Violación (XXIX)


violacion

Desde el punto de vista médico-legal la violación es un metodo coercitivo mediante el cual el perpetrador accede a copular con alguien contra su voluntad. Implica además la penetración, via vaginal, anal o bucal. Y la manera en que se produce esta coerción está relacionadar con el despliegue de cierta violencia y/o intimidación. Dicho de una manera más juridica para que exista violación es necesario que no exista “consentimiento”. El consentimiento anula la violación, sin embargo la reacción de la mujer ante un intento de violación puede asimilarse a la congelación de la que hablé aqui, y esa congelación no implica consentimiento sino una reacción extrema al miedo.

Sus víctimas más frecuentes son mujeres, jóvenes (entre 13- 20 años), precisamente aquellas más sensibles a la traumatización. La violación tambien puede darse en hombres sobre todo en entornos carcelarios y tiene distintos efectos según las victimas siendo el desarrollo más probable el TEPT (el trastorno por estrés postraumático).

Existen pocos estudios naturalísticos sobre la violación y probablemente esta ausencia tenga que ver con la repugnancia que recubre todo lo relacionado con esta forma de coerción grave. Se trata de una acción muy traumática para la persona que la recibe y que deja secuelas psicológicas importantes, muy parecidas al sindrome del superviviente en entornos militares. La mujer violada no solo es violada sino que en cierto sentido ha sido deshonrada y su credibilidad social puesta en entredicho. Los sentimientos de culpa y vergüenza forman parte casi obligada del acompañamiento sintomático de la violación, asi como los sentimientos de ira, la busqueda de reparación y la desconexión.

En el estudio natural que propongo y que encabeza este post, Thornhill y Palmer hacen un recorrido acerca del tópico desde un punto de vista evolucionista (y recordando a los lectores la diferencia que existe entre causa próxima y causa remota) tratando de responder a las siguientes preguntas:

¿Por qué los violadores suelen ser hombres jóvenes?

¿Por qué las víctimas suelen ser mujeres en edad fértil, usualmente jóvenes y postpuberales?

¿Por qué las secuelas son más graves en mujeres con poca experiencia sexual y menos graves en las que tienen mayor experiencia?

¿Por qué las secuelas son más graves en el caso de las mujeres que no se defienden o se oponen por quedar congeladas, que aquellas que se resisten y pelean?

¿Por qué la violación es una conducta que podemos observar en cualquier cultura?

¿Están relacionadas la violación y la guerra?

Todas estas preguntas en clave evolucionista nos hacen dirigir la mirada hacia un lugar, alli donde la crueldad, el sadismo, la humillación del adversario y las estrategias de apareamiento se dan cita en una especie de metaestesia abstracta que nos permite especular sobre la idea de que los programas de reproducccion y los agresivos son posibles adyacentes.

La selección sexual.-

La selección sexual es un concepto clave de la teoría de la evolución acuñado por Charles Darwin en su libro El origen de las especies para explicar el desarrollo de caracteres sexuales secundarios en los seres vivos que parecían no responder a la selección natural, es decir, a la supervivencia del mejor adaptado.1 En líneas generales, postula que ciertos rasgos presentes son el resultado de la competencia entre individuos de un mismo sexo por el acceso a la cópula (selección intrasexual) y de la selección por parte de uno de los sexos, usualmente las hembras, de individuos del sexo opuesto (selección intersexual) .

Dicho de otra manera, la selección sexual introduce en la selección natural otra variable: el gusto o preferencia de un sexo cuando elige pareja. Las plumas aparatosas del pavo real (selección basada en el hándicap) son un ejemplo que suele ponerse siempre como paradigma de esta conducta de predilección de las hembras de una especie, tambien la habilidad de tilonorrinco (el pajaro jardinero). Los machos tambien provocan cambios morfológicos en las hembras de su especie sobre todo cuando están muy cotizados (cuando la sex ratio les favorece). Se entiende que la neotenia, es decir la persistencia de rasgos infantiles en las hembras de nuestra especie procede de la selección sexual y en sentido contrario: la minimización de la agresividad de los machos –la autodomesticación- seria tambien el resultado de la selección sexual.

La idea fundamental de Thornhill y Palmer sobre la violación, es decir sobre el coito forzado, es que se trata de una adaptación ancestral. Puesto que es la hembra de nuestra especie la que elige con quién copular y emparejarse, la contraestrategia de los machos -la violación- rompería con la  anterior imponiendo un nuevo orden reproductivo. Los machos violadores tendrian un mayor éxito reproductivo (en entornos ancestrales) y por lo tanto habría habido una selección positiva de esta conducta.

Para reflexionar mejor sobre el éxito reproductivo de los machos violadores o al menos políginicos, vale la pena leer este post donde nos recuerdan que la mitad de la población europea procedemos de un señor de la guerra del neolítico que acumuló para si varios cientos de mujeres.

Entre los agresores sexuales se ha señalado (Malamuth 1996), la deprivación sexual como un factor causal de la agresión. Los hombres prefieren mayoritariamente las relaciones sexuales a corto plazo y es precisamente en ese terreno donde tienen problemas de agresión con sus parejas quizá debido a que sus estrategias de preferencia (el corto plazo) les lleva a sufrir dificultades periódicas en el acceso sexual, al que las mujeres por lo general no acceden fácilmente.

Otros por el contrario no tienen problemas en encontrar parejas eventuales pero si los presentan a la hora de retener a sus parejas que sólo consiguen mediante la intimidación. Todo parece indicar que las estrategias a corto y a largo plazo en la seducción de parejas difieren en relación con el sexo y se trata de un programa filogenético distinto a la retención de la pareja a largo plazo y que identifica dos grupos distintos de machos maltratadores.

Ambos patrones parecen corresponderse con dos dimensiones de la personalidad entre los hombres: al primero le llamaremos modo indiferenciado, se caracteriza por el énfasis que realizan en su búsqueda de contactos sexuales a fin de mantener su autoestima y la medida de éxito con sus pares, al segundo le llamaremos hostil, combina inseguridad, hipersensibilidad, celos y un placer en dominar sobre todo a las mujeres.

Los dos modelos, sobre todo el segundo tienden a acumular decepciones y una historia de rechazos por parte de las mujeres en el corto plazo. Los hombres que acumulan este tipo de percepción de humillaciones y manipulaciones en su historia relacional con mujeres tienen mas riesgo de resultar agresivos con ellas dado que han llegado a inhibir la empatía y la simpatía necesarias que son los afectos que inhiben la agresión en el ser humano.

Dicho de otra manera: los hombres son hostiles con las mujeres por dos razones, 1) por el rencor derivado de la deprivación (el rechazo) en el corto plazo y 2) por celos, posesividad y expectativa de engaño en el largo plazo, y que como señalan Daly y Wilson, los celos provocan en los hombras reacciones patológicas y patologías mas intensas que en las mujeres. Y que diferencian dos grupos de ofensores sexuales:

1.- Aquellos que suelen ser desconocidos para la víctima y que representarían a los violadores por rencor hacia las mujeres en general. Y que además suelen actuar en grupo.

2.- Aquellos que son conocidos para la victima y a veces parejas institucionales. La violación en estos casos no responde a las mismas causas que en el caso anterior sino a los celos o posesividad.

Narcisismo y estupidez.-

La palabra “narcisismo” está envuelta en un halo de incomprensibilidad. La mejor forma filosófica de entenderla es a través del concepto de solipsismo. Una persona narcisista es aquella que cree que solo existe su propio Yo, en el mundo, que solo cuentan sus necesidades y que el otro no existe.

No se trata de que el narcisista no sepa que el otro existe, es algo más sutil, simplemente no le ve como alguien que tiene sus propios deseos, sus propias necesidades y su propia subjetividad, podríamos decir que el narcisista cosifica a los demás a los que percibe como simples apéndices de sí mismo. En un post anterior sobre este tema rotulé el narcisismo como una estructura, una matriz. No se trata de una enfermedad, ni de una patología individual, ni de una averia del cerebro, es en cualquier caso un repliegue sobre la propia subjetividad, un solipsismo emocional. Es, en todo caso una enfermedad -una anomalía- moral, no médica.

Todos somos en algun sentido narcisistas, pues el narcisismo es necesario como “guardián de la vida”, el amor propio es absolutamente necesario para preservar no solo la vida sino tambien la identidad, el sentirse como alguien desgajado del común, separado del magma de lo mismo.

Del narcisismo brotan las grandes patologías del carácter y tambien todos los aspectos psicológicos de la maldad que rompen con la idea médica de enfermedad, donde es el sujeto doliente el que sufre, aqui el sufrimiento se exporta, se proyecta. La psicopatía es un trastorno narcisista, probablemente el más grave pero no todos los narcisistas son psicópatas. Para hablar de psicopatía es necesario que se cumpla la triada oscura.

Para ser un violador no es necesario ser un psicópata, aunque si es necesario poseer algun grado de narcisismo patológico que anule las inhibiciones que nos llevan a respetar la integridad fisica de los demás. Para ser un violador es necesario admitir en la ecuación otras dos variables: la agresividad, pues no hay violación sin agresión y la estupidez, pues la violación no es una estrategia reproductiva evolutivamente estable en la actualidad. El sexo consensual ha cerrado ya la grieta entre estrategias reproductivas entre hombres y mujeres y es por eso que la teoría de Thornhill y Palmer responde  a la causalidad ultima (ancestral o distal) pero ya ha dejado de ser una estrategia eficaz desde el punto de vista del fitness.

La estupidez en su grado máximo se alcanza como podemos ver en esta noticia acerca de la violación en grupo de cinco muchachos durante las fiestas de San Fermin, cuando estos mismos perpetradores graban en video su delito. Podemos observar aqui dos cuestiones, la primera es que el grupo sirve para diluir la responsabilidad individual y como el exhibicionismo narcisista puede llevar a cometer el gran error, dejar constancia de la autoria de un hecho así. La tercera consideración es la nula empatía frente a la victima a la que se la trata como un desechable.

La violación en este sentido tiene un aspecto de espectáculo lo que nos lleva a dudar del propósito puramente sexual de la misma y nos lleva a otro registro: al de la notoriedad.

¿Puede la notoriedad volvernos locos?

Bibliografía.-

Thornhill, Randy y Craig T. Palmer (2000), A Natural History of Rape (Cambridge, MA: MIT Press).

DALY M. WILSON. M (1983): ” Sex, evolution, and behavior”. Belmont. California. Wadswortoh.

2 pensamientos en “Violación (XXIX)

  1. Interesante, muy interesante, Paco. Ya di con el libro…en Estados Unidos. Y es probable que lo compre porque resulta que yo desde mi juventud tuve la idea de que si algo se repetía sobre toda la faz de la tierra, alguna explicación “natural” debía tener. Por supuesto que no caía bien
    mi postulado ya que se interpretaba como complacencia cuando lo aplicaba a un asunto tan terrible como este. Y nada más lejos de eso: pretendía entender por qué sucedía.
    Ahora bien, por tener raíces adaptativas para la supervivencia, en este caso de los genes del macho, mi pregunta es si verdaderamente el crimen de violación tiene visos de desaparecer en algún momento. Y a mis 57 años estoy convencida de que no. Porque en tanto nuestra naturaleza humana no sufra un cambio sustancial en lo referido a la reproducción, lo único que habrá será una gruesa capa de barniz cultural que, con el disolvente adecuado, no costará que se desprenda cuando la ocasión esté servida.
    Hace tiempo atrás, en un foro, alguien tuvo la osadía de insultar los grandes regueros de tintas sobre sobre la naturaleza humana con un reduccionismo que me golpeó: el ser humano no es más que un vector genético. ¡Vaya que si me calló de punta tan demoledora concepción! Sin embargo me hizo pensar. Si la violación como causa remota, es adaptativa y el ser humano es un vector genético… ¿qué posibilidades reales hay de que la violación, realmente, desaparezca? Opino que ninguna. Nos engañará con una presunta desaparición pero seguirá agazapada en algún lado.
    Claro ejemplo de que la tendencia a violar sigue gozando de muy buena salud es justamente el caso al que usted refiere: jóvenes actuales, criados en una sociedad que propugna valores de igualdad… ¿Y? Si hasta un guardia civil sucumbió ante su impulso sexual primigenio. Y para más INRI, todos fueron catapultados a héroes por los vítores en las redes sociales de otros vectores genéticos sueltos por ahí.
    A veces pienso que las mujeres deberíamos asumir que esa lacra nos seguirá asechando, y en paralelo a todo lo que socialmente se pueda hacer, debamos seguir cuidándonos a nosotras mismas. Que el hecho de que se hayan parido muchas y muy buenas leyes para atajar este crimen, no es garantía de nada. Es puro barniz cultural ante el poderoso reinado del mandato genético y las mujeres hemos bajado la guardia.

    • Lo cierto es que la violación prevalece en todas las culturas y que todas las estrategias desplegadas por los Estados (alli donde hay algun tipo de Estado) han sido ineficaces. En mi opinión solo existe una manera de prevenirla y es educar a los niños y a las niñas en la verdadera naturaleza humana y no solamente enseñarles lo que es deseable. Las chicas deben saber que existen diferencias sustanciales entre sus estrategias de emparejamiento y las de ellos y aprender a protegerse del mismo modo que los peatones nos defendemos d elos vehiculos (y de las bicicletas) cuando andamos por la calle. Los pasos cebra nos protegen pero no hay que fiarlo todo a nuestra preferencia de cruzar,
      Y por supuesto hay que practicar la pacificación genetica, es decir el encarcelamiento de estas personas y tambien usar los metodos eugenesicos de castración quimica a aquellos que no pueden controlarse por si mismos.
      http://evoandproud.blogspot.com.es/2012/12/genetic-pacification-in-medieval-europe.html

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s