Trauma psíquico: Lecturas recomendadas


En relación con la serie “La traumática historia del trauma” voy a dejar aqui colgado este post sobre libros que vale la pena leer para profundizar en esta temática.

herman

Judith Herman escribió uno de los clásicos en esta literatura acerca de los efectos traumáticos de experiencias precoces centrándose sobre todo en los abusos sexuales acaecidos en la infancia. Herman es una psiquiatra feminista que aun cree en la hipótesis de la seducción de Janet y carece de formación psicoanalitica, pero tiene mucha experiencia en el tratamiento de todo tipos de traumas psiquicos. A ella debemos un nuevo diágnostico que aun no ha sido validado por el DSM (en su quinta versión) se trata de “Trastorno por estrés postraumático complejo”.

perro

Bruce Perry en un psiquiatra infanto-juvenil que este año pasado escribió en colaboración con una periodista un libro esencial sobre distintos tipos de trauma, se trata de casos extremos sin duda, pero que proceden de su casuistica particular. El libro no sólo expone casos concretos sino que ofrece las herramientas para su interpretación y sobre todo, una teoria biológica (del neurodesarrollo) que explica las ventanas plásticas por donde transcurre el daño segun la edad del niño. La teoria neurosecuencial es una teoria que intenta explicar lo cualitativo de los traumas y sus efectos en el largo plazo en funcion de la maduración cerebral en el instante en que sucediera el evento.

violacion

Otro clásico, este de Thornhill y Palmer, que esta vez nos viene de la psicología evolucionista y nos acercará a los fundamentos biológicos de la coerción sexual, el abuso o la violación (sex offenders). La idea fundamental de Thornhill y Palmer sobre la violación, es decir sobre el coito forzado, es que se trata de una adaptación ancestral. Puesto que es la hembra de nuestra especie la que elige con quién copular y emparejarse, la contraestrategia de los machos -la violación- rompería con la  anterior imponiendo un nuevo orden reproductivo. Los machos violadores tendrian un mayor éxito reproductivo (en entornos ancestrales) y por lo tanto habría habido una selección positiva de esta conducta.

madrevirgen

Estella Welldon es una psiquiatra y psicoanalista de origen argentino que trabaja en el Reino Unido y que ha desarrollado su carrera alrededor de temas forenses, especializándose en casos de desviación sexual y criminalidad.

Rescata el término perversión para diferenciarlo del término “parafilia” que no deja de ser una banalización solo descriptiva de un problema mucho más profundo. Hoy las vemos como modalidades del gusto sexual pero desgajadas del neurodesarrollo. Welldon nos propone una hipótesis psicoanalitica a la vez que profundiza sobre los antecedentes comunes en la crianza por madres perversas pues la perversión femenina se manifiesta sobre todo a través de los hijos. La perversión es un término mal conocido y en cierta manera repudiado por la psiquiatría actual y que según Welldon explica gran parte de los síntomas que padecen los supervivientes de traumas infantiles, pero hay ciertas diferencias entre las formas clínicas que presentan hombres y mujeres.

Los hombres a través de la proyección hacia afuera de sus conflictos precoces con la madre y las mujeres a través de su propio cuerpo o sus extensiones como los hijos. Es precisamente la maternidad el lugar de privilegio desde donde va a manifestarse la perversión femenina junto con la prostitución.

tigre

Peter Levine es otro de los autores clásicos que aparecen en todas las bibliografías sobre el trauma. ha aportado ideas fundamentales para la comprensión actual de los efectos del trauma, sobre todo una idea: el trauma está en el cuerpo y no es en absoluto psicológico como suele creerse.

Peter Levine es un psicólogo americano que ha desarrollado su carrera profesional en torno a este tipo de ideas y que le llevaron a escribir un libro (que preside este comentario) que en castellano se ha traducido como “Curar el trauma” y que se basa en una teoria desarrollada por él mismo en torno a la idea de “La experiencia somática” que metafóricamente ha titulado “Despertar al tigre”.

scaer

En la misma linea que Levine, Robert Scaer es otro clásico de la investigación del trauma y que en este libro”El cuerpo soporta la carga”se alinea con las hipótesis neurofisiológicas que describen los cambios que tienen que ver con la traumatización. Es importante conocer el concepto de descongelación abortada para entender los principales sintomas de lo traumático.

Scaer, no es psicólogo, ni psiquiatra sino un medico rehabilitador y la mayor parte de su experiencia está relacionada con los accidentes de tráfico, siendo el diagnóstico mas común en estos paciente el de síndrome de latigazo cervical. La belleza de usar este síndrome como modelo para el trauma es el hecho de que los pacientes que han experimentado esta lesión presentan de rutina un sorprendente conjunto de síntomas similares, muchos de los cuales desafían una explicación médica. Como se puede ver, todos estos síntomas variados y multisistémicos son explicables cuando son vistos e interpretados desde el modelo de una descarga de congelación abortada y de sus implicaciones neurofisiológicas y conductuales, en ausencia de una lesión física tangible. El latigazo cervical y su complejo sintomático asociado representan una muestra única de las consecuencias somáticas de la traumatización vistas como una función de una descarga de congelación truncada o abortada.

instrumental-de-james-rhodes

James Rhodes es un pianista profesional de origen británico que recientemente ha escrito un libro que tituló “Instrumental” en clave autobiográfica sobre su experiencia de abuso repetido en la infancia perpetrados por  un profesor. Se trata de un caso de abusos crónicos y continuados que desplegaron en él una serie de patologias multiples, y que merecieron muchos diagnósticos psiquiatricos, asi como una clinica abigarrada que justificaria -solo atendiendo a este caso- el diagnóstico de “Trastorno por estrés postraumático complejo” propuesto por Judith Herman. Para mi el interés de este libro está relacionado con el concepto de “espectro traumático” y la evidencia de que cualquier desarrollo clínico ulterior es posible, algo que pone contra las cuerdas a nuestros diagnósticos psiquiátricos que son categóricos (discretos) y movidos por un concepto de causalidad lineal.

Son también interesantes sus reflexiones sobre el poder y los abusos, asi como el papel terapeutico que la musica puede ejercer en algunas personas.

rudinescu

Una recorrido histórico sobre el concepto de “perversión” que nace precisamente para señalar -en la Ilustración- que el mal no puede ser domesticado y que más allá de considerarlo en relación con un eje socio-teológico, el Mal se resiste a desaparecer siguiendo la estela de la laicización del mundo- Sólo puede ser explicado y comienza a ser entendido a partir de Freud con su concepto de “perversión” que viene a sustituir al viejo concepto de “desviación” que es un concepto estadístico o al concepto de “degeneración moral” que es un concepto jurídico.

Es precisamente a partir de Sade cuando comenzamos a plantearnos la siguiente idea: ¿Si Sade no está loco y no es un delincuente, entonces qué es? Ni la prisión, ni el manicomio parecen estar pensados para ellos, los perversos, pues no todos los perversos delinquen.

Del mismo modo que la palabra “parafilia” es una domesticación del término perversión cuando esta perversión se circunscribe a lo sexual, algo así como si fuera un gusto o una preferencia y no tuviera nada que ver con el neurodesarrollo o con la sexualidad infantil. En la clínica también ha sucedido un fenómeno parecido: hoy llamamos “psicópatas” a los perversos, allí donde el mal asoma su hocico y nos permite observar – a través de los medios de comunicación- que nos faltan palabras y conceptos para nombrar a esas personas que sin estar clínicamente locas nos confunden con sus razones -que ellos mismos ignoran- y nos estremecen con sus crímenes usualmente gratuitos, desalmados o carentes de razones comprensibles, crímenes inexplicables . El término psicópata (que no está admitido en el DSM) ha sobrevivido precisamente por esta razón: para nombrar a los perversos, un termino abominado por la ciencia, quizá por sus reminiscencias morales, teológicas o políticas.

hillgardErnest Hillgart fue un psicólogo de Stanford al que se le conoce por haber rescatado las teorías de Janet sobre la disociación y por la utilización de la hipnosis como herramienta terapéutica y de investigación en los trastornos postraumáticos que cursan con disociación.

Su contribución esencial a la comprensión de la disociación es su concepto de observador escondido.

“El observador escondido” puede percatarse de un dolor que la parte consciente desconoce. Este hallazgo de la hipnosis clínica puede explicar el hecho de que algunos pacientes “crean no poder ver aunque vean”, “puedan creer que sus piernas están inmóviles aunque puedan moverlas”. Creer y saber pueden ser realidades cerebrales bien distintas, del mismo modo que algo puede saberse (en un lugar) y no saberse (en otro lugar).

Es muy probable que ese “observador escondido” tenga alguna relación neuroanatómica con el cortex cingulado anterior, un circuito frontal que opera como inhibidor. Se sabe por técnicas de neuroimagen que es precisamente esta estructura la que se activa en los casos de “conversión” donde el paciente presenta como síntoma esencial el “no poder hacer algo”, es decir que parece que esta estructura nerviosa encargada del control consciente deberia estar apagada y paradójicamente se encuentra encendida en los casos de parálisis histéricas y más: parece que es la parte contralateral al movimiento propiamente dicho la que se mantiene encendida. Este dato publicado por Marshall y Halligan en 1997 tiene múltiples interpretaciones pero yo voy a dar la mia: hay como una disonancia cognitiva, una especie de antagonismo entre las áreas motoras que se encuentran parcialmente activadas y la parte del cingulado anterior del hemisferio contralateral que parece indicar que existe una contradicción entre lo percibido (imposibilidad de mover la pierna) y lo que se “sabe” sin saberse (la puedo mover a voluntad).

Sin embargo recientemente Estella Walldon ha escrito que existirían dos modelos de disociación, una caliente que es precisamente la que describe Hillgard (la clásica) y que explicaría fenómenos como la doble personalidad, donde una parte desconoce a la otra del fenómeno más conocido de encapsulamiento que es típicamente perverso y que puede explicarse diciendo que la mano derecha conoce y sabe lo que hace la mano izquierda, solo que no se puede evitar.

En otro orden de cosas, otro de los hallazgos de Hillgard es su teorización sobre lo que llama el espectro disociativo, es decir la disociación no operaria de una forma binaria, sino a través de una escala analógica, donde los fenómenos más comunes (desrealización, captura, despersonalización) estarían en un extremo mientras que la perdida de conciencia o la convulsión disociativa (no epiléptica) estarían en el otro extremo.

jugar-con-dinamita-autora-estela-welldon

Aun está caliente el ultimo libro -editado en España por la editorial Psimática- de Estella Welldon que lleva por titulo “Jugar con dinamita”. De él destacaría el capitulo donde aborda en clave “diagnóstico operativo” un repertorio de mecanismos psicodinámicos y fenmenológica que me parece tan interesante que prometo dedicarle un post próximo a estos criterios diagnósticos que propone Welldon.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s