Elogio de Edipo


edipus1

Aquellos que leyeron el post anterior ya sabrán a estas horas que el mito de Edipo es fundacional para la civilización (para todas las civilizaciones) si bien en algunas de ellas ha tenido más éxito que en otras.

Es evidente que el mito encaja mejor en las culturas cristianas, judías y protestantes – culturas de la culpa-, mientras que en otras, como por ejemplo la musulmana -culturas del honor y la vergüenza- encajó peor. La prueba está en que los matrimonios consaguíneos siguen siendo muy frecuentes en estas culturas, quizá a causa de la geografía y de la dispersión de recursos. Por ultimo en las culturas tribales o animistas -del miedo- Edipo no ha llegado a desplegarse.

Todo parece señalar hacia la evidencia de que las culturas forman un espectro de posibilidades en cuanto a la organización social que presentan y que podeís ver aqui.

Edipo es un superviviente de un crimen perpetrado por su padre Layo que pretendió deshacerse de él a causa de una predicción del Oráculo que adelantó la profecía de que el propio Edipo acabaría con la vida de su padre. Sólo un milagro consigue arrancar a Edipo de una muerte segura y unos pastores le rescatan, le crían y le educan.

Al llegar a la mayoría de edad Edipo sale del hogar (como hacen todos los héroes) en busca de aventuras y fortuna, rumbo a lo desconocido. En un cruce de caminos tiene un lance precisamente con su padre que es el rey de Tebas y de manera fortuita le asesina. Algo que podemos considerar como un accidente, puesto que la verdadera heroicidad de Edipo consiste en vencer a la Esfinge, un monstruo que dominaba a los tebanos y exigía sus cuotas de sangre y dones.

Edipo entra triunfante en la ciudad y a cambio obtiene su recompensa: Yocasta, que no es otra sino su madre biológica. Pero en ese momento ni Edipo sabe que Yocasta es su madre ni sabe que Layo era su padre. Así y  todo se convierte en rey.

Va pasando el tiempo y Edipo va recogiendo indicios que le llevan a sospechar de su verdadero origen, primero en forma de duda y mas tarde en forma de certeza, Edipo cae en la cuenta de que es un filicida y lo peor: que ha cometido incesto con su madre, lo que lleva a Yocasta a suicidarse y a Edipo a herirse en los ojos quedando así ciego.

Este es el mito que nos fue dado a conocer por Sófocles. Pero es algo más que un mito y Edipo es más que un héroe, es un metahéroe.

Lo interesante de este mito es que Edipo “no sabe”. Yocasta “no sabe” y Layo “no sabe” cada uno ignora algo relacionado con la filiación, pero lo que caracteriza a Edipo es la honradez intelectual: tiene demasiados indicios para seguir ignorando la verdad. Venció a la Esfinge con el conocimiento y no con la fuerza bruta como otros héroes como San Jorge o Hercules. Y averiguó la verdad aun siendo desventajosa para él. Pero lo que le caracteriza es el empleo que hace del castigo. ¿Es culpable Edipo de ese doble crimen si no sabia que Layo y Yocasta eran sus verdaderos padres?

Hoy estaríamos dispuestos a disculparle, diríamos que uno solo es culpable de lo que hace a sabiendas. ¿No es en realidad Edipo víctima de un padre filicida? ¿No es un niño abandonado, traumatizado, que salvo su vida por obra y gracia de sus padres adoptivos? Hoy estaríamos más de acuerdo con la hipótesis de que Edipo no tenia culpa ninguna, que era algo así como un superviviente.

Pero Edipo si se considera a si mismo culpable. Lo interesante es que poco importa si sabia o no sabia que su madre era su propia madre. ¿Qué significa saber o no saber? ¿Es que la justicia hoy no dice que la ignorancia de la ley no exime de las sanciones jurídicas?

Edipo es culpable ante Edipo (y por eso es un héroe y no un ciudadano cualquiera) pues no es solo responsable de sus crímenes sino también de los crímenes de su estirpe, es un culpable intergeneracional diríamos hoy. Y es por eso que se ciega los ojos.

¿Pero por qué la ceguera?

Edipo ya no necesita ver con los ojos. Ya lo ha visto todo. Es por eso que se retira a Colono acompañado de su hija Antígona, otra heroína arquetípica que se opone a la ley de los hombres cuando esta ley se enfrenta a la tradición y que acompaña a su padre sin renegar de él, cosa que hicieron sus hermanos. Es precisamente en Colono cuando los dioses se reconcilian con Edipo y donde se resuelve al fin el dilema de su responsabilidad moral : el no fue responsable de la tragedia que vivió puesto que estaba destinado a cometer aquellas atrocidades. Una negación “moderna” del albedrío que es reemplazado por el destino como podemos ver y que también aparece en el relato bíblico de Susana y los viejos que fue defendida por el profeta Daniel quien se pronuncia de esta manera: “yo soy inocente de la sangre de esta mujer”.

Lo que significa: no voy a hacerme cargo de vuestra justicia injusta que condena a la mujer en ausencia de pruebas y salvaguarda a los delatores con tal de cumplir la Ley.

El destino es un concepto interesante pues los dioses admiten que Edipo no podía hacer otra cosa sino dar muerte a su padre. Es interesante porque es un concepto pre-genético. Así es como hoy clasificaríamos este crimen. Si tienes un padre homicida, un abuelo homicida y un tío homicida, ¿qué otra cosa puedes hacer sino ser también un homicida?

Naturalmente en este mito podemos entrever la colisión entre dos conceptos que podríamos clasificar como Antiguo y Nuevo Testamento, por una parte está la culpa de Edipo, la culpa del que mata sin importar las razones de su comportamiento y por otra la parte “moderna” por así decir: “no podía hacer otra cosa sino cumplir con su destino”.

Pero queda aun una vuelta de tuerca más: ¿podía Edipo elegir otra cosa distinta a matar a su padre?. o dicho de otro modo ¿estaba Edipo obligado a matar a su padre?. Lo cierto es que culpa y responsabilidad son dos cuestiones bien diferentes y en este mito podemos apreciar precisamente sus diferencias. Los héroes también son aquellos que pueden invertir su destino.

De manera que Edipo no debe contemplarse solo como una serie de prohibiciones sobre lo sexual y sobre la agresión, sino también de prescripciones morales cuando por fin se admite que Edipo marca un limite que nos impide cruzar una determinada linea a fuer de quedar solo y exiliado, ciego para ver y sin el respeto de tus familiares.  Admitir a Edipo es bueno para nosotros, es bueno para nuestro grupo y es bueno para nuestra comunidad. Cruzar esa barrera es malo para todos y hace de las sociedades lugares inhabitables e inhóspitos.

Y esa es otra función del héroe: poner orden en el caos, en este caso en lo desconocido aun a riesgo de perecer o de extraviarse en el camino. Edipo es no solo un mito sino una ontología que deberíamos revitalizar en occidente antes de caer rendidos ante el marasmo de lo mismo.

El Antiedipo,.

El Antiedipo es un ensayo de Gilles Deleuze y de un psicoanalista llamado Felix Guattari y que lleva como subtitulo “Capitalismo y esquizofrenia”.

Es el primer volumen de Capitalismo y esquizofrenia, siendo el segundo volumen Mil Mesetas (1980). Presenta una ecléctica mezcla de psicologíaeconomíasociedad e historia, mostrando cómo los regímenes “primitivos”, “despóticos” y capitalistas difieren en su organización de la producción, inscripción y consumo. Afirma describir cómo el capitalismo canaliza en última instancia todos los deseos a través de una economía axiomática basada en el dinero, una organización unimental que es abstracta, en lugar de ser local o material (tomado de la Wiki).

Se trata de un libro delirante que es bueno leer (si uno se atreve a hacerlo entero) para entender que es el pensamiento postmoderno. Un invento de los franceses como Foucault, Derrida, Lyotard, Lacan y otros. En síntesis el pensamiento postmoderno emergió ante la siguiente pregunta: Si todo es interpretable ¿como saber qué interpretación es la correcta?¿como saber que Shakespeare era mejor que cualquier escritor de novelas románticas? ¿Por qué Beethoven es mejor que un violinista de barrio?

Lo cierto es que cualquier cosa tiene múltiples interpretaciones y no podemos estar seguros de cual es la verdadera en ausencia de una ontología de lo significativo y de una cierta culturalización. Algo así sucede con los sueños, cada cual interpretará un sueño de distinto modo y no podemos estar seguros de cual es la correcta. Si no podemos estar seguros de cual es la correcta lo mejor es pensar que todas son buenas y ponerlas a todas en posición de salida con el mismo valor. El relativismo es la mejor opción y sobre todo tener en cuenta que el Poder siempre nos impulsará en la dirección que más le convenga para convencernos. En este sentido la vinculación que hace el autor entre capitalismo y esquizofrenia es realmente interesante aunque estos intelectuales nunca se preguntaron cómo era posible que la esquizofrenia tuviera una dispersión tan robusta: alrededor del 1% de la población general con independencia de la cultura.

Pero la idea tiene algunas gotas de verdad. ¿No es cierto que es precisamente Edipo el que prohibe la sexualidad, el que justifica la tiranía, el que condena a las mujeres a una vida sin historia?

Matar al padre parecía una buena idea allá por 1968, y con el a la autoridad local y familiar que era al fin y al cabo el tirano que nos impedía ser “nosotros mismos”. Lo que no sabían aquellos teóricos ideo-fugales era que matar a la autoridad local (es decir socavar el poder del padre real) no era lo mismo que hacer agujeros en la jerarquía de dominación del sistema real, el económico que simplemente cambio de trinchera. No es lo mismo afear al patriarcado doméstico que enfrentarse a las élites que pactan con el tumulto y se ocultan en los lobbyes.

Así nos instalamos en una época que sustituyó la disciplina por el cansancio.

Edipo había muerto y la sexualidad era por fin libre.

¿Libre?

La sexualidad nunca podrá ser libre porque está regulada por mecanismos ancestrales, biológicos, demográficos, culturales, geográficos, históricos, económicos y de distintas expectativas entre hombres y mujeres. La sexualidad aparentemente se ha liberado en las sociedades occidentales pero la jerarquia de dominio en las elecciones de pareja sigue intacta cuando no ha perecido en el marasmo del celibato.

Anuncios

12 pensamientos en “Elogio de Edipo

  1. Elogio de Edipo, y una mierda, con perdón profesor es un recurso literario. El Padre no tiene fundamento de Ser. Su propia existencia es un engendro psicológico. Sus acciones lo sepa o no, están motivadas por su no asumida ausencia de Ser. Es su carencia el que lo ha vuelto inquieto. Tiene miedo a no ser y con razón. Pretende saber lo que esta bien y mal según sus profundas elucubraciones. Mientras eso dura tiene fantasía de ser, lo que solo es una entelequia. Solo y exclusivamente tiene fundamento de Ser la madre naturaleza, su corporalidad; y ni se lo imagina.

    Ahora prueba la disciplina, luego vaga por el relativismo, mañana será cibernético. Incluso crea el orden del tuerto en el país de los ciegos. Es un héroe peculiar que equilibra un estado fallido. !Lo sostiene. Incluso el crea los procedimientos que aminoran el sufrimiento a la sociedad del cansancio, con leves y burdos intentos de acercarse a la madre naturaleza.

    Ser es una no acción. No es un no hacer. Es la ausencia del Padre lo que permite emerger a nuestra naturaleza, a la corporalidad, al sentir la vida en vez de pensarla. La felicidad es una no acción, es decir es la ausencia de inquietud. Y solo el padre psicológico anda inquieto por Ser, el cuerpo ya es. Es nuestra corporalidad lo que esta en contacto con la vida, no las palabras, Y a es a ella la corporalidad la que sufre las idealizaciones del Padre.

    Muerto el Padre perro se acabo la rabia de su sufrimiento. Ese, ese es el verdadero Héroe, el anti héroe. El que se rinde. El humilde. El que deja de tocar el mundo con las tesis y antítesis según le interesa. El que se abandona a su sentir, a su corporalidad.

    !Ahora la energía no engaña, las cosas no tienen múltiples interpretaciones. Solo tienen una. Lo que sientes.

    No?

  2. Disiento profesor de su futuro apocalíptico PartenoGen. El Padre simboliza a toda ideología que navega entre ideas valores y tradiciones. Es la forma autoritaria de la violencia de manera directa cuando la impone o defiende, y es estructural en tanto toda socialización es sobre la base de este modelo moral donde siempre anda enfrentadas entre opuestos. Esta polarización no tiene fronteras, y el feminismo ideológico, lo es. La Madre por el contrario simboliza la naturaleza y vive en lo sensorial. La Madre no necesita la cultura para saberse existente. Ella es y no es una idea.

    El futuro PartenoGenesis donde solo nacen niñas transmitiéndose el mismo adán ! Que horror, no seria más que otro elemento Padre fruto de la ideología feminista que en ese supuesto futuro ha terminado por abducir a las mujeres, el último bastión. Entendemos la peligrosidad del Padre ?. Son los opuestos que solo se dan en la división ideológica. Es un feminismo psicológico enfentado a su opuesto en tanto se basa en la identidad psicológica. Una identidad que terminaría por destruir la voz de nuestra corporalidad tanto del macho como de la hembra que pertenecen a la madre naturaleza. Una aberración.

    Yo apuesto por un futuro donde se trasciende al Padre. Descubrir que su psicología de comportamiento no es natural si no impostada. Puras abstracciones mentales. El es nada y no lo sabe. Lucha por ser un alguien. El Padre ha de morir en la cruz, ser nada para ascender a los cielos de la sabiduría. Lo masculino bien entendida como sabiduría. A la vez la Madre se liberaría de las garras ideológicas y emergería al estado natural hasta ahora escindido. Fundamento de ser con sus cualidades sat, chit y ananda. Tenemos ejemplos. Los artistas inspirados que lo son a tiempo parcial, por que saben silenciarse, ser nada. Tubos hueco para la emoción. Ser nada para Ser todo. Ser función de la creatividad de lo natural. Es la poesia lo que hace a los poetas.

    El futuro es Androgino, o no será.

  3. Me quedo con:
    “El relativismo es la mejor opción y sobre todo tener en cuenta que el Poder siempre nos impulsará en la dirección que más le convenga para convencernos.”
    La tradición es un concepto dinámico, la tradición no significa anclarse en el pasado, sino recoger lo mejor de él para construir un futuro mejor que no pierda su identidad, su esencia; pues, en definitiva, sin tradición no hay progreso.
    Pero lo mejor, como el bien, es relativo y dinámico según los tiempos y conveniencias de cada cual.
    Solo nos queda seguir los ciclos de las vidas.

      • Afortunadamente somos iguales en la diversidad; y parece que la biodiversidad es la garantía para una evolución que permita una cierta supervivencia.
        Como los extremos se juntan, el feminismo a ultranza se convierte en un equivalente al ultra machismo, aunque de género opuesto. Parece ser una mejor opción, hacer caso a los budistas, y escoger el camino de en medio entre la actitud de ambas creencias.

      • La diversidad tiene ciertas trampas, una de ellas es el termino medio. El termino medio no existe y te diré porqué. Supongamos que un extremo son los “machistas” y en otro extremo están los “feministas”. El termino medio seria un punto equidistante entre M y F. Pero lo que sucede cuando mucha gente se va al termino medio es que los extremos (las alas de la curva) se llenan de gente. ¿Como es esto posible? Pues porque la curva se hace mas aguda y desaparecen los términos medios-medios. Es decir habría mucha gente en el centro pero poca en los declives de la curva. Y mas gente radicalizada en los extremos sometidos a las leyes de la dialéctica acción-reacción. De manera que si quieres generar igualdad ocúpate de generar mas desigualdad, puesto que la igualdad convoca mucha gente fascinada por la identidad, mientras que la desigualdad solo tiene algunos seguidores.
        Efectivamente la evolución trabaja en esa forma d¡que dices: construyendo cerebros balanceados (algo masculinos y algo femeninos) pero lo curioso de este fenómeno es que es precisamente ahora cuando hay más cantidad de gente “balanceada” cuando aparecen los fenómenos extremos. Una adversidad estadística.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s