animales como vegetales, etc. del planeta. en tal caso el animalista tiene una razón ética válida para su postura. Es decir, la ética, al incluir lo humano, incluye necesariamente todos los seres vivos del planetas, porque sin ese marco lo humano cesaría de existir. Como es obvio esta conciencia ha ido creciendo fuertemente en el último siglo.

  3. La Ética es una norma teórico filosófica_abstracta y supuestamente racional para clavar un clavo de la manera correcta. La moral es la forma real e individual que se adopta al clavar el clavo, cuando los morales se juntan crean una caricatura de teología sistemática supuestamente coherente, ordenada y racional a sus miradas, ahora el grupo los constela como combatientes ideológicos de la moral publica. Salvando las distancias se parece a una religión. Les da sentido, y creen encontrase como parte de su identidad. Esta Matrix nuestra es muy entretenida, “risas”.

  4. Me parece muy acertado el intentar marcar las diferencias entre conceptos tan usualmente poco claros, si bien discrepo en detalles respecto a los ejemplos dados.

    Siendo puntilloso, y siguiendo la línea un comentario, si aceptamos que ‘la moral es anterior a la ética individual’ y que ‘la ética tiene un mandato’: el “No hacer daño”, entonces el afirmar que la ética implica solamente a lo humano y no alcanza a los animales ni al resto de los seres vivos no deja de ser una opinión procedente de nuestra determinada moral especista de origen judeocristiano, pues para cualquier individuo procedente de morales ya sean budistas o animistas, el mandato de “No hacer daño” abarca a cualquier ente viviente, o incluso no viviente, según nuestra manera de entender. Sin embargo, y debido a que la propia supervivencia individual obliga a consumir a otros seres, estas morales no especistas y sus éticas, tienen rituales de agradecimiento para las víctimas que pasaran a integrar su supuesta individualidad. Algo asimilable a nuestro caduco acto de bendecir los alimentos, pero mucho más específico.
    Cosa distinta es querer imponer ya sea la ética o la moral propia a otros.

    Respecto a las migraciones, si bien la capacidad de carga ecológica, o el equivalente de solidaridad económica en la actualidad, es muy importante, no lo es todo. Por un lado, el que ‘ofrecer comida al hambriento, bebida al sediento, posada al peregrino, atención al enfermo, cobijo al necesitado y atención a los niños’ sean actitudes éticas universales es algo discutible de entrada, pues el miedo al desconocido, ya sea por extraño o por recuerdo directo o epigenético de acciones pasadas, origina que ciertas sociedades sean más bien poco hospitalarias o incluso netamente hostiles a los forasteros.
    Y por otro lado, si bien es cierto que la mayor parte de las veces, ética y moral conviven sin particulares disonancias en sociedades homogéneas, no es menos cierto que en las complejas sociedades heterogéneas, en las que se mezclan multitud de morales y éticas muy dispares, la convivencia pueda llegar a suponer una continua tensión, donde a menudo, las minorías más fanáticas y radicales se imponen frente a las mayorías permisivas.
    https://magnet.xataka.com/en-diez-minutos/minorias-intransigentes-cambian-sociedad-teoria-que-explica-islamizacion-nazismo?utm_source=xatakaciencia&utm_medium=network&utm_campaign=repost
    Quizás sea esté el origen de algunas memorias epigenéticas reacias a los extranjeros.

    Finalmente solo decir que se podría inferir que la ética es algo individualmente, supuestamente más racional que la moral, pues la moral procede directamente de una mentalidad de colmena.

      • Si claro, precisamente por ser la ética una creencia racional personal, es absolutamente sobornable o como mínimo mucho más fácilmente cambiable que las creencias morales, que por ser de colmena y venir de serie en cada sociedad son mucho más problemáticas de sobornar o cambiar.

  5. Victoria Camps, que fue profesora de ética durante 40 años en la universidad, escribió un libro muy interesante llamado “Breve historia de la ética”.
    En el, la autora deja claro que aunque las palabras “moral” y “ética” se han usado casi siempre como sinónimos, desde la filosofía actual se entiende la ética como la reflexión filosófica sobre la moral, siendo la moral, por lo tanto, objeto de esa reflexión.
    Pero creo que intentar diferenciar estos dos conceptos es un trabajo inútil, porque como se puede leer, cada uno dice lo que le da la gana al respecto, o mejor dicho, lo que le interesa.

  6. Yo sigo pensando que ética y moral no son la misma cosa, como deber u obligación tampoco me lo parecen. Y creo además que no es un ejercicio inútil o un devaneo puramente universitario.Todos estamos sometidos a la moral o al Zeigeist de nuestro tiempo cuando la moral flaquea sin tener nada de ética personal. En mi opinion la ética personal es muy poco fiable y bastante dificil de definir.

  7. Quizás podríamos acordar que la moral, como la tradición, son conceptos sociales dinámicos gracias a la ética personal. Ambos no significan anclarse en el pasado, sino recoger lo evolutivamente más útil de él para, mediante una reflexión filosófica, construir un futuro que no pierda su identidad, su esencia; ya que, en definitiva, sin ética personal que modifique la moral social, y por ende la tradición, no hay evolución.

    • Pues yo no creo que la moral sea un constructo de la tradición sino de la evolución aunque hay solapamientos. Cada cultura adopta un código moral de acuerdo al entorno en el que se desarrolla, así hay culturas de la vergüenza u culturas de la culpa. La ética es un lujo subjetivo que se logra o no se logra por identificación con esos códigos morales de cada cultura

      • Yo creo que, como casi todo, tanto la moral como la tradición son constructos medioambientalmente evolutivos. Puede que la ética sea un lujo subjetivo, pero en todo caso, el identificarse o no, con los códigos morales de cada cultura, puede ejercer, o no, un efecto mariposa sobre toda la cultura y por ende sobre su moral.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s