Entrevista al Dr Gonzalo Haro, experto en patología dual

Recientemente estrené una nueva serie en este blog que catalogué como entrevistas con distintos expertos. Hoy le he pedido al Dr Gonzalo Haro que nos diera la oportunidad de conocer mejor su trabajo en la unidad de patología dual grave (PPDG) del Consorcio Hospitalario de Castellón.

El curriculum del Dr Haro es tan extenso que no cabría en este formato, y he puesto como indicador este libro del que fue editor y en el que yo mismo participé con dos capítulos. Su vocación e interés por los pacientes más graves y que son paradójicamente también los más desasistidos, aquellos que se caen por las grietas del sistema , ya habla de su enorme compromiso con nuestra especialidad.

1.- ¿Qué enfermedades son las que se presentan con mayor frecuencia en una consulta de patología dual?

La consulta de patología dual está en muchos lugares. Es decir que los pacientes con patología dual son atendidos en muchos recursos, en ocasiones en varios recursos a la vez, y en ocasiones no son atendidos por ningún recurso. La consulta que yo atiendo en el hospital provincial de Castellón, está definida como patología dual grave y el perfil del paciente es cerrado: debe padecer una adicción grave (alcohol, cocaína y/o opiáceos) más un trastorno mental grave de los que afectan a las funciones volitivas, cognitivas y ejecutivas (psicosis o demencia); es decir todos son pacientes muy graves y con mal pronóstico. Sin embargo, la mayoría de las consultas de patología dual están en las Unidades de Conductas Adictivas (UCA), donde el 75% de los pacientes que atienden por adicción presenta patología dual, la mayoría presenta un trastorno de la personalidad. El resto de pacientes se encuentran en las unidades de salud mental, donde el 25% de los pacientes además de un cuadro depresivo o de cualquier otro tipo, presentan también una adicción. Pero hay otros pacientes con patología dual difíciles de identificar, por ejemplo en las prisiones, el 80% de los pacientes derivados a la consulta de psiquiatría tienen patología dual, y el 10% además un trastorno psicótico.

2.- ¿Existen suficientes unidades de patología dual en nuestra Comunidad? ¿Cómo se organiza la asistencia sanitaria a estos pacientes?

En la Comunidad Valenciana, formalmente, sólo existe el programa de patología dual grave de Castellón, donde 6 camas hospitalarias y una consulta externa, intentan atender de forma integrada los casos más graves de patología dual de la provincia. El resto de pacientes de la provincia y todos los pacientes de Valencia y Alicante reciben tratamiento secuencial o en paralelo, es decir acuden tanto a los recursos de salud mental como a los de adicciones. Estos recursos están más o menos coordinados, según el área, dependiendo de la sensibilidad de cada equipo terapéutico.

3.- ¿Cual es la droga más potencialmente peligrosa para los enfermos mentales?

No existe una droga más peligrosa que otra para los pacientes con trastorno mental. Cada droga te perjudica por un camino. Por ejemplo el tabaco es la que más mata en salud mental, ya que casi todos los pacientes fuman y lo hacen de una forma muy intensa, desarrollando cáncer, patología respiratoria, etc. El alcohol por su disponibilidad y su precio es la que más perjudica, desde el punto de vista de número de pacientes, respecto a empeorar el propio sistema nervioso central; es decir tras el tabaco es la más consumida y siempre empeora el pronóstico del trastorno mental, desde las depresiones a las psicosis, pasando por los trastornos de la personalidad. El cannabis es la peor para los pacientes con psicosis, además es una adicción tan extendida y con una percepción del riesgo tan baja que en ocasiones ni se le presta atención. Luego están la “grandes” adicciones, los opiáceos y la cocaína, su consumo es incompatible con una funcionalidad aceptable en pacientes con psicosis, es decir cuando un paciente con esquizofrenia las consume, el paciente requiere de un tratamiento institucionalizado, ya sea en hospital, comunidad terapéutica, unidad de media estancia; y si no lo consiguen tras 2 años de intentos fallidos, un 15,3% requiere ingreso en centros de enfermos mentales crónicos. Toda sustancia que produce deterioro cognitivo, como el alcohol o las benzodiacepinas, puede derivar en pacientes con demencia, una vez instaurada no es posible la rehabilitación o deshabituación, por lo que son pacientes que en la década de los 50 años pueden acabar en residencias de la tercera edad o un CEM.

4.-¿Por qué los enfermos mentales tienen tanta tendencia a consumir drogas?

Los motivos son muchos y muy complejos, porque todos se potencian entre sí. La forma más simple de entenderlo es que los seres humanos tenemos factores genéticos que favorecen tanto la adicción como cualquier otro trastorno mental, los factores ambientales o socio-familiares también son comunes. Es decir, un mismo gen o grupo de genes en una persona acaban en una esquizofrenia y en otra en una adicción al THC, en la muchas de personas en ambas enfermedades y ya tenemos patología dual. Además como se heredan, su padres también tienen problemas, que les llevan a estilos parentales o dinámicas familiares generadoras de patología, por ejemplo mediante la negligencia o directamente el abandono. Es decir se juntan tanto lo genético como lo biológico, lo ambiental y lo social en un enmarañamiento diabólico.

5.- ¿Qué opinas sobre el debate de legalización de las drogas?

No gasto energía en este tema, no estoy ni a favor de la legalización ni de la ilegalización porque ninguna de las opciones aseguran una disminución del consumo. Las sociedades gastan mucha energía en prohibir unas y lucrarse con otras. Siempre habrá drogas, pues las sustancias psicoactivas han sido y serán útiles para los seres humanos. El precio que pagamos a cambio es que dependiendo del potencial adictivo, del potencial dañino sobre el sistema nervioso central o complicaciones como el SIDA o muertes, hayan consecuencias sanitarias, sociales y económicas para la sociedad, pero la mayoría de individuos se libran del perjuicio y por eso siempre seguirá su consumo. Es necesario una regulación, pero no es suficiente: por ejemplo se prohíbe fumar en los restaurantes pero no en las salas de psiquiatría, se cobran impuestos del tabaco pero la seguridad social no financia el tratamiento de su adicción, gastamos millos en tratamiento del cáncer derivado del consumo de tabaco cuando hace unos años se desconocía ese efecto secundario del consumo y se promocionaba en el cine…

Por otra parte sería ingenuo pensar que la legalización de las drogas traería consigo una desaparición de las mafias y se disminuiría el consumo al controlar los precios, lo que sucedería es que se cambiaría de lugar, como ya estamos viendo con el fentanilo que en USA ha sustituido a la heroína y es tres veces más potente. Pero vendrán mas “fentanilos” y más baratos que – a su vez también habría que legalizar y así hasta el infinito.

6.- Con respecto a las drogas de síntesis, cual es la droga más utilizada en nuestro entorno?

Las drogas de síntesis ahora preferimos llamarlas nuevas sustancias psicoactivas (NPS abreviado del inglés). Dentro de éstas destacan en primer lugar las catinonas, son las que han reemplazado al éxtasis y anfetaminas (que se siguen consumiendo pero ya no son NPS). Los datos de 2015 apuntan que, casi con la misma frecuencia de consumo, destacan los cannabinoides sintéticos, pero estos no están ganando la batalla al consumo de cannabis natural que sigue siendo más frecuente. Los cannabinoides sintéticos se utilizan para no ser detectados en orina. En 2016 se han detectado 66 NPS, empiezan a destacar los opiáceos sintéticos, derivados del fentanilo, que en otros países están haciendo estragos en cuanto a muertes por sobredosis. Químicamente modificas la molécula original del fentanilo, en un laboratorio de China, y tienes mercado en España pues al no ser heroína, ni morfina, ni metadona, ni tan siquiera fentanilo, no lo podemos detectar y no es ilegal, cuando lo ilegalizan ya ha pasado mucho tiempo y se vende otra molécula similar. Éste es otro ejemplo de que la ilegalización no es la solución como tampoco lo sería la legalización, estamos en un callejón sin salida.

7.- ¿Encuentras algun potencial terapeutico en determinadas drogas?¿En cuales?

Cada vez me gusta menos el término droga. Las benzodiacepinas son un tratamiento que damos los médicos y produce adicción, sobredosis y demencia, pero tienen potencial terapéutico. Cualquier sustancia que actúa en el sistema nervioso central puede ayudar a tratar alguna enfermedad mental, pero sólo sería partidario de recomendarla si ha superado los ensayos clínicos en animales primero, y en humanos después. Toda sustancia psicoactiva que se consume por placer libera dopamina en el núcleo acumbens, por ello no se puede recomendar el consumo de ninguna que antes no se haya descartado un elevado potencial adictivo. De igual modo no se puede recomendar una sustancia que puede provocar cáncer como el cannabis o cualquier cosa que se fume, ni recomendar cualquier cosa que pueda provocar empeoramiento de cualquier trastorno mental. Además la edad de inicio de prescribir una sustancia psicoactiva debe estar investigada en niños y adolescentes, es una locura dual que los menores fumen tabaco, beban alcohol, tomen cannabis y NPS, pero los humanos somos así. A mis alumnos y residentes siempre les digo que “si quieren tener trabajo asegurado, aprendan el manejo de la patología dual”.

Pues muchas gracias al Dr Haro por su amabilidad y le deseamos desde neurociencia-neurocultura un feliz 2018, libre de drogas.

Anuncios

¿Por qué los enfermos mentales no quieren curarse?

Se trata de un fenómeno bien conocido por los terapeutas: los enfermos mentales o bien desconocen su enfermedad, o bien la minimizan, o la niegan de forma frontal. Más allá de eso, aquellos que son sometidos a cualquier forma de terapia presentan toda clase de estratagemas para hacerla fracasar, o bien resistencias al cambio de las que ya Freud habló en el siglo pasado.

Sigue leyendo

La revolución industrial y sus efectos secundarios en la salud mental

I Revolución industrial

Existen al menos dos teorías que explican la esquizofrenia desde el punto de vista de las causas remotas, la de Timothy Crow para el que la esquizofrenia sería una enfermedad ligada a la misma hominización y que precisamente por eso la esquizofrenia existe en todas las culturas y su prevalencia sigue siendo esa invariable cifra 1% de la población general afectada.

Sigue leyendo